Carmen Burguess y Tomás Nochteff conforman Mueran Humanos.

Extensiones psíquicas: Mueran Humanos en vivo en Medellín

El dúo argentino es puro poder en vivo. Electrónica sucia que recuerda al arte de bandas pioneras como Psychic Tv o Throbbing Gristle. Se presentan este 3 de marzo en 9+1, en Medellín.

2017/03/02

Por José E. Plata Bogotá

La dupla sonora Mueran Humanos es una especie de “destiempo artístico”. Desligados de tendencias o modas, optaron por una carrera que responde a inquietudes sonoras entre la transgresión y el sonido denso; su música rara vez entra en los circuitos comerciales, pero aún así, han sido apreciados en salas pequeñas y en festivales musicales masivos. Dos experiencias discográficas publicadas en los años 2010 y 2015 permitieron que su obra llegara a los públicos inquietos del mundo.

Tras esta experiencia se encuentran Tomás Nochteff y Carmen Burguess. Dos argentinos con trabajos entre la música, lo pictórico y el lenguaje audiovisual que vienen trabajando desde los noventa. Su camino les ha permitido hacer presentaciones en escenarios de América y Europa, rescatando ese lugar propio del artista que no busca complacer ni ser aceptado, pero del cual su obra es un claro reflejo de la ira, la angustia, la tensión, el humor y la ironía.

Si bien están radicados en Berlín, sus vínculos con América Latina no se pierden. Prueba de ello son sus constantes visitas a Argentina y sus presentaciones en Colombia, México, Perú y Uruguay.

Su primera visita a Colombia fue a Medellín y se llevó a cabo en abril de 2013 en el Museo de Arte Moderno de esa ciudad. Hoy, su regreso se da en medio de una gira que los lleva a tocar en Argentina, México y Perú. Se presentan el 3 de marzo en Calle 9 + 1 (Carrera 40 #10-25).

Durante uno de sus pocos descansos de sus compromisos y presentaciones, pudieron responder las preguntas sobre su legado y su actualidad artística.

Ambos tienen un historial artístico de larga trayectoria que incluye música, audiovisuales, obra pictórica y hasta fanzines. ¿Cuándo decidieron darle prioridad a la obra musical?

Tomás:  En mi caso la música fue siempre mi prioridad.

Carmen: Salvo ciertos periodos incompletos en academias de música y de bellas artes, siempre fui una artista muy inconstante. Sin embargo, cantar es con lo que siempre tuve más constancia. Lo hacía hasta en coros rodeada de viejos y gente normal mientras llevaba un modo de vida bastante marginal. Cuando empezamos con Mueran Humanos me sentí en el lugar perfecto.

Mueran Humanos recupera influencias de artistas transgresores en cuanto a música y puesta en escena como lo han sido Suicide, Throbbing Gristle, Psychic Tv y más. Si bien son artistas de tres o cuatro décadas atrás, ¿qué les llama la atención de ellos?

En el caso de esos grupos y otros como Silver Apples o Cabaret Voltaire fueron pioneros en encarar la electrónica liberada de la idea de futuro perfecto y más ligada a lo orgánico y lo sensorial, uniendo lo vanguardista con lo callejero, encarando la experimentación con salvajismo. Todo eso resonó mucho en nosotros desde que entramos en contacto con su obra.

Sirven de referencia para explicar lo que hacemos pero no sonamos como ninguno de ellos. Algunos grupos suenan exactamente igual a Suicide o a Throbbing Gristle, es una influencia estética en su caso. Nosotros nos sentimos identificados con esas personas y sus obras justamente porque no se copiaron de nadie.  

Fue en Europa que se encontraron y desarrollaron Mueran Humanos…

Quizá llegamos a Europa con esto armado de alguna manera en nuestras cabezas, simplemente explotó al juntarnos pero estaba latente. En lo que fue importante es que al estar fuera de nuestro país alcanzamos un nivel de aislamiento casi total que hizo que profundizáramos más en nosotros mismos y lo que estábamos haciendo.

En sus discos presentan una música maquinal y casi ritual, con letras entre lo onírico, lo nihilista y el futurismo. ¿Cómo se llega a todo eso?

Tomás: Mueran Humanos es como una extensión psíquica de nosotros mismos. Es personal y se vuelve transpersonal, tanto entre nosotros como hacia afuera, porque lo que reflejamos en nuestra obra también les pasa a otras personas y crea comunicación.

Carmen:  Mueran Humanos ya no somos solo nosotros. Hay bastantes personas involucradas que colaboran de una u otra manera. Fue así desde un principio. El diseñador argentino Gustavo Eandi, por ejemplo, envió un día lo que ahora es el logo de la banda sin que nadie se lo pidiera, sin conocernos. El tipo hizo un collage superponiendo la tapa de nuestro primer disco con la cara de la difunta mujer de Burroughs a la que este escritor mató de un escopetazo. Proviniendo el nombre de nuestra banda de un fanzine de cut ups este concepto nos pareció obviamente perfecto. Parecido nos pasa con otros artistas como el mexicano Txema Novelo quien hizo dos videos de M.H. y los mejores retratos fotográficos, los que más usamos.  

No es un secreto que si bien se consume música todo el tiempo, esta está más ligada a servicios de streaming y descarga. Aún así, ustedes lanzan ediciones físicas que de pequeños tirajes o muy bien logradas que se agotan rápidamente. ¿Qué les interesa del vinilo en sí?

El LP es un formato como la novela, que sobrevive por más que hayan desaparecido las condiciones que provocaron su creación. Eso es a lo que apuntamos nosotros: hacer álbumes, donde los temas se complementan entre sí, fluyen de cierta forma, crean un lugar en el que uno puede meterse. El arte del disco también es parte de la obra. Por eso nos gusta crear el objeto físico. Es una forma de presentarlo que comunica el hecho de que no son unas canciones reunidas sino una obra completa. El CD también es un formato noble y sobre todo muy práctico. También nos gusta el cassette. Los singles no, pero los dos álbumes fueron editados en CD también  porque nos gusta dar la opción al que escucha de poder ponerlo en el auto.

¿Qué les interesa del mundo de las remezclas y el trabajo que otros pueden hacer de sus obras?

Carmen: Hace poco hicimos público el remix de El Círculo que hizo el productor argentino Andrés L. Cáceres con su proyecto Deletia. Nos han hecho muy pocos remixes. No es algo de lo que estemos pendientes aunque me gustaría que siguiera pasando.

Ya está será su segunda vez en Colombia y en Medellín, ¿qué pueden describir del público de allí y el aprecio por su música?

La primera vez que fuimos fue alucinante, no esperábamos tanta gente ni tanto entusiasmo, se juntaron muchas personas que querían llevarnos y entre todos lo lograron. Fue una celebración para ellos y para la gente que fue. Estamos agradecidos y conmovidos con lo que pasó y con lo que se generó a partir de nuestra banda. Queríamos volver y finalmente se logró, nuevamente a pura voluntad y entusiasmo.

Ya cumplieron una década de trabajo como Mueran Humanos ¿qué encuentran?

Tomás: Ya 11 años, realmente ni nos dimos cuenta, estamos contentos con lo que hicimos y sentimos que recién empezamos. Yo siento la energía intacta y que todo está por hacerse.
Carmen: Algo se está transformando.  

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.