RevistaArcadia.com

Matisyahu y su reggae espiritual

El artista estadounidense se presenta en concierto el 29 de enero en Bogotá. Hace unos meses trataron de boicotearlo en España. Arcadia habló con él sobre su forma de ver el judaísmo y cómo lo ha relacionado con la música.

2015/12/05

In the box I’m

out of the box I’m

covered in tar

but I’ll always

be your

Chassidic reggae super star

Las líneas hacen parte de la canción “Whatch the walls melt down” del álbum de reggae y pop Akeda. Quien las canta es un hombre nacido en Pensilvania en 1979, que se crio escuchando a Bob Dylan y Poul Simon, pero que más tarde se inclinó por el reggae y el hip hop, que vivió la mayor parte de su juventud en White Plains, estado de Nueva York, y que se convirtió al judaísmo después de un viaje a Israel, cuando tenía 16 años.

Matthew Paul Miller, mejor conocido como Matisyahu, se ha convertido en uno de los artistas judíos más reconocidos de la última década. Se presentará en concierto en Bogotá el 29 de enero de 2016. Arcadia habló con él acerca de su carrera musical y la relación de esta con la espiritualidad y la religión.

“He estado en Colombia varias veces, así que espero cierta cantidad de seguidores. Algunos de ellos ya me han escrito por Facebook. Quizá pueda viajar un poco”, dice el cantante que disfruta del anonimato desde que se quitó su espesa barba, su kipá en la cabeza y sus largas patillas enruladas (conocidas como peyots).

Un día, a finales de 2011, Matisyahu subió una foto a Twitter en la que ya no estaban ninguno de esos detalles. Con la cabeza rapada y sin barba acompañó un post en el que anunciaba: “Lo siento amigos, todo lo que tienen es esto… no alias. No más la súper estrella jasídica de reggae”. Pero en el fondo, lo que dice en canciones como Whatch the walls melt down y otras de su más reciente álbum, es que siempre será mensajero de su fe.

El artista reconoce que Bob Marley es uno de los artistas que ha influenciado su carrera. Gracias a su música y su forma particular de entender el género, que se conoce como root reggae, Matisyahu entendió que sí podría mezclar la música con sus creencias religiosas.

Cuando descubrió su espiritualidad en Israel hace más de 15 años se inclinó por una corriente específica. El judaísmo jasídico es un ala ortodoxa de esta religión. En ese post, cuyos fragmentos fueron rescatados por la revista Rolling Stone, el músico explicaba: “en cierto punto sentí que necesitaba someterme a un nivel superior de religiosidad… alejarme de mi intuición y aceptar una verdad última. Sentí que para convertirme en una buena persona necesitaba reglas –muchas reglas- o de otra manera me iba a quebrar”.

“La mejor forma de explicarlo es volver a 2004 cuando pasé dos años estudiando en Brooklyn para hacerme un judío ortodoxo jasídico”, dijo en entrevista con Arcadia, “decidí hacer roots reggae (un subgénero con elementos místicos y espirituales) y líricamente combinaba mi historia personal con esta filosofía”.

En 2011 se fue la barba, pero no los elementos fundamentales de su fe. “Todos mis álbumes son muy diferentes, pero hay un espíritu que se mantiene. Parte del estilo tradicional del pueblo jasídico se expresa a través del auto anulamiento, la disciplina, el ser religioso, y no para dejarse llevar por la cultura popular y la moda. En 2011 básicamente hice un gran titular por mi cambio, pero todo lo que la gente vio fue que me había afeitado la barba. El asunto es que hay una mecánica alrededor de la música que está documentada, y va más allá de la forma como me veo, la música reemplaza a la manifestación física”.

El cantante dice que todo es producto de la evolución de él como persona, de la música y de las cosas que le preocupan. Matisyahu, como buen experto del freestyle, disfruta de la improvisación. Dice que su música ha sido resultado de ese instinto y su propio autodescubrimiento. ¿Cómo priorizar sus intereses espirituales en un mercado como el de la música?: “El género no importa, siempre y cuando uno haga música con integridad. Y lo mismo pasa en los espectáculos, uno tiene que evolucionar hacia su propia naturaleza, para mí eso es muy importante: improvisar, lo cual muchos dirían que no es lo mejor para el negocio o la industria musical, pero es un sacrificio que hago para alcanzar lo que pienso que está bien”.

Ese sacrificio, como él lo llama, se expresa de muchas maneras. Este artista se entregó al reggae y al hip hop desde su adolescencia, pero simultáneamente buscó la forma de equilibrar esto con el judaísmo. Y por eso lo lleva a todas partes.

En agosto, Matisyahu se presentó en un festival en Benicásim, España. Pero intentaron boicotearlo. Otras organizaciones le pidieron al artista que expresara su posición sobre el conflicto palestino-israelí y hubo quienes amenazaron con interrumpir su presentación. Los organizadores del Festival Rototom Sunplash cancelaron su presentación para luego reagendarla ante el rechazo del Gobierno de España y la Embajada de Israel.

“No es la primera vez que algo así me ocurre, pero es raro que me pongan como una figura política. Creo que el verdadero arte puede resolver los problemas a través de las sensaciones. Cuando uno trata de dar respuestas a cuestiones que tienen mucha historia no está logrando un gran avance. Eso es boicotear y básicamente poner más muros, mientras que encontrar más soluciones es reemplazar la ideología y unirse para crear arte. No me veo a mi mismo como un artista político”.

Al final, Matisyahu pone a la música por encima de todo. Por eso se presentó frente a las banderas palestinas de algunos miembros del público en España. Para él, esta es una forma de unir pueblos, su camino para hablar de paz.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com