La agrupación Austin TV presentó un concierto para medios el Miercoles 24 y estará en vivo en Armando Records este Jueves 25 de Agosto. Valor de la entrada: 25.000$. Fotografía: Juan Felipe Pérez.

Austin TV en Bogotá

De visita en Bogotá y anunciando su presentación este 25 de Agosto en Armando Records, la agrupación mexicana de rock instrumental Austin TV está de paso por Colombia mostrando "Caballeros del albedrío", su más reciente trabajo. Preparamos una galería de fotos y una entrevista con una de las bandas más novedosas del panorama del rock independiente latinoamericano.

2011/08/25

Fundados en 2001 y con un camino que los ha llevado a festivales como Coachella, Vive Latino y Rock al Parque, la música de esta agrupación producida por Emmanuel del Real (Café Tacvba) es de inicio a fin instrumental. Sin voces ni líricas, combinando pasajes de enorme energía y estridencia con secciones melódicas y nostálgicas, en su puesta en escena confluyen diferentes elementos teatrales (como el uso de trajes temáticos o la inclusión de pequeños performances) que acaban por generar un espectáculo único en el contexto del rock latinoamericano.

Entrevistamos a los cinco integrantes de la agrupación (Chiosan - teclados y samplers-, Oiram -guitarra-, Rata -bajo-, Xna Yer -batería, beat box y kaoss pad- y Totore -guitarra-), que estarán presentándose este 25 de Agosto a las 10 de la noche en Armando Records.

 

REVISTAARCADIA.COM: ¿Por qué la decisión de tocar música instrumental?

AUSTIN TV: Empezamos haciendo música sin ningún afán, sin esperar a tener un vocalista. Intentamos incorporar el elemento de la voz pero ya teníamos las canciones listas, así que decidimos enfocarnos en hacer que la gente sintiera todo a través de la música, sin necesidad de letras.

REVISTAARCADIA.COM: ¿Cómo fue la evolución musical de Austin TV a través de sus discos?

AUSTIN TV: Los primeros dos fueron muy raros porque no sabíamos nada y recién empezabamos. El primer E.P. se llama igual que nosotros y lo grabamos muy barato, lo pagamos nosotros mismos y lo editábamos en pequeños sobres que imprimíamos manualmente en la computadora. Estábamos aprendiendo a tocar nuestros instrumentos y fue uno de esas oportunidades de la vida en la que sabíamos que algo interesante estaba pasando.

En el segundo disco, la última noche del mundo, teníamos más claro qué queríamos hacer. Luego, con la llegada de Rata (bajo) hicimos uno de los discos que más nos ha ayudado: Fontana Bella, un trabajo en el que logramos redondear en uno solo los conceptos del arte, la música y los disfraces que utilizamos. Antes hicimos también el Score de una película llamada “Más que nada en el mundo” de Andrés León y Javier Solar. Nos enseñó a enfocar la música, a direccionar lo que transmitíamos con ella.

REVISTAARCADIA.COM: ¿Qué trae su nuevo trabajo, Caballeros del Albedrío?

AUSTIN TV: Es un disco doble. Queríamos hacer algo distinto a Fontana Bella, y en lugar de contar una historia decidimos hacerlo más enfocado en la música. La primera parte es más tranquila e introspectiva y la segunda más rápida y poderosa. Experimentamos con una nueva manera de componer, en la cuál le asignabamos un número a cada letra del título de las canciones (como en los celulares) para de esa forma obtener las cifras que usamos en la construcción rítmica de las canciones. Nos interesa que cualqueir cosa que hagamos, a pesar de su complejidad, no se sienta rígida o difícil de digerir.

REVISTAARCADIA.COM: ¿Cómo evalúan sus dos visitas anteriores a Colombia?

AUSTIN TV: Cada vez estamos tocando mejor nuestros instrumentos, derrochamos más energía sobre el escenario y ahora somos más amigos entre nosotros, así que transmitimos más cosas. Estamos mucho más concentrados en lo que estamos haciendo. La primera vez veníamos muy nerviosos por estarnos presentando en otro país, pero ya tenemos más control sobre esas emociones

Con respecto a Rock al parque, nos sorprendió muchísimo haber estado en un festival como ese porque el público se veía interminable. Fue una experiencia bien rara porque estábamos en el hotel viendo la transmisión y allí anunciaban que no había parado de llover en horas. Creímos que al llegar no iba a haber nadie pero las cosas resultaron como si alguien las hubiera planeado para nosotros: cuando salimos a tocar paró la lluvia, pudimos tocar sin ningún problema y la gente pudo disfrutar mucho más el concierto. Es algo de sorprenderse, pues toda la gente con la que hemos hablado recuerda ese concierto como algo especial. Más globalmente, el festival nos prendió el foco y nos mostró que podíamos ir por todo el mundo tocando. Nos enseñó a creer en nosotros mismos.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.