James Gaffigan nació en 1979 en Nueva York. Crédito: Daniela Kienzler.

“Aprecio las opiniones fuertes de los públicos latinos”

El III Festival Internacional de Música Clásica de Bogotá llega con un programa para conocer los mejores compositores rusos del siglo XIX. Hablamos con el destacado director James Gaffigan para ahondar en el tema.

2017/04/06

Por Ana Gutiérrez

La Rusia romántica llega a Bogotá del 12 al 15 de abril con la tercera versión del Festival Internacional de Música Clásica de la ciudad. 17 escenarios distribuidos en 10 localidades de la ciudad, organizados por el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo, verán 54 espectáculos que girarán en torno a la obra de 19 compositores del siglo XIX, entre ellos conciertos y ballet. Se destacan 12 conciertos gratuitos enfocados a maximizar el alcance de la música. Representa un cambio ante las dos versiones anteriores, que fueron dedicadas a un solo compositor: Beethoven en 2013 y Mozart en 2015. Este año tendrá obras de Piotr Ilich Chaikovski, Serguei Rachmaninov, Nicolai Rimsky-Korsakov y Modest Mussorgsky, entre otros.

Dentro de los grupos que participarán en el Festival, vale destacar a la Orquesta Nacional de Rusia bajo la dirección de Mkihail Pletnev, la Staatskapelle Halle con Josep Caballé Domenech y la Orquesta Sinfónica de Lucerna, dirigida por el estadounidense James Gaffigan. En 2004 él obtuvo el primer premio en el Concurso Internacional de Dirección de Georg Solti y fue director asociado de la Sinfónica de San Francisco, además de dirigir como invitado la Filarmónica de Rotterdam, la Metropolitana de Tokio y la Sinfónica de Sídney, entre otras. Hablamos con el directos acerca de la propuesta del festival.

¿Cómo llegó al Festival de Música Clásica de Bogotá?

Mi orquesta hace muchas giras, más que la mayoría, porque se desarrolla una reputación mundial pero también la orquesta como tal y la camaradería entre los músicos. Cuando nos dijeron que podíamos ir a Bogotá a tocar más de un concierto, vamos a hacer tres, se me hizo muy emocionante. Quisimos venir apenas supimos y oímos maravillas de los lugares donde vamos a tocar y del público. Es un lugar nuevo para mi y me emociona explorarlo.

¿Le emocionó el tema del evento?

Mi primera reacción en realidad no fue muy buena, dije la música rusa no es nada fuera de la común a pesar de que hay mucha buena. Por el tamaño de nuestra orquesta, que es mediana por así decirlo, pensé que no podíamos hacer mucho. Sin embargo escogimos un repertorio muy variado con la ayuda del festival para evadir lo de siempre, es un programa que no se ha oído.

Por ejemplo vamos a tocar la segunda Sinfonía de Borodin y la cuarta de Chaikovski, que es todo sobre el destino. También la primera de Rachmaninov que es la menos escuchada de todas. Es especial para nosotros porque el compositor tuvo una relación muy estrecha con Lucerna, vivió y trabajó mucho ahí.

Su carrera es muy extensa y variada...

He tenido la suerte de conducir las mejores orquestas del mundo. Todas tienen algo distinto para ofrecer, algunas tienen estilos muy fuertes como la de Viena o la de Cleveland y otras son muy versátiles como la Sinfónica de San Francisco, ellos pueden hacer de todo. Creo que el futuro de la música está en la versatilidad. Lo tenemos en Lucerna, pueden cambiar de color y sonido en muy poco tiempo. Esa era mi meta cuando empecé hace seis años y seguiremos avanzando. Todos los miembros, sean jovenes o viejos siempre estan dando 150%, eso no se encuentra en todas partes. Tienen pasión, la gira nos da la oportunidad de lucirnos y mostrar orgullo en lo que hacemos para inspirar a la gente y traer la música a sus vidas. Por eso lo hacemos, para compartir tanto con la gente que amamos como con extraños.

¿Ya conoce las audiencias latinoamericanas?

Si, hemos estado antes. Fuimos a Río de Janeiro, São Paulo y Montevideo. Es un lugar increíble, se me hace excelente el público sudamericano. Tengo muchas ganas de ver Bogotá. Son personas muy entusiastas y saben cuando algo es bueno o mediocre o malo. Y yo aprecio esas opiniones fuertes.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.