Muere la Nobel Wislawa Szymborska.

Muere Wislawa Szymborska, premio Nobel de Literatura

La poetisa polaca, premio Nobel de Literatura en 1996 y Goethe en 1991, murió a los 88 años víctima de un cáncer de pulmón. Dejó una herencia poética llena de humor e ironía, en la que partía de los objetos más simples para reflexionar sobre las verdades universales.

2012/02/01

Por Efe y Revistaarcadia.com.

"Falleció en casa, tranquila, mientras dormía", explicó a la prensa su asistente, Michal Rusinek, quien recordó que la escritora fue siempre una fumadora incorregible a pesar de las constantes advertencias de los médicos.

"Siempre que se le preguntaba por qué escribía poesía ella respondía con un simple 'eso yo no lo sé'. Trataba su trabajo como algo muy personal y con mucha modestia", explicó la periodista Katarzyna Kolenda.

Aunque Szymborska (Kornik, oeste de Polonia, julio de 1923- Cracovia, febrero de 2012) es la poetisa más conocida de Polonia, hubo que esperar hasta la concesión del Nobel en 1996 para que su obra llegase al resto del mundo.

El comité encargado de entregarle el premio la calificó como "Mozart de la literatura", y destacó el humor y la sencillez con la que abordaba las cuestiones más profundas, como la muerte o el amor. El Nobel supuso "una revolución" en su vida y en la celosa privacidad que siempre intentó mantener.

La autora siempre se destacó por escribir poesía llena de humor y por sus hábiles juegos de palabras, presentes siempre desde su primer poema, "Buscando una palabra", publicado en un diario local en 1945.

La joven Szymborska fue sorprendida por la invasión nazi en 1939 y obligada a trabajos forzados en las líneas férreas, lo que no impidió que continuase sus estudios en centros ilegales durante la guerra. Posteriormente cursaría Literatura y Sociología en la universidad de Cracovia, donde residió hasta su muerte.

Wislawa Szymborska publicó más de 20 volúmenes de poesía, entre ellos "Vista desde un grano de arena", "La gente en un puente" y "Sonidos, sensaciones y pensamientos".

Sus poemas inspiraron a varias generaciones de polacos, y uno de ellos, "Amor a primera vista", sirvió al director de cine polaco Krzysztof Kieslowski como arranque para su película "Rojo", parte de la trilogía "Tres colores: azul, blanco y rojo".

 

Las cartas de los difuntos

Leemos las cartas de los difuntos como impotentes dioses,
pero dioses a fin de cuentas porque conocemos las fechas
      posteriores.
Sabemos qué dinero no ha sido devuelto.
Con quién se casaron rápidamente las viudas.
Pobres difuntos, inocentes difuntos,
engañados, falibles, ineptamente precavidos.
Vemos los gestos y las señas que hacen a sus espaldas.
Cazamos con el oído el rumor de los testamentos rotos.
Están sentados frente a nosotros, ridículos, como en panecillos
      con mantequilla,
o se echan a correr tras los sombreros que vuelan de sus cabezas.
Su mal gusto, Napoleón, el vapor y la electricidad,
sus mortales curas para enfermedades curables,
el insensato Apocalipsis según San Juan,
el falso paraíso en la tierra según Juan Jacobo...
Observamos en silencio sus peones en el tablero,
sólo que tres casillas más allá.
Todo lo previsto por ellos salió de una manera totalmente
      diferente,
o un poco diferente, es decir, también totalmente diferente.
Los más diligentes nos miran ingenuamente a los ojos,
porque hacían cuenta de que encontrarían en ellos la perfección.

Wislawa Szymborska
De "Si acaso" 1972       

 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.