'Song Reader' se titula el próximo trabajo del artista californiano.

El silencioso nuevo disco de Beck

El artista estadounidense lanzará al mercado su más reciente trabajo, titulado ‘Song Reader’, con una sorprendente novedad: no tendrá música grabada, solo partituras con notas y letras de canciones.

2012/08/16

Por Revistaarcadia.com.

En tiempos en los que se intenta combatir la descarga de música en Internet y en los que son evidentes los vaivenes de la industria del disco –que en su hora apostó por el CD, hoy incentiva y defiende el mp3 pago, y reimpulsa el vinilo en ediciones de lujo– aparece en el panorama musical una propuesta que cambia radicalmente la noción de álbum: Beck lanza al mercado su más reciente trabajo, titulado Song Reader, con la novedad de que no tendrá música grabada sino partituras.

Con 42 años, Beck David Campbell –mejor conocido como Beck– puede preciarse de ser uno de los músicos alternativos con más renombre de la vanguardia pop, cuya capacidad de reinvención parece no detenerse. El artista, que hibrida géneros diversos, como el folk, el jazz, la psicodelia de los años sesenta, la electrónica e ingeniosas apuestas sonoras que se acercan a una electroacústica pop, vuelve a sorprender con su más reciente trabajo, que será lanzado en diciembre de 2012.  

Lo llamativo de Song Reader es que contiene 20 canciones que solo existen en la cabeza de su creador y en partituras. Si alguien quiere saber qué trae Beck en esta ocasión y cómo suena su propuesta actual no cuenta con más opciones que conseguir un instrumento y hacer las veces de intérprete.

Este “disco” en el que la música no se oye sino se lee, tendrá 108 páginas que se dividirán entre partituras e ilustraciones creadas específicamente para el “álbum” por artistas como como Marcel Dzama –quien ya colaboró con Beck en el disco Güero (2005)–, Leanne Shapton o Josh Cochran. De las 20 canciones, dos son instrumentales y 18 tienen letra. Los únicos temas que se han conocido hasta el momento son los temas Do We? We Do y Don’t Act Like Your Heart Isn’t Hard.

Por estas características es entendible que no haya sido una disquera la interesada en publicar Song Reader sino dos editoriales: en Estados Unidos será McSweeney’s, y en Reino Unido, Faber & Faber. La primera de ellas ha dicho que algunas de las versiones que harán músicos y fanáticos del artista serán presentadas en su página de Internet.

Desde ya Song Reader ha empezado a crear expectativa, pues la propuesta es, sin duda, interesante y arriesgada, y da lugar a nuevos debates sobre la noción de autoría en el arte y sobre la relación entre el creador, la obra y el público.

A simple vista, el experimento de Beck tiene tanto méritos como desventajas, pues a pesar del encanto de la novedad y de la complicidad que se creará entre el autor y el intérprete de la obra, puede ser problemático que el oyente esté condicionado a tener una formación musical para poder oír el “disco”. No se descarta que Beck decida interpretar su Song Reader una vez se den los primeros acercamientos con el público y es probable que, con el tiempo, el artista incluya temas del trabajo en su giras, pero, en un principio, todo lo que suene será producto de los “lectores de canciones” del mundo que se lancen a interpretar la partitura.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.