Adele se llevó seis premios Grammy.

Adele arrasa en los Grammy

La artista británica se coronó como nueva reina, a la vez que otra estrella concentró la atención en paralelo: la recientemente fallecida Whitney Houston.

2012/02/13

Por Valeria Perasso, BBC Mundo.

;
BBC

Adele fue sin dudas la figura, al conseguir seis gramófonos dorados, todos a los que podía aspirar e incluidos los de la codiciada “trifecta de oro”: grabación, canción y álbum del año.

A los 23 años, la cantante de voz poderosa logró así equiparar el récord del mayor número de Grammy acumulados por una artista femenina en una sola entrega, que Beyonce estableció en 2010.

“¡Mamá, tu nena lo ha hecho bien!”, gritó al micrófono al recibir uno de los galardones y dedicárselo a su madre.

Con su disco “21” y el sencillo “Rolling In The Deep” sobre las espaldas, Adele ha sido la artista más redituable para la industria discográfica en 2011, con seis millones de copias del álbum vendidas en Estados Unidos y 17 millones a nivel mundial.

“Este disco está inspirado en algo que todos los que lo han pasado conocen muy bien: el haber estado en una relación sentimental de porquería”, expresó la británica, después de controlar el llanto y los temblores.

La gala organizada por la Academia de Grabación estadounidense marcó también el regreso de Adele a su arte, después de haber sido operada por un pólipo benigno en la garganta y de haberse visto obligada a descansar las cuerdas vocales por nueve meses.

Sin Whitney, con Brown

Pero la “noche de Adele” tal como la habían anticipado los críticos musicales sufrió un cambio de último momento: quedó marcada por el tono de congoja que se coló en la alfombra roja y el auditorio en pleno.

Ocurrió tras la inesperada muerte de Whitney Houston, el sábado por la tarde, que obligó a la Academia de Grabación a reformular el show, uno de los eventos televisados de mayor audiencia en Estados Unidos.

Y lo hizo con un homenaje en la voz de Jennifer Hudson, quien cantó el “I Will Always Love You” que Houston hiciera himno acompañada de un piano y marcando uno de los momentos más emotivos, junto a una oración especial por el descanso “de nuestra hermana caída”, al comienzo de la gala.

La multipremiada artista –ganadora del Grammy en seis ocasiones y poseedora de una colección de más de 400 estatuillas, la mayor reunida por una mujer en la industria– fue objeto de menciones improvisadas en los discursos de sus colegas.

“Cada vez que alguien muere, lo que se hace es reunir a la familia, estar juntos, contar historias… Un poco de duelo, un poco de celebración. Nosotros somos su familia y vamos a hacer lo mejor que podemos hacer”, dijo el afamado productor Jimmy Jam, amigo y ex colaborador de Houston.

La noche también reservó un espacio para el regreso a los Grammy del cantante de R&B Chris Brown, quien no sólo estaba nominado sino que amenizó dos pasajes del show.

La convocatoria de Brown había fruncido más de un ceño por anticipado: en 2009, en la víspera de los premios, Rihanna fue víctima de violencia física por parte de quien era entonces su pareja y ambos se ausentaron de la gala.

Ahora, muchos criticaron a la Academia por estar dando un mal ejemplo al otorgar su “perdón” tácito al músico y, apenas dos entregas más tarde, volver a tenerlo como estrella invitada. Los comentarios por las redes sociales y los blogs se sucedieron en oleada tan pronto apareció en escena.

Sus fans, en cambio, lo defendieron argumentando que ya pagó la pena establecida por la Justicia –prestar servicio comunitario- y que es hora de dejar atrás el incidente sobre todo si –tal como señalan los rumores- Rihanna y Brown estarían intentando una reconciliación.

El hombre, en tanto, eligió el perfil bajo: cantó prolijo, evitó interacción con el público y marchó a casa con la estatuilla que le dieron por el mejor disco de R&B, “F.A.M.E”.

Consagrados

A la hora de contar premios, también los Foo Fighters se fueron contentos del Staples Center, con cinco en mano (de seis a los que estaban candidateados) incluidos los de mejor álbum de rock con “Wasting Light” y "Walk" como canción destacada del género.

