Foto: Feria Internacional del Libro de Cali

El lento renacer de la cultura caleña

A pesar de no contar con editoriales o muchas librerías, en el ámbito cultural Cali empieza a experimentar una especie de retorno a la época antes del narcotráfico. Nuevos festivales e iniciativas emocionan a la ciudad.

2015/10/12

Por Christopher Tibble, Cali

Había transcurrido apenas 20 minutos cuando la lluvia interrumpió la charla. Los autores Harold Kremer, Tim Keppel y Gabriel Jaime Álzate, así como el moderador Juan Fernando Merino y el público, se dispersaron en busca de refugio. De esa forma, tristemente, concluyó el evento ¿Qué se está escribiendo en Cali?, uno de los conversatorios que más público había convocado a la plazoleta Jairo Varela durante la Feria Internacional del Libro y las Culturas de Cali.

 En la FILCA también hubo espacio para recordar a Andrés Caicedo.

Para Merino, Director Académico de la FILCA, la situación pareció un presagio: “Estábamos a punto averiguar sobre las nuevas voces de la literatura caleña y nos llovió. Es una especie de metáfora: cuando convocamos a tres escritores, que además son profesores, nos pasa esto. Lo que pasa es que en Cali están pasando muchas cosas, hay escritores y lectores, pero hacen falta canales de distribución. Los nuevos autores pocas veces salen a la superficie porque no hay muchos espacios, y eso es lo que queremos hacer acá. Mire que en la feria me han llegado muchísimos manuscritos y obras inéditas”.

 Arcadia también se reunió con los poetas Horacio Benavides y Nelson Romero Guzmán para hablar de su obra.

La preocupación de Merino es verídica. Cali hoy no cuenta con una sola editorial –independiente o de largo tiraje– y aparte de la Librería Nacional, la ciudad solo tiene puntos de venta de libros especializados. A pesar de eso, muchos consideran que la capital del Valle empieza a vivir un renacer cultural. Y están comenzando a aparecer esos espacios de distribución que reclama Merino. Por no ir muy lejos, se está llevando a cabo la primera Feria del Libro y hace un mes se inauguró el festival internacional de literatura Oiga, mire, lea.

Y eso que la lista de nuevas iniciativas culturales de la ciudad es mucho más larga.

“Está el Festival Internacional de Cine que dirige Luis Ospina, el Festival Internacional de Danza que llega a su segunda versión. Acaba de terminar el festival de jazz Ajazzgo y la Fundación Spiwak recién creó el Premio Internacional de Novela inédita del Pacifico, con 50.000 dólares de premio. Por otro lado, la Escuela de Literatura de la Universidad del Valle, con los profesores Óscar Osorio y Alejandro López, desarrollan actividades semanales con invitados nacionales e internacionales en torno a la literatura. Hay programación cultural gratuita en todas las universidades, en los 17 centros culturales de la cuidad. Hay 56 bibliotecas públicas distribuidas en todas las comunas, incluyendo el área rural, 14 salas de teatro, 44 de cine, y funcionan 19 cineclubes casi todos gratuitos. En fin, en el tema del arte, como diría Mayolo, en Cali y a pesar de los pesares “todo tiempo pasado fue peor””, afirma el escritor y editor José Zuleta.

Conchita Penilla, directora de la FILCA, está convencida de que la ciudad está en un proceso de regresar a la efervescencia cultural que experimentó en la década de los setenta. “Mi infancia y mi juventud en Cali fueron supremamente ricas culturalmente, el museo de la Tertulia era un espacio muy importante. Aquí vivía Fanny Mikey y era la ciudad de los festivales de arte. Después llegó el narcotráfico, que nunca invirtió en nada diferente al fútbol o la música, y con eso Cali murió culturalmente. Ahora hay un renacer, con un montón de talleres, tertulias, cafés literarios y espacios como Lugar a dudas, del artista Óscar Muñoz. La FILCA viene a ser parte de todo esto”.

En el ámbito del cine, la ciudad también experimenta un apogeo gracias a películas como La tierra y la sombra, Los hongos y Siembra, todas estrenadas en festivales internacionales. Mientras que en literatura hay una importante lista de autores consolidados como Gustavo Álvarez Gardeazábal, Fernando Cruz Kronfly, Julio César Londoño, Tim Keppel, Harold Kremer y Antonio García, por no mencionar a poetas como Horacio Benavides, Jota Mario Arbeláez y Elvira Alejandra Quintero o a escritoras que viven en otras ciudades al estilo de Melba Escobar y Esther Fleisacher.

Además, entre las nuevas apuestas literarias de la ciudad, cabe destacar la labor de la editorial tolimense Caza de Libros, que llegó a Cali hace un año para reeditar a los autores de la Universidad del Valle y que se ha puesto en la tarea de suplir el vacío editorial publicando tanto autores reconocidos como nuevos. “Ya tenemos 25 títulos de autores del Valle –explica Pablo Pardo, su director–: entre los clásicos escogimos, entre otros, a Alberto Esquivel, Boris Salazar, Humberto Valverde y Fabio Martínez. Por otro lado, de las nuevas generaciones hemos publicado a jóvenes como Luis Felipe Pérez, quien hace una investigación periodística muy seria sobre una masacre en Los enemigos de Trujillo”. Para Pardo, quien está en proceso de instalar una oficina en la ciudad, Caza de Libros busca “recuperar la memoria literaria del país y dar a conocer a los talentos jóvenes”. 

Culturalmente, hoy Cali goza de buena salud. A la ciudad, sin embargo, aún le falta mucho trecho por recorrer. Una situación que, como explica Zuleta, se entiende cuando se toma en cuenta que la importancia de la capital del Valle es un fenómeno reciente. “Comparada con Bogotá, Medellín e incluso con Barranquilla o Cartagena, Cali es una pre-adolecente. Esto tiene que ver con que fue una ciudad importante a partir de la segunda mitad del siglo XX. Para ilustrar esta afirmación es útil comparar la edad de sus universidades públicas: la Universidad de Antioquia fue fundada en 1803, la Universidad del Cartagena en 1827, la Universidad Nacional de Bogotá en 1867 y la Universidad del Valle, la más antigua de la cuidad, en 1945. Me atrevo a afirmar que los que van a ser la tradición están casi todos vivos”.   

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com