Estampilla de 1988 de la URSS para promover las reformas del glasnost. Era el comienzo de una época de cambio que hoy se refleja en otros aspectos de la cultura. CC. De la colección de Andrei Sdobnikov.
  • La caída del muro de Berlín supuso el comienzo de la apertura cultural en muchos países.  Foto: 10 de noviembre de 1989. Archivo particular.

La literatura rusa después de la URSS

Aparte de figuras como Tolstoi, Chéjov, Dostoyevski o Gorki, ¿qué se conoce de la literatura rusa? Los autores contemporáneos de ese país son poco conocidos en Colombia, pero ahora una nueva editorial quiere cambiar esa tendencia.

2016/01/07

Por César Rojas Ángel

Las botas marchan desordenadas hacia las rejas de un cementerio en la pequeña ciudad de Lvov, Ucrania, cerca de la frontera con Polonia. Cada quien viene solo, desde un punto distinto de Europa del Este. Se trata de una peregrinación anual, un encuentro para rendir homenaje a uno de los mejores guitarristas de la historia del rock. Corre la noche del 18 de septiembre de 2011. La URSS y la KGB ya no existen, pero de alguna forma quieren colarse en la historia. Un terapista que para atender a sus pacientes se sirve de los accidentados adoquines de su ciudad también buscará el camino para entrar en escena.

Así es la novela Concierto póstumo de Jimi Hendrix, publicada en 2014 por el escritor, periodista y guionista ucraniano Andrei Kurkov. La historia parte de la historia de un pueblo, que en el pasado fue punto de encuentro de los hippies de Europa del Este, y juega con la ficción para traer a colación a los espías de la KGB y las conspiraciones occidentales.

En las páginas de otro libro, una mujer de 45 años se toma varios gin-tonic mientras conversa con el joven que atiende un bar del aeropuerto de Moscú. A pocos metros, sentado solo en una mesa, un abuelo oriental reflexiona sobre cómo engañar al destino. También hay una mujer negra que juega con su pequeño niño. Hay otros personajes, son pocos, es de noche y ninguno iniciará el viaje que tenía planeado.

Esta es la historia de Más allá…el libro que Grigóri Shálvovich Chjartishvíli publicó con el seudónimo de Boris Akunin. El escritor nació en Georgia en 1956 y cobró fama por la serie policiaca de 15 títulos protagonizada por Erast Fandorin. Más allá… fue publicado originalmente en ruso en 2008.

Los dos títulos, Concierto póstumo de Jimi Hendrix y Más allá…, llegan a Colombia gracias a la editorial Poklonka, una aventura que inició en 2014 cuando el colombiano Santiago Pinzón y la rusa Irina Luna concretaron un proyecto que tenían en mente desde hace 15 años.

Desde entonces, su objetivo ha sido traer títulos de literatura rusa contemporánea al español. Además de Kurkov y Akunin, han traducido a otras cuatro escritoras. En el año y cuatro meses que lleva de actividad, Poklonka ha publicado 4 libros, dos de cuentos y dos novelas.

“Uno se da cuenta que hay cosas universales, cambia el contexto, pero en esencia los sentimientos de inseguridad, esperanza o misterio van más allá del lugar donde se publica un libro”, explica Irina Luna, lingüista y traductora, cuando le preguntan por la pertinencia que puedan tener estos libros en Colombia. Tanto ella como Pinzón quieren convertirse en una respuesta a un sector de la literatura que tiene pocos lectores en el país. Hay editoriales españolas que ya han hecho algunas traducciones de novelas rusas contemporáneas pero algunas veces no llegan a Colombia. Si lo hacen, están llenas de palabras o expresiones ibéricas que aquí no se interpretan bien.

Los traductores llaman a esto “localización”, un ejercicio que se hace evidente, por poner un ejemplo, cuando se lee que un personaje es un “pendejo” en vez de un “gilipollas”. Y expresiones como estas, o incluso más fuertes, son necesarias para traducir estos libros. Allí se abordan situaciones del mundo de hoy, en el que las personas maldicen y dicen groserías porque, como le pasa a un vigilante del aeropuerto en Más allá…, consideran que su compañero es un “huevón”.

La literatura rusa contemporánea, dice Luna, está escondida debajo de la sombra de los clásicos. “Chejov es uno de los referentes más recientes de la literatura rusa”, dice la traductora y añade que los autores con los que están trabajando están a la vanguardia de las publicaciones en Rusia y los antiguos miembros de la Unión Soviética. “Se podrían reunir en algo así como el ‘género del postcomunismo’”, añade.

El fenómeno no solo es colombiano. La ausencia de traducciones al español de autores contemporáneos de Rusia, Ucrania o Bielorrusia, entre otros, se explica en parte porque ninguno ha alcanzado el brillo de autores como Dostoyevski, Tolstoi o Nabokov. Pero según uno de los fundadores de la editorial Nevsky, dedicada a este tipo de traducciones en España, las editoriales españolas se guían por lo que se publica antes en otros países de Europa, como Francia, Inglaterra o Alemania.  

Los fundadores de Poklonka dicen que el Premio Nobel recién otorgado a la bielorrusa Svetlana Aleksiévich es una oportunidad para que más lectores se fijen en esa parte del mundo. “Hay muchos autores que están haciendo una narración sobre la realidad histórica con elementos políticos. Pero también hay mucha experimentación y un humor distinto”, cuenta Pinzón.

Por ahora, la editorial ha sacado alrededor de 500 ejemplares de cada título y la Asociación Colombiana de Libreros Independientes (ACLI) está trabajando con ellos en la distribución. Poklonka ya está llegando a otras regiones del país y a Luna y Pinzón les gustaría convertirse en un referente de la literatura contemporánea rusa en América Latina.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com