Una imágen del libro.

‘El barón azul’: una guerra letrada

El libro de Gilles Baum, matemático y profesor francés, presenta a la literatura como alternativa a la violencia para resolver los conflictos en este enternecedor libro para niños.

2016/11/04

Por Daniela Vernaza Civetta

El barón azul tenía un avión que pintaba del color del cielo para ver a los pájaros tranquilamente, pero todo cambió cuando llegó la guerra. El barón cambió el color de su avión y se preparó para combatir y ayudar a su nación. De su casa sacó sus mejores armas: los libros. Fue así como comenzó a sobrevolar las trincheras de los ejércitos y a distraer a los combatientes con novelas, tratados filosóficos, poesía que hacía que crecieran poetas y hasta tratados de astronomía que desvelaban a más de un soldado. Al final, llegó la paz y el barón fue condecorado por su valentía.

Son muchas las historias que una guerra crea y destruye. Son miles de vidas las que cambian, cientos de héroes condecorados, a veces pueblos enteros destruidos y sin duda alguna tantas familias que por generaciones quedan marcadas. Aunque está inspirado en la célebre historia del Barón Rojo, El barón azul, libro de Gilles Baum, matemático y profesor francés apasionado por los libros infantiles, ilustrado por Dedieu, es en realidad una reinterpretación de es un héroe. Batallar con palabras, hacer universales las historias, compartir el conocimiento y el asombro por el mundo, unir los polos opuestos en lo que todos comparten, contar historias a dos voces; todo esto es la apuesta del barón: el poder de las palabras.

Recuerda una de las frases de The Things They Carried, libro de Tim O’Brien: “But this is true, stories can save us (…) in a story, which is a kind of dreaming, the dead sometimes smile and sit up and return to the world” (Esto es verdad, las historias nos pueden salvar. En una historia, que es una forma de soñar, a veces los muertos sonríen y se levantan y vuelven al mundo).

El barón azul es una historia que le recuerda al lector la magia del conocimiento, de las tradiciones, del valor de las otras vidas que no vivimos y, sobre todo, de cómo las historias pueden, literalmente, salvar vidas. Es un libro para niños curiosos sobre la guerra y para todos los adultos que quieran recordar lo que es un buen cuento.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.