Guerrillero de las FARC en el Yarí. Crédito: León Darío Peláez.

La filosofía no siempre llega tan tarde

El libro 'Intervenciones filosóficas en medio del conflicto', de las editoriales de la Universidad de los Andes y la Universidad Nacional de Colombia, atiende al intento real, sostenido y ya muy avanzado para encontrar una salida dialogada al conflicto armado en Colombia.

2017/07/27

Por Andrea Mejía*

Las reflexiones recogidas en el libro Intervenciones filosóficas en medio del conflicto atienden a un momento histórico específico y a las particularidades de una coyuntura tan importante como frágil e incierta: el intento real, sostenido y ya muy avanzado para encontrar una salida dialogada al conflicto armado en Colombia. Pero al mismo tiempo estas intervenciones se sitúan más allá de lo puramente coyuntural, para señalar problemas estructurales que son nudos y rutas ya trazadas para una violencia reiterativa. 

Le puede interesar ¿Debe Colombia recordar u olvidar el conflicto armado?

Intentan buscar —a veces en contra de discursos ya hechos— actores, potencias, recursos de sentido y de energía política que pueden ser motivos de esperanza en el largo proceso de “construcción de paz” que nos hemos puesto por delante. Algunos de los textos de la compilación nos previenen incluso contra los peligros agazapados en la repetición irreflexiva e inalterada de los idiomas del perdón o de la “ideología” de la reconciliación. 



Por eso es importante y valiosa esta contribución filosófica, junto con otras intervenciones filosóficas anteriores y al lado de aproximaciones al conflicto colombiano más empíricas, comparativas o técnicas. El libro está estructurado en torno a tres ejes temáticos: Justicia, política y violencia; Acción política, movimientos sociales y transformación cultural; Ética, memoria y perdón. Los textos que lo conforman, a pesar de su diversidad y de sus marcados desacuerdos, se unen en torno a la necesidad y al deseo de pensar —más allá de La Habana— “la paz como un proceso de largo aliento”, y de despejar y hacer explícitas las posibilidades y las exigencias que deben tenerse en cuenta al concebir la paz no solo como algo distinto a un proceso de pacificación y sometimiento, sino como su contrario.

*Filósofa.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.