Sebastián Meschenmoser nació en Alemania, en 1980.

Una solución para un día gris

'Tres deseos para el señor Pug', del autor e ilustrador alemán Sebastián Meschenmoser, es un cuento sutil, gracioso y sorprendente que no cae en las trampas moralizantes en las que caen tantas historias para niños.

2016/08/31

Por Daniela Vernaza Civetta

Un día el señor Pug abrió los ojos cuando la mañana ya había terminado. Arrastrando las cobijas se preparaba para empezar un día gris que parecía no querer comenzar. Cuando llegó por fin a la cocina, se encontró con una nevera vacía, una despensa desocupada y un desayuno que, como todo, parecía incomprensible. Y a ese panorama se sumaba un periódico empapado por un día lluvioso y gris. Sentado sin desayuno, sin periódico y sin esperanza, de repente se le aparece la solución: un hada que le concede tres deseos al señor Pug, que le dan un final gracioso e inesperado al día.

Sebastián Meschenmoser, autor e ilustrador alemán, nos introduce al mundo de la historia con ilustraciones a lápiz, llenas de detalles y una precisión casi realista complementada por toques de colores. Las escenas y partes de la vida cotidiana que el autor decide mostrar invitan al lector, no solo a conocer al personaje principal de una manera más íntima y secreta, sino a identificarse y enamorarse de él; uno de los personajes más gruñones con los que me he encontrado en libros. El autor, además, impone un tono serio que esconde un tono gracioso e irónico latente en cada momento de la historia. Armada de la hábil construcción de los personajes y de una apropiación de estereotipos que reevalúa y tergiversa, la historia rompe el molde moralizante en el que se encuadran tantas historias para niños. El final abierto y un pequeño cuento sobre ratones que se narra sutilmente en las ilustraciones, dejan la puerta abierta para que el lector complete como desee el día del personaje.

Tres deseos para el señor Pug, como las otras historias de Sebastián Meschenmoser, es un cuento sutil, gracioso y sorprendente que se cuenta con pocas palabras y que en las ilustraciones muestra el mundo entero de los personajes. Un mundo que invita al lector a sumergirse en él. Un cuento que puede resultar un poco largo para los más pequeños, pero que sin duda atraerá muchas risas tanto de niños como adultos. Una lectura muy recomendada.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com