“Es un gran honor porque nos hemos divertido haciendo este álbum más que ningún otro. Le pregunté a mi esposa si podíamos usar nuestro garaje y ahí lo hicimos, sin estudios de grabación en Hollywood ni tecnología de punta”, declaró el líder Dave Grohl, reivindicando la pose de rockero “hecho en casa”.

El rapero Kanye West, en tanto, consiguió tres gramófonos, entre los que destaca el de mejor álbum de rap por “My Beautiful Dark Twisted Fantasy” (una categoría en la que se desbancó a sí mismo: competía también con un disco colaboración con Jay-Z). Aunque no estuvo presente para recibirlos y, con un total de siete nominaciones, logró menos de lo que tenía en carpeta.

El extravagante Cee Lo Green fue reconocido en el apartado mejor canción de R&B (“Fool For You”) y mejor perfomance en su género, mientras que Bon Iver fue la revelación del año pese a no ser un recién llegado a la industria.

Con un espacio destacado para la electrónica –la Academia montó una carpa fuera del auditorio con una fiesta dance paralela-, el artista más premiado en este segmento resultó el californiano Skrillex y su álbum “Scary Monsters And Nice Sprites”.

En los  rubros latinos establecidos por la Academia –un puñado apenas en los Grammy “anglo”, que se compensan con la fiesta propia de los Grammy Latinos cada noviembre-, el grupo Maná dio la sorpresa.

Contra los pronósticos, la banda mexicana logró imponerse sobre los favoritos Calle 13 en la categoría de mejor álbum latino de rock, pop o música urbana, que se entregó por la tarde y fuera del segmento televisado.

“Drama y Luz” fue elegido por los votantes por delante de “Entren Los Que Quieran”, la placa con la que el dúo puertorriqueño clic arrasó en los Grammy Latinos.

Hubo más, mucho: de Paul McCartney a Coldplay, de los Beach Boys en su regreso al escenario tras dos décadas al set electrónico del Deadmau5 detrás de un gigantesca cabeza de ratón, de la solidez intacta del “jefe” Bruce Springsteen a los extraños exorcismos coreográficos de la joven rapera Nicki Minaj.

Cada año, los Grammy son, además de un reparto de estatuillas, un show-vidriera para algunos de los más grandes representantes de la música y la edición 2012 no fue la excepción.


Principales categorías

•    Álbum del año: “21,” Adele.

•    Grabación del año: "Rolling In the Deep,” Adele.

•    Canción del año: “Rolling In the Deep,” Adele.

•    Artista nuevo: Bon Iver.

•    Perfomance vocal de pop solista: “Someone Like You,” Adele.

•    Perfomance vocal de pop de dúo o grupo: "Body And Soul", Tony Bennett & Amy Winehouse.

•    Canción de rock: “Walk,” Foo Fighters.

•    Performance de rock: "Walk", Foo Fighters.

•    Álbum vocal pop: "21", Adele.

•    Álbum de rock: "Wasting Light", Foo Fighters.

•    Álbum de R&B: “F.A.M.E.”, Chris Brown.

•    Álbum de rap: "My Beautiful Dark Twisted Fantasy", Kanye West.

•    Álbum de electrónica/dance: "Scary Monsters And Nice Sprites", Skrillex.

•    Álbum de pop vocal tradicional: "Duets II", Tony Bennett y otros.

 

Los ganadores latinos

•   Mejor álbum latino de rock, pop o música urbana:"Drama y Luz", Maná.

•   Mejor álbum de banda o música norteña: "Los Tigres del Norte and Friends", Los Tigres del Norte.

•   Mejor álbum regional mexicano o tejano: "Bicentenario", Pepe Aguilar.

•   Mejor disco tropical: "The Last Mambo", Israel "Cachao" López.

•   Mejor interpretación orquestal: "Sinfonía Número 4" de Brahms, Gustavo Dudamel al frente de la    Filarmónica de Los Ángeles.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.