Rufino José Cuervo.

Homenaje a Rufino José Cuervo

Para conmemorar los cien años del fallecimiento de Cuervo, el Ministerio de Cultura, en asocio con la Embajada de Francia, ha organizado un seminario sobre su monumental obra.

2012/03/26

Por Revistaarcadia.com

Ni siquiera la construcción de la Torre Eiffel fue lo suficientemente sorprendente para apartar a Rufino José Cuervo del escritorio en el que exploró la lengua castellana. Mientras su hermano Ángel, con quien Cuervo emigró a París en 1886, iba casi todas las noches al teatro y no se perdía el movimiento urbano de la ciudad de las luces, Rufino José prefería internarse, terco y obsesivo, entre las calles y avenidas de la filología. Nada le resultaba más deslumbrante que las palabras mismas. Escasamente se alejaba de los libros para ir a comer. Si no estaba en su casa sumergido entre olas de libros y fichas bibliográficas, era usual verlo en la Biblioteca Nacional de Francia consultando ediciones antiguas o visitando puestos de libros viejos a orillas del Sena.

De los 67 años que vivió Rufino José Cuervo, pasó los últimos 29 en París, inmerso en la construcción de su Diccionario de construcción y régimen de la Lengua Castellana, un estudio exhaustivo sobre el origen, significado y evolución de alrededor de 10.000 voces diferentes del español, con ejemplos de sus usos y funciones en distintas obras literarias rastreadas hasta el siglo XII. Una obra que alcanzaría a completar ocho tomos y más de 8.000 páginas: “La máxima locura que ha producido la raza hispánica”, en palabras de Fernando Vallejo.

Todos los días iba a misa a las cinco de la mañana, para luego sumergirse en su propia religión: el estudio y la lectura durante el día, y  la escritura frenética de cartas por la noche. Consultó y discutió con todos los grandes lingüistas, hispanistas y filólogos de su tiempo Pott, Schuchardt, Volmöller, Blumentritt, Tannenberg, Morel Fatio, Foulché Delbosc, Dozy, entre quienes era  reconocido por su infinita erudición.  

Sus Apuntaciones críticas sobre el lenguaje bogotano, la obra que lo haría conocido en el mundo académico a los 28 años,  se convertiría edición tras edición en una piedra angular de la lingüística hispanoamericana.

En este estudio recogió y rastreó el origen de un sinnúmero de voces americanas, entonces incipientes para muchos. También planteó por primera vez, metodológica y científicamente, no solo que la variante americana del español era también correcta y legítima, sino además, que con el tiempo, sería la que se terminaría imponiendo.

Cuervo vivía el lenguaje como un organismo vivo, que no podía estar sujeto a fórmulas inmutables. Por eso se apartaba a menudo de la Real Academia de la Lengua, y no confiaba del todo en sus diccionarios.

Para sus Apuntaciones, por ejemplo, envió una carta al entonces presidente de la Real Academia de la Lengua consultándole sobre la legitimidad de la palabra tetero. A vuelta de correo recibió una respuesta displicente que le aseguraba la incorrección de dicha voz, pues la palabra correcta provenía de una voz francesa y era biberón. Cuervo, sin embargo, lo ignoró, e incluyó palabras en su estudio como tetero, chino, embolador y cobija, con el argumento  que estas prevalecerían. Al final, la palabra tetero fue aceptada por la Real Academia recientemente.

Al momento de su muerte en 1911, Cuervo  alcanzó a ver solo dos tomos publicados de su enorme Diccionario, que comprendían de la A a la D, y había completado el fichero con los apuntes necesarios para que más tarde expertos del Instituto Caro y Cuervo terminaran de armar los tomos correspondientes a las letras de la E a la Z. Un trabajo que iniciarían en 1942 y terminaría en 1994, más de 50 años después y que en 1999, hace apenas 10 años, sería galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades.

Si le interesa conocer más a fondo la vida y la obra de este filólogo colombiano, puede asistir al seminario que se realizará en la Biblioteca Nacional, el 10 y el 11 de abril, para conmemorar los cien años de su fallecimiento (aquí podrá inscribirse hasta el 9 de abril y aquí encontrará toda la programación). Entre los expertos nacionales e internacionales que asistirán al evento se encuentran Malcolm Deas, historiador británico; José Moreno de Alba, miembro de la Academia Mexicana de la Lengua; Genoveva Iriarte, directora de Instituto Caro y Cuervo, y Mario Jursich, director de El Malpensante.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.