Jairo Suárez (caja), Dionisio Bertel (guacharaca) & Manuel Vega (acordeón)

Sueños de acordeón

El cartagenero Manuel Vega lleva 17 años esperando para ser coronado Rey Vallenato, honor que el pasado 2 de mayo recayó sobre Mauricio de Santis. La cinta “El viaje del acordeón”, que se estrena en Colombia el próximo 14 de mayo, cuenta la historia de una lucha que aún no llega a su fin.

2015/05/12

Por María Camila Pérez B.

Según la leyenda, el acordeón llegó a Colombia por accidente. A finales del siglo XIX fue enviado un cargamento de Alemania a Buenos Aires, pero una falla en el motor del barco obligó a la tripulación a desembarcar en la costa Caribe colombiana. La apropiación del instrumento sucedió años más tarde, cuando  los pitos y bajos del acordeón se fusionaron con los ritmos indígenas, representados por la guacharaca, y africanos, presentes en la caja, produciendo lo que hoy en día se conoce como Vallenato. Así, un instrumento que solía interpretar canciones del folclor europeo se transformó lentamente en el símbolo musical de un país y sus habitantes. 

Manuel Vega, por ejemplo, ha dicho que no se imagina una vida sin su acordeón. A sus 49 años, el cartagenero se ha convertido en uno de los vallenateros más reconocidos del país. Ha sido galardonado con el premio mayor en cada uno de los festivales existentes en las Américas y, en 2012, fue invitado a tocar durante la Cumbre de las Américas en Cartagena frente a los altos mandatarios del gobierno, incluido al presidente de Estados Unidos Barack Obama. Sin embargo, todo esto se ha visto opacado por la falta de un título que, para Vega, representa todo por lo que ha trabajado desde que tomó el instrumento por primera vez: convertirse en el Rey Vallenato.

Este año marcó la decimoséptima vez que el cartagenero compitió, junto con sus compañeros Jairo Suárez (caja) y Dionisio Bertel (guacharaca), en el Festival de la Leyenda Vallenata en Valledupar, Cesar. A pesar de haber perdido la corona vallenata una vez más, Vega, Suárez y Bertel han tenido un año digno de reyes: no muchos pueden decir que han sido protagonistas de un documental, y mucho menos que fueron invitados a Alemania por la marca de acordeones Hohner para tocar junto a su famosa orquesta.

 

Un retrato musical
En 2008, Andrew Tucker (Inglaterra) y Reinaldo Sagbini (Colombia) decidieron hacer una película sobre el acordeón. Tras haber grabado un concierto de la orquesta de acordeones Hohner, tanto Tucker como Sagbini quedaron impresionados de la amplitud musical que poseía el instrumento y decidieron rodar una película que reuniera todas sus facetas: desde lo europeo hasta lo colombiano. Con esto en mente, ambos optaron por preguntarle a Vega si estaría dispuesto a vincularse al proyecto. Vega accedió, pensando que sería una simple entrevista, y se reunió con Tucker y Sagbini para conversar acerca de su oficio, sin esperar que se convirtiera en mucho más que un simple video. Así nació El viaje del acordeón.

Grabado durante dos años, el documental cuenta la historia de estos tres músicos colombianos y de sus aspiraciones y sueños relacionados con el vallenato. Los personajes se muestran ante el espectador en lo más común de su ambiente: tocando y hablando de su música, trabajando en otros oficios y tomando Old Parr en el patio de sus casas. Ese nivel de intimidad asienta el tono para el resto de la cinta, pues convivir con una cámara en espacios así durante tantos años devela mucho sobre los personajes y su crecimiento a lo largo del recorrido fílmico. Según sus directores, fue un proyecto de larga duración ya que la historia debía seguir el ritmo de sus protagonistas y anclarse en la cotidianidad de los sucesos retratados.

La película también acompaña a Vega, Suárez y Bertel en su épico viaje a Trossingen, Alemania, para tocar como invitados de honor junto a la orquesta de acordeones Hohner. Sentida y graciosa al mismo tiempo, El viaje del acordeón hace que el espectador se encariñe con este grupo de personajes mientras transitan por las calles europeas con su sombrero vueltiao e instrumento en mano, conocen la nieve por primera vez y entran a un supermercado sin entender ni una palabra de lo que están comprando.

La cinta termina con la imagen de Vega y su acordeón alejándose por las calles de Valledupar días después de haber perdido la corona en 2010, una imagen triste pero esperanzadora de lo que está por venir.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción por favor ingrese la siguiente información:

No tiene suscripción. ¡Adquierala ya!

Si usted tiene algún inconveniente por favor comuniquese con nosotros en Bogotá al 7421340 o a la línea nacional gratuita 018000-911100 (Lunes a Viernes de 7:00 am a 8:00 pm, Sábados de 09:00 am a 12:00 m).

Su código de suscripción no se encuentra activo para esta publicación