RevistaArcadia.com

Donde todo confluye

Colombia es la primera potencia hídrica de Latinoamérica. El principal recurso y el que más debates causa para que sea un derecho fundamental y de gestión pública y no privada unió a ecologistas, usuarios de servicios y músicos en este proyecto.

2010/03/15

Por José Alejandro Cepeda

¿Es imaginable la vida sin el agua? ¿Es tolerable la existencia sin música? Podemos responder que no, que la vida sin agua y sin música no es vida, que sin un elemento u otro estaríamos condenados al silencio absoluto o la muerte. Ambos estadios para todo ser humano –y para las especies vivas del planeta– hacen parte del inventario de experiencias antes y después de nacer, donde las primeras audiciones rítmicas y melódicas las hacemos desde una cabina acuática materna, que constituye nuestro primer sistema de amplificación antes de que se abran las compuertas de lluvias, lagos, ríos y mares más allá de nuestros cuerpos.

Así Colombia es una potencia hídrico-musical regional y mundial: una gran caja de resonancia (a la manera de esos fantásticos tambores de agua de los pigmeos Baka de Camerún o los chaquenses argentinos) irrigada por millones de litros de agua dentro y fuera, asegurando vida y música si se le trata con cuidado. Por eso, ante el peligro de que el agua deje de sonar, de que no llegue apta a cada hogar, se privatice su interés o sea una variable de conflicto nacional o internacional, un grupo de músicos de Colombia prepara un álbum compilatorio en apoyo del Comité Nacional en Defensa del Agua y de la Vida. Este promociona un referendo para consagrar en la Constitución el acceso al agua potable como un derecho fundamental que garantice su manejo integral y eficaz.

Alejandra López, productora del disco que distribuirá a bajo precio de manera directa y alternativa 5.000 copias desde mayo, comenta: “Su edición muestra la conciencia de diversos artistas que colaboran generosamente, sin cobrar regalías, por defender los derechos de todos en torno al agua, tendiendo puentes entre la conciencia ciudadana y el público. Aportarán uno de sus temas y se comprometen a promocionar la campaña en sus actividades y conciertos”. Los artistas son: Aterciopelados, Jorge Velosa y Los Carrangueros, Choc-quibtown, Retrovisor, Pernett, La Mojarra Eléctrica, Alerta, Sidestepper, La 33, Martina Camargo, Álvaro Brand, Campo Sonoro, Campo y Sabor, Samurindó, Paula Ríos y la Comunidad Indígena del Amazonas.

La campaña

Tras el apoyo de más de 200.000 mil ciudadanos y ciudadanas superando el porcentaje del censo electoral exigido por ley, la campaña requiere un apoyo mínimo de 1.400.000 firmas antes del 14 de septiembre, plazo de seis meses para que el Congreso convoque a referendo. A tres años de iniciativa redes soportes de campesinos, minorías étnicas, sindicatos, estudiantes, académicos o artistas están recogiendo firmas en ciudades y municipios, y acompañando navegaciones instructivas por ríos como el Magdalena, el Amazonas, el Cauca, el Atrato y el Bogotá. En la capital las firmas son recogidas los viernes en una carpa frente al Museo Nacional o diariamente en la sede de Ecofondo (www.ecofondo.org) o en las principales librerías de Bogotá.

La propuesta, apelando a la democracia participativa vigente desde 1991, pretende que la Constitución incluya el texto base: “El acceso al agua potable es un derecho humano fundamental. El Estado tiene la obligación de suministrar agua potable suficiente a todas las personas, sin discriminación alguna y con equidad de género. Se debe garantizar un mínimo vital gratuito”. Sobre los ecosistemas aclara: “Los ecosistemas esenciales para el ciclo del agua deben gozar de especial protección por parte del Estado y se destinarán prioritariamente a garantizar el funcionamiento de dicho ciclo, sin vulnerar los derechos de las comunidades que tradicionalmente los habitan, procurando modelos de uso sustentable, de tal manera que se disponga de agua abundante y limpia para todos los seres vivos”.

Si prospera, en medio del preocupante panorama ecológico planetario, por lo menos Colombia contará con un marco de obligatoria protección al agua, en armonía con iniciativas globales como el Programa 21, el Decenio Internacional 2005-2015 Agua Fuente de Vida de unesco, los Objetivos de Desarrollo de las Naciones Unidas para el Milenio y el Plan de Aplicación de Johannesburgo en torno al medio ambiente y el desarrollo sostenible.

Retorno al agua

Cuando se pregunta al pintor Benjamín Jacanamijoy las razones para donar al álbum el arte gráfico (por ejemplo En el lugar del Arco Iris, acrílico sobre lienzo de 60 x 200 centímetros de 2008), no solo apela a la invitación de Héctor Buitrago de Aterciopelados, sino a las razones fluviales absolutamente cotidianas de su procedencia: “El agua es la vida misma, mi obra tiene que ver con los lugares referentes al territorio, la Pachamama y la Madre Tierra. Las imágenes del Valle de Sibundoy del Alto Putumayo de donde provengo están ligadas a elementos de agradecimiento con la naturaleza donde el agua es vital. Los manantiales son lugares de conocimiento sagrado que rodean las labores en torno a taitas y chagras. Si se acaba el agua, se acaban los ríos donde todo confluye”.

Goyo, cantante de Chocquib- town, no es menos contundente: “Es una causa de todos. Soy de Condoto en Chocó y las últimas veces que he ido a mi tierra ha sido imposible bañarme en el río San Juan, por hongos o enfermedades producto del azogue y la contaminación. Esta no es una causa, es una ley de vida”. En 2002 durante una rueda de prensa en Bogotá, el roquero argentino Charly García apostilló que uno de los retos que le quedaban era grabar música bajo el agua. Ojalá a futuro esta aún exista para que él y cualquier músico puedan cumplir este sueño.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.