Copenhague, la capital de Dinamarca.

Un poema para una noche de viernes

Entre el bullicio y la juventud; entre la pérdida y el éxtasis, publicamos de Michael Strunge (1958-1986) de la recopilación 'Copenhague huele a París', una muestra de lo mejor de la poesía danesa contemporánea.

2016/11/18

Por Revistaarcadia.com

Michael Strunge cursó estudios de Historia del Arte en la Universidad de Conpenhague. Su obra se concentra solo en ocho años: desde la publicación de La velocidad de la vida (1978) hasta su prematura muerte en 1986.

La Máquina de la Noche*

Despacio se deshace de la noche la luz de la ciudad.

Los botones estelares parpadean

y  en la pantalla lunar se ven las primeras imágenes-

Oh, mecen como en un barco de vapor,

un pesado tren expreso por la oscuridad,

vuelo alto en la máquina de la noche.

Las nubes de vapor onírico

susurran en blanco la tierra.

La máquina de la noche trabaja y absorbe las almas de la gente.

La oscuridad se llena de un zumbido de energía…

Estoy en un concierto en La Máquina del Rock.

Los supervivientes de la semana se agolpan en el pequeño escenario,

el aire arde de música.

Estamos en trance y trepantes

trascendentes

tratos entre sexos,

entre dimensiones de realidad,

bailando en trance-formaciones

en algún lugar de la ciudad durmiente.

Somos angelitos extenuados

con alas de canciones del futuro,

con el niño en la sangre y el piti en el pico.

Tenemos pieles del sueño más delicado

y corazones que iluminan más que el neón.

Estamos contusionados por el sonido afilado del día,

nieve rosa sangrando,

atravesada por titulares de periódicos.

Somos una parte de La Máquina de la Noche

transformamos la ira en amistad.

Llevamos nuestros cerebros con orgullo

intercambiamos sueños y cigarrillos,

nos llenamos de alcohol y de música

intercambiamos sexos y máscaras…

Después cada uno se va a su casa

se arrastra por La Máquina de la Noche con nuevas identidades

por rutas fijadas públicamente.

Caen bolas de sueño negras

del cielo de petróleo a nuestros ojos.

Nos dormimos como organismos unicelulares

de aquella época en la que la tierra era mar.

(De Desplegamos la bandera del sueño, 1981. Traducción de Daniel Sancosmed).

*La Máquina del Rock (Rockmskinen) fue un pequeño bar de Christiana dedicado a los conciertos de punk.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.