Afrika Bambaataa en el Jorge Eliecer Gaitan.

Hip hop por la paz

Afrika Bambaataa, uno de los creadores del hip hop, participó en la Cumbre Mundial Arte y Cultura por la Paz. El 7 abril dio una charla en el Teatro Jorge Eliecer Gaitán de Bogotá donde habló acerca de cómo logró unificar a varias de las pandillas del Bronx y la importancia de la cultura en la construcción de la paz.

2015/04/08

Por Juan Sebastian Barriga

Durante la década del setenta Nueva York era una de las ciudades más decadentes del mundo. Una fuerte crisis económica empobrecía a Estados Unidos y la inestabilidad social, el racismo y la violencia azaraban a una juventud que crecía sin futuro. En medio de esa turbulencia, y desde la marginalidad de las calles de Nueva York, sobre todo del Bronx, comenzó a formarse un nuevo género musical caracterizado por sus ritmos movidos y por las prodigiosas rimas de sus cantantes. Rápidamente esto paso de ser un simple estilo musical a toda una cultura urbana con miles de seguidores encabezada por un personaje conocido como Afrika Bambaataa.

A este artista, nacido en 1957, se le conoce por ser uno de los primeros DJ y por crear el término hip hop. Además, desde 1975 ha intentado fomentar la paz entre las pandillas de la ciudad y ha llevado un mensaje de tolerancia y amor a través de su música. Pero, cuando Bambaataa empezó a sobresalir en las calles de Nueva York no lo hizo por sus ritmos y rimas, sino por ser el poderoso capo pandillero Kevin Donovan quien ayudó a crear una de las organizaciones criminales más grandes de la época. El cambio en la vida de Donovan llegó después de ver la película Zulu y realizar un viaje a África. Allí se sorprendió por el espíritu de unidad del pueblo zulú y decidió volver al Bronx para unificar a las pandillas y acabar con la violencia.

En 1976 creó el movimiento Universal Zulu Nation con el que ha llevado su mensaje a todo el mudo. Y el 7 de abril fue el turno de Colombia para recibir las enseñanzas del padre del hip hop. Frente a un auditorio lleno, Bambaataa, junto a dos colegas neoyorquinos, se sentó a conversar con varios representantes del hip hop nacional, entre ellos DJ Fresh, quienes les hicieron varias preguntas acerca del pasado, presente y futuro de su trabajo.  

Los invitados enfatizaron en que para lograr que el hip hop sea un agente de cambio en la comunidad hay que unificar los cuatro elementos característicos de esta cultura urbana: el  M.C (maestro de ceremonia), encargado de hacer las rimas características del rap; el DJ que mezcla la música; los Bboys o Bgirls,  quienes bailan break dance; y el grafiti, la parte gráfica de esta cultura. Bambaataa hizo énfasis en la unión de estos cuatro elementos para llevar un mensaje positivo a las comunidades. Por ejemplo, con el grafiti se puede embellecer el barrio, y el break dance puede significar una actividad de ejercicio y expresión.

Pero, para Bambaataa lo más importante es la imagen que se proyecta. Debido a que en la industria cultural se ha creado un estereotipo negativo respecto al hip hop, directamente ligado a la delincuencia. Los panelistas explicaron que esto se debe a que los medios masivos han empezado a proyectar esa imagen pasando una y otra vez temas de músicos que glorifican la delincuencia y la violencia en sus canciones. Bambaataa y sus colegas enfatizaron que ese tipo de música no es hip hop, ya que esta cultura lo que busca es unir a la gente, expresarse y pasarla bien.

El músico también habló de un quinto elemento que envuelve a los demás: el conocimiento. Invitó a los MC’s a promover esto a través de sus rimas e hizo un llamado a la organización para formar festivales, talleres, encuentros y actividades que unan a las comunidades alrededor de la cultura hip hop. Los miembro de la Universal Zulu Nation comentaron que no todos pueden rapear, mezclar, bailar y pintar. Pero el conocimiento, la sabiduría y la comprensión es algo que todo el mundo puede y debe aplicar ya que el hip hop no solo necesita artistas sino profesionales de todo tipo.       

La conferencia tuvo muchos momentos distintos y hasta en un punto el encuentro se convirtió en un concierto. Uno de los temas más importantes fue la importancia de la participación de la mujer como un agente activo dentro de esa cultura. Que no va atrás de los hombres o adorna el escenario sino que trabaja y se expresa de la misma forma que cualquier miembro de la comunidad. En múltiples ocasiones las asistentes subieron al escenario para dialogar con los panelistas, quienes recibían felices a quien quisiera participar.

La mejor parte de la jornada fue cuando los raperos decidieron romper el protocolo, la gente se subió al escenario y los artistas tomaron los micrófonos para animar al eufórico público que repetía a forma de mantra: pace, unity, love and having fun (paz, unidad, amor y pasarla bien). Al final, después de la intervención de varias bgirls y un grupo de break dance infantil, el escenario termino invadido por el público. Algo que inquieto un poco a uno los moderadores que empezó a gritar “¡seguridad, seguridad!”. Pero Afrika Bambaataa, muy calmado, se levantó de su puesto, caminó al medio del escenario y, rodeado de gente, alzó su brazo como un último gesto de paz, unidad y amor.

 

 

 


Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com