Se publica en español el libro "Kapuscinski, una biografía literaria" que busca hacerle contrapunto a un libro publicado anteriormente en donde se aseguraba que el mítico periodista mentía en sus reportajes.

Kapuscinski, arrogante quizá, pero no un mentiroso

Se traduce al español el libro "Kapuscinski, una biografía literaria", escrita por Beata Nowacka y Zygmunt Ziatek. Este libro nace como una respuesta al polémico "Kapuscinski non-fiction", escrito por su alumno Artur Domoslawski, en donde se insinúa que muchos de los reportajes del mítico periodista tenían más de ficción que de realidad.

2010/11/10

Madrid (EFE).- "Kapuscinski pudo pecar de arrogante, pero no de mentiroso", afirma a Efe el historiador de la Universidad Complutense de Madrid José María Faraldo, quien ha prologado la primera biografía literaria del periodista polaco, que ahora se publica en España.

Escrita por Beata Nowacka y Zygmunt Ziatek, "Kapuscinski, una biografía literaria", editada en España por Malabares, se acerca al autor de "Ébano" para desentrañar la fórmula magistral que éste empleaba en sus admirados escritos.

Y en su edición española incluye también un apéndice que le pone "los puntos sobre las íes" al periodista polaco Artur Domoslawski, autor de la muy polémica obra "Kapuscinski non-fiction".

En esta adenda, los autores enfrentan y rebaten las acusaciones de Domoslawski, quien en su obra -que también se publica estos días en español- acusa a Kapuscinski de inventarse algunos de los hechos que relata en sus libros, y de haber contribuido de forma consciente a hacer de sí mismo una leyenda viva.

"Son acusaciones que no se sostienen", considera Faraldo, quien remite al libro de Nowacka y Ziatek, quienes "llevan muchos años trabajando sobre Kapuscinski y prueban las cosas con fuentes y materiales", a diferencia de Domoslawski, a quien los autores acusan de imprecisión, "reduccionismo, simplificaciones intolerables y reproches forzados".

Para Faraldo, la polémica biografía, "Kapuscinski non-fiction", no es sino "el libro de un antiguo discípulo que se rebela contra su maestro, no es el libro que se esperaba de él".

Hay que recordar que Domoslawski mantuvo una cercana relación con Kapuscinski en los últimos años de vida de éste y le entrevistó en varias ocasiones.

Pero más allá de la polémica -que viene de largo, ya que ambos libros se publicaron en Polonia poco después de la muerte de Kapuscinski en 2007-, el historiador remarca el interés de esta biografía "de lectura obligada" por cuanto en ella se describe cómo el autor de "Viajes con Heródoto" llega "a ser lo que es y de qué forma se enfrenta a la profesión".

"Nos encontramos con un Kapuscinski que curiosamente es más escritor que periodista, y esto es interesante porque la idea que tenemos de él como reportero se basa en libros como "Ébano" o "El imperio", creados no en su actividad como periodista, "sino como escritor", señala.

A juicio de Faraldo, Nowacka y Ziatek demuestran en esta obra que el biografiado "creó un género literario nuevo, con un acento especial, que es todo su conocimiento de los países del Tercer Mundo".

Además, argumenta que la forma en que en este libro se desvela el proceso de creación literaria de Kapuscinski desmonta las acusaciones de invención recogidas en el de Domoslavski. "Estos autores demuestran estupendamente cómo él creaba sus libros a partir de determinados materiales, y nunca lo escondió", subraya.

"Kapuscinski pudo pecar de arrogante, pero no de mentiroso. Arrogante en el sentido de que había dejado entrever que era más de lo que era, o que había conocido a personas a las que realmente no había podido conocer (como el Che Guevara). Fue una forma de creación de su propio personaje", asevera José María Faraldo.

Faraldo destaca lo interesante de que esta biografía "crítica pero empática", la primera que se publicó sobre el informador polaco, muestre "su trayectoria vital desde aquel jovenzuelo que publicaba poesía hasta el hombre que vuelve a su país y se convierte en un maestro de escritores y periodistas".

"No se le toma como un dios, sino como lo que era, un hombre", concluye el historiador. EFE

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.