RevistaArcadia.com

La música sin instrumentos

Una profesora y coordinadora de dos centros musicales en Antioquia viajó a Bogotá a reunirse con maestros de todo el país. La música es el medio con el que ella y la organización en la que trabaja buscan superar contextos de violencia de niños en condición de vulnerabilidad.

2016/03/23

Por César Rojas Ángel* Bogotá

Decía en una charla TED el maestro José Antonio Abreu, fundador del Sistema Nacional de Orquestas de Venezuela hace 40 años, que “desde que el niño asume un instrumento con un maestro, ya no es un niño pobre”. Y agregaba que, a la larga, “esto ejerce una función preventiva, número uno, contra la prostitución, contra la violencia, contra las malas compañías [y] contra todo lo que involuciona o degrada la vida de los niños”.

No le falta razón al maestro Abreu, inspirador de músicos y gestores en todas partes del mundo que han replicado su modelo, pero los detalles de cada comunidad y los obstáculos de cada proceso son piezas claves para alcanzar esos objetivos.

No calculaba el maestro Abreu, por ejemplo, que el día que le entregaran unas flautas a un grupo de estudiantes con un pasado violento, empezarían a jugar espadas con estas o intentarían pegarles a sus compañeros. Así lo vivió una maestra y coordinadora musical de Batuta a finales del año pasado en una institución educativa de Medellín, donde se trabaja con menores cuyos derechos habían sido vulnerados.

Cardona venía de trabajar con la Red de Escuelas de Música de Medellín, pero cuando se enfrentó con esta realidad se dio cuenta de que debía cambiar su modelo de enseñanza. Por eso dicta clases de música sin instrumentos.

“Estoy haciendo stomp. Es ritmo con instrumentos no musicales. Usamos canecas de basura, palos de escoba, sillas, butacos. Y eso les llama mucho la atención”, cuenta Cardona, que además de dictar clases allí, es coordinadora y profesora de otro centro musical de Batuta en Urrao.

Cardona se reúne con los niños de Ciudad Don Bosco una vez a la semana, porque también debe trabajar con los estudiantes que están fuera de esa institución y con los jóvenes de Urrao. “Al principio pensaba que era muy poquito tiempo. Uno cree que no le están poniendo atención. Pero es mentira: termina la clase y se van haciendo el ejercicio. El otro día pasé por allá a hacer otra vuelta y me llamaron: ‘Profe, vea’, y empezaron a hacer el ritmo con las manos”.

Episodios como ese le dan esperanza a la maestra. Ella dice que esa es la prueba de que la semilla ha quedado sembrada. Ahora tiene otro grupo y sus expectativas están puestas en lo que puedan lograr musicalmente, pero sobre todo, en los cambios que pueda experimentar cada niño en su vida después del proceso.

Una clase en Bogotá

La reunión es en el último piso de un hotel cercano a Corferias. El British Council y la Fundación Nacional Batuta invitaron a maestros de música de la organización colombiana que llegaron a Bogotá desde distintas partes del país. Entre ese grupo está Cardona. Asistieron también los mejores estudiantes de otros centros musicales. El objetivo es participar en un taller con la metodología World Voice, del British Council.

Hay una maestra londinense que canta una canción de Violeta Parra: “Tengo una petaquita / para ir guardando / las penas y pesares / que estoy pasando. / Pero algún día / pero algún día / abro la petaquita / la hallo vacía”.

Pero además de cantarla, les pide a los niños que, divididos en grupos, la representen sin voz. Hay uno que hace como si estuviera exprimiéndose las lágrimas en una botella de agua. Otro convierte a sus compañeros en “penas o pesares” para guardarlos en un frasco imaginario gigante. Todos representan la sorpresa cuando “algún día” abren la petaquita y la hallan vacía. Cuando cada grupo expone, la maestra Jane, que está trabajando con una traductora simultánea, les pide a los niños que les deseen buena suerte a sus compañeros en escena.

Al final del día, los maestros están satisfechos. “Me gustó mucho que los puso en la posición de público y les pidió que les desearan suerte a los otros" —dice un profesor que dicta clases en los Llanos—. "Es una forma de decirles que esto no es una competencia. En la música no queremos competencia, queremos comunidad”, explica la maestra británica que, además de Inglaterra y Colombia, ya ha ido a Kenia y Senegal con el proyecto World Voice.

Esta iniciativa del British Council busca generar lazos a través de la música. En 17 países capacitan tanto a maestros locales como estudiantes para que descubran el poder transformador del canto y promuevan el papel de la música como un elemento fundamental en la educación de los niños.

Parte del proceso incluye incitarlos a cantar en otros idiomas. Como la canción popular galesa Daw Hyfryd Fis, que la maestra explicó línea a línea con su pronunciación y significado. Mientras, la maestra Patricia Cardona veía sorprendida cómo esta profesora hacía maravillas en unas cuantas horas con un grupo de niños que acababa de conocer. Sin embargo, no se desanima por el poco tiempo que le lleva a Jane entrar en contacto con los niños pues sabe que su grupo es distinto. Un día atrás, Jane les había dicho: “No es lo prioritario buscar un resultado musical excelente o perfecto, es cómo se transforma el ser haciendo. Y cómo nosotros tenemos que estar permanentemente observando a los estudiantes, su comportamiento, sus respuestas. Porque lo importante es la parte social, compartir con el otro, saber escuchar”.

Cardona dice que el grupo con el que está trabajando este año ya empezó a tocar con placas acrílicas, un método que tiene Batuta para generar expectativa en los jóvenes. No se afana, pero espera que pronto pueda prestarles flautas y que hagan música con ellas.

*Editor de revistaarcadia.com

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción por favor ingrese la siguiente información:

No tiene suscripción. ¡Adquierala ya!

Si usted tiene algún inconveniente por favor comuniquese con nosotros en Bogotá al 7421340 o a la línea nacional gratuita 018000-911100 (Lunes a Viernes de 7:00 am a 8:00 pm, Sábados de 09:00 am a 12:00 m).

Su código de suscripción no se encuentra activo para esta publicación