| 2016/02/19

Los cómics nigerianos conquistan África

por FLORIAN PLAUCHEUR, PABLO FERNANDO / AFPTV / AFP

2016/02/19

Por FLORIAN PLAUCHEUR, PABLO FERNANDO / AFPTV / AFP

Aje, Avonome, Guardian Prime… Según estos cómics nigerianos, no hace falta ser blanco para salvar el mundo. En el estudio de Comic Republic en Lagos, los artistas crean una nueva hornada de superhéroes nacidos y crecidos en África.

El fundador de esta nueva editorial es Jide Martins, que quiere conquistar a una nueva generación de aficionados al cómic con mitos y leyendas de Nigeria.

"Tenemos un bagaje cultural de brujas y la gente piensa que las brujas de esta parte del mundo son todas oscuras y malas. Pero estamos intentando enseñar al mundo que incluso una bruja africana es buena. O usar el miedo para imponerte a tus miedos también es parte de nuestras tradiciones africanas", dice Martins.

Lanzada hace sólo tres años, Comic Republic ha crecido desde unos cuantos cientos de lectores hasta casi 28.000 seguidores. Los cómics se pueden descargar de Internet gratuitamente, pues los fondos vienen de la publicidad y los proyectos paralelos. Pero el camino ha sido duro.

"Cuando empezamos, fue muy duro irrumpir en este tipo de mercado y que la gente se tomara en serio estas cosas en particular, porque realmente no se lo tomaban en serio y decían: estos tipos sólo dibujan, sólo pierden el tiempo", apunta Towe Max, miembro de Comic Republic.

Muchos de sus seguidores son nigerianos, aunque su elenco africano ya está dándose a conocer en el exterior, captando el interés en países lejanos como Japón y Filipinas.

"Queremos llevar el cómic africano al mercado internacional, por eso decidimos poner nuestro producto en Internet, porque todo lo que tienes que hacer es suscribirte a nuestra web o localizarnos con un buscador", cuenta el fundador de Comic Republic.

En Sudáfrica, por ejemplo, hay un héroe de 19 años. Es ingenioso, le gusta la moda y tomarse selfies todo el tiempo. Pero Kwezi, que en zulú y xhosa significa "estrella", tiene poderes sobrenaturales que lo llevarán a una crisis de identidad y a un proceso de iniciación en eso de ser superhéroe. Los diálogos de esta historieta, que se estrenó en 2014 en Johannesburgo, están llenos de expresiones locales y elementos de la cultura popular sudafricana. 

La próxima misión de este tipo de iniciativas es llevar a estos superhéroes de África a la gran pantalla del cine y competir con los grandes personajes estadounidenses en su propio terreno.