Fotograma del documental 'Apocalipsis' sobre la Primera Guerra Mundial.

Combatir al otro

'El reconocimiento de la beligerancia' de Víctor Guerrero Apráez es un eje fundamental para comprender la complejidad de la guerra y su papel como instrumento jurídico y político.

2017/08/01

Por Carlos Alberto Mejía Walker*

La guerra es un acto político en el que se entrecruzan armas y justificaciones. Toda confrontación bélica ha suscitado la discusión sobre cómo clasificar a quienes se enfrentan y cómo regular sus métodos a la hora de enfrentarse. Y esto tiene que ver con cómo se percibe a los combatientes: no es lo mismo tratarlos como enemigos, como terroristas, como herejes, como traidores o como delincuentes. El reconocimiento de la beligerancia es un eje fundamental para comprender la complejidad de la guerra.

Sobre este asunto trata Víctor Guerrero Apráez en esta obra, en la que hace un exhaustivo recorrido por la historia de la beligerancia como instrumento jurídico y político que dio paso a la configuración de toda la normatividad e institucionalidad humanitaria que hoy rige los conflictos armados en el mundo.

Tras ubicar su surgimiento en 1820, con ocasión de las revueltas griegas contra el dominio del Imperio otomano, el autor discurre a lo largo de ocho capítulos por distintos episodios históricos en que se ha apelado a la aplicación o discusión de esta figura. Los levantamientos nacionalistas en la Europa Central en el siglo XIX; la Guerra Civil en Suiza; la Comuna de París de 1871; las revoluciones del siglo XIX en Cuba; la Guerra Civil chilena de 1891; la Revolución mexicana; la Guerra de Secesión estadounidense; la Guerra Civil española, entre otros casos, son analizados de manera minuciosa por el autor, quien concluye con las discusiones sobre la beligerancia en Colombia, desde la Guerra de los Supremos, en los años veinte del siglo XIX, hasta el recién finalizado proceso de paz con la guerrilla de las Farc.



El libro de Apráez es una interesante obra que da luces sobre la relación entre el derecho y la política como dos caras de la misma moneda: la guerra. Específicamente, en el caso de la beligerancia, “su interpretación mistificada sirvió como uno de los más persuasivos argumentos para dificultar la efectiva adopción normativa de los principales instrumentos convencionales orientados a la regulación de la guerra civil o el conflicto armado”.

*Investigador de ConPaz de la U. de los Andes.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.