216 presos brasileños ya han participado en el proyecto.

Leer acorta el tiempo de los presos en prisión

Para las autoridades brasileñas, leer es una forma de rehabilitación, por eso han desarrollado un proyecto que reducirá el tiempo de la sentencia a los reclusos que estén dispuestos a dedicar parte de su tiempo a la lectura.

2012/07/05

Por BBC Mundo y Revistaarcadia.com.

;
BBC

El proyecto de "remisión por la lectura" de Brasil establece que los presos podrán descontar hasta 48 días de sus sentencias cada año por la lectura de un máximo de 12 obras literarias, filosóficas, clásicas o científicas.

Luego de leer un libro, en un plazo máximo de 30 días, el recluso debe realizar una reseña del mismo que será evaluada por un juez que podrá descontarle cuatro días por cada volumen. El ensayo debe usar correctamente los párrafos, no puede tener correcciones y debe ser escrito en letra pegada legible.

No todos los reos pueden participar, un panel especial elegirá a los presos que pueden hacer parte del programa.  

Las bibliotecas de las prisiones federales de Brasil tienen una variedad de libros donados o adquiridos, entre los cuales se encuentran El guardián entre el centeno de J.D. Salinger, El arte de la felicidad del Dalai Lama o Harry Potter y el prisionero de Azkaban de J.K Rowling. Los presos pueden escoger libros de literatura clásica, filosofía y ciencia.

Este año ya participaron 216 presos de las penitenciarías de máxima seguridad de Catanduvas (estado de Paraná) y Campo Grande (Mato Grosso del Sur), y ahora se sumarán dos prisiones más.

“Gracias a este programa las personas podrán dejar la prisión más iluminadas y con una visión más amplia del mundo –dijo a los medios el abogado brasileño Andre Kehdi, quien lidera el proyecto de donación de libros para las cárceles –. Sin duda serán mejores seres humanos”.

En realidad, es difícil calcular si esta medida tendrá resultados positivos, pues como proyecto pedagógico todavía podría fortalecerse,  promover tertulias literarias y así asegurar que la lectura tenga verdaderas repercusiones en los presos. De todas formas, la idea es loable, pues parte del principio de que la literatura motiva la reflexión, estimula la empatía y permite que las personas accedan a sus mundos internos.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.