La ilustración de portada del libro.

El fallido vuelo de Lisa

El libro de la escritora colombiana Gloria Cecilia Díaz busca ayudar a los niños a superar el miedo. Sin embargo, desde un tono desbalanceado hasta ilustraciones que no combinan con el texto, no logra hacerlo.

2016/12/05

Por Daniela Vernaza Civetta

El vuelo de Lisa, escrito por Gloria Cecilia Díaz, una de las autoras más prolíficas de la colección del Barco de Vapor de la editorial SM y ganadora del prestigioso premio Iberoamericano de Literatura Infantil y Juvenil, toca temas tan conocidos de la vida familiar que más de uno de un niño sentirá que lee su propia situación. El padre de Lisa trabaja lejos de casa y ella, sintiéndose abandonada y abrumada por las reglas de su madre, se llena de angustia cuando la familia decide ir a visitarlo. Pero la presencia de su abuelo, quien también sufrió una experiencia traumática, ayuda a que Lisa pierda el miedo.

El ambiente familiar que la autora le presenta al joven lector es complejo y conflictivo, lleno de presiones y tristezas. Si bien la historia crea una red tensionante que desde el principio dibuja las relaciones delicadas entre los personajes, definidos por sus propios deseos e experiencias, el tema que guía el desarrollo de la trama es el miedo. En el libro es tan asfixiante que se parece al abrazo de una serpiente. La solución llega cuando dos personas, ubicadas en los extremos de la vida, se encuentran y acompañan. El abuelo de Lisa tiembla cada vez que ve el agua por una terrible experiencia en su infancia, pero acompañado por su nieta e inspirado por ella, decide meterse a la piscina. Después, pensando en su valentía, Lisa vence su miedo también.

Ahora, si bien el libro plantea temas interesantes y lidia con problemas familiares que probablemente varios lectores enfrentan, la propuesta se queda corta. Le falta profundidad y sutileza, en problema que comparten las ilustraciones. En varias ocasiones toma un tono moralizante y condescendiente que incomoda al lector. Las ilustraciones, por su parte, no logran recrear a los personajes ni los ambientes ni generan la tensión necesaria. No se recomienda.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.