El músico norteamericano Beck en la última sesión de grabación del Record Club, homenaje al disco Kicks de INXS.

El club de los discos de Beck

El músico norteamericano Beck Hansen ha creado un arriesgado experimento. Se reúne con sus amigos para grabar un disco en un día en donde hace covers de grandes canciones de rock. Acá le contamos como suena.

2010/03/31

El músico norteamericano Beck Hansen, o sencillamente Beck, siempre ha estado a la vanguardia. Desde que en 1993 comenzó a ser reconocido por su canción “Loser”, un himno que condensaba el desencanto de los jóvenes del momento y que mezclaba el rock con el funk, llamó la atención de los críticos y periodistas musicales que no podía ni siquiera intuir que, en  su particular manera de hacer música, se distinguían los sonidos que mandarían la parada musical de las próximas décadas. Su disco Odelay (1996), una mezcla de rock con atisbos de country, de blues y de indie pop, marcaría el estilo de la escena musical alternativa norteamericana, una de las más importantes e interesantes a nivel mundial y que todavía está en desarrollo.

La fama que Beck cosechó en los noventa le ha servido para contar con el apoyo de la industria musical cada vez que decide sacar nuevo material. Sin embargo, la industria no ha ejercido ningún tipo de presión o influencia en sus impulsos creativos. Así, en su carrera discográfica se puede encontrar material introvertido, como Sea Change (2002); movido, como Guero (2005) que puso a bailar a más de uno; o increíblemente creativo como The Information (2006), en donde la solapa del disco estaba en blanco y adentro se encontraban calcomanías para que cada quien personalizara el diseño del álbum a su antojo.

Su proyecto más reciente es Record Club. Beck llama a algunos amigos y colegas para que se reúnan y en tan sólo un día graban versiones de un disco legendario de la historia de la música. Las canciones se van colgando semana a semana en la página del proyecto y así distribuyen este material de manera gratuita. La idea, que parece muy sencilla, es contestataria frente a las largas sesiones de post producción y mezcla por la que pasan los álbumes. Se inspira en la manera de hacer discos en la década de los cincuenta y sesenta, sobretodo en el caso de Please, Please Me –el primer disco de Los Beatles que se grabó entre las diez de la mañana y las siete de la noche del 11 de febrero de 1963–.

El Record Club de Beck ha hecho las versiones de The Velvet Underground and Nico (en donde contó con la participación del actor Giovanni Ribisi y del productor Nigel Godrich, el mismo que ha producido a Radiohead y a Travis), de Songs of Leonard Cohen (en donde el turno fue para el músico Devandra Banhart y miembros de MGMT), de Oar, el único trabajo en solitario de Skip Spence ex miembro de Jefferson Airplane (en donde invitó a Feist y a los integrantes del grupo de rock Wilco) y esta semana acaba de salir su más reciente intervención, el disco Kick (1987) de la agrupación australiana INXS.

Para esta grabación, que se hizo en el estudio de Beck en doce horas, contó con la participación de la cantante St. Vincent, los miembros del grupo Liars y Sergio Dias, miembro del gripo de rock sicodélico brasileño Os Mutantes. Esta es una pequeña muestra de cómo suenan todos estos músicos puestos en la licuadora de Beck y al servicio de una canción de INXS:

 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.