RevistaArcadia.com

Camilo Hoyos: canciones para ir a los Llanos

El escritor, profesor y columnista de Arcadia comparte una lista para conectar dos géneros de la música: el llanero y el flamenco.

2016/07/07

Por Camilo Hoyos

Por algún extraño vaso comunicante que aún no he logrado del todo comprender y desarrollar, siempre he creído- eh estado convencido- de que la música llanera se complementa con la música flamenca; dicho en otras palabras, siempre he imaginado un diálogo entre el Cholo Valderrama y Camarón de la Isla. Si la guitarra flamenca con las palmas imita y reproduce el repicar del caballo, el arpa llanera del joropo con sus capachos imita a su vez el coleo y la faena en el campo. Ya lo dijo el Cholo: el pasaje es para tratar con ganado manso, el joropo para ganado recio y doma de potro).

No soy experto así que no es una playlist exhaustiva: es intuitiva,  juega a acercar dos géneros folclóricos que en la vida que retratan marcan su distancia con el pensamiento civilizador y racional que nos domina a muchos de la ciudad. Según Antonio Mairena, autor del clásico Mundo y formas del cante flamenco (1963), el cante jondo siempre surge de situaciones-límite, cuya proximidad a lo inefable y a lo desgarrador hace que el oficio del cantor sea “semejante a la del místico y la copla comparable, por su oficio, con la alegoría.” El canto llanero, por el otro lado, expresa esa unión con lo natural: el cantor aprende su oficio en el campo, en los cantos que acompañan al ganado y al caballo, el cantor aprende en la lucha contra el silencio de las sabanas llaneras. El canto llanero es la poética de la contemplación. Los cuarenta vaqueros que liderados por el caporal salen cada día de la temporada de faena a eso de las cuatro de la mañana del hato, y regresan casi 10 horas después arreando los algo así como cuatrocientos novillos que deben llevar al corral, tienen una actividad particular: observar el paisaje, comprenderse a través de él. Todo lo humano llanero se define a través de lo que no lo es: del caimán, del morichal, del ganado, del caballo. Ahí, y no creo estar exagerando, reside su poesía. Basta con atender las letras de “Soy el Llano” y “Llanero si soy Llanero” del Cholo, nuestro cantor de la costa del Pauto casanareño.

1. “Soy el Llano”, Cholo Valderrama, Caballo! (2008)

Con este álbum el Cholo obtuvo el Grammy al Mejor Álbum Folclórico. Esta letra es la introducción a la cultura llanera. Nada de libros ni de investigaciones: puro canto.  

Nací hace tiempos cuña’o nací cuando el indio recio 
Se le encaramó a un potranco 
Con la enseñanza de un blanco 
Que era jinete andaluz y con la espada y la cruz 
Recorrió esta tierra brava 
Soltaba cabas altivas 
Regó las lenguas que hablaba e hizo barinas petribas 
Y me formé como el tiempo que tiene invierno y verano 

2. “Romance de la Luna”, Camarón de la Isla, Calle Real (1983)

Una de las más grandes canciones de Camarón. Uno de sus homenajes a Federico García Lorca, al cantar su famoso poema sobre la luna almidonada.

Dentro de la fragua lloran, 
dando gritos, los gitanos. 
El aire la vela, vela. 
el aire la está velando.

3. “Egoísmo”, Julio Miranda, 20 éxitos de Julio Miranda

No puede faltar este best-seller, a mucha honra, de la música llanera venezolana. Gracias a esta canción más de uno nos hemos acercado al arpa. La resignación frente al destino, pero con orgullo llanero.

Si esa es la vida 

la que nos marca el camino 

que nos toca recorrer 

para mal o para bien 

a mí me toco esta ruta 

y que le vamos a hacer 

si hay que perder 

aun no estoy resignado 

déjenme seguir luchando 

que mi deseo es vencer.

4. “Rosas del amor”, Tomatito y Camarón de la Isla, Rosas del amor (1987)

Rosas del amor es el primer disco en solitario de Tomatito. La canción que lleva su nombre es la tercera del álbum, y el homenaje que le hace a Camarón es invitarlo a cantar la única canción cantada del álbum.

5. “Mi Caballo y yo”, Cholo Valderrama, Sencillamente Llano (2013)

Esta canción la he tenido pegada durante más de cuatro días, y tiene su razón de ser: la melancolía del vaquero llanero que habla de su caballo como su compañero ineludible. Da la triste impresión de que se le canta al caballo que acaba de morir.

En la parranda se pone inquieto, relincha con desespero

huele a puertas de su yegua pastando allá en los esteros

y yo bregando en el arpa el verso con los copleros.

Que un gallo dura tres años, y tres gallos dura un perro,

tres perros dura un caballo, según la cuenta que llevo

un hombre recio pa’l Llano dura tres caballos buenos.

6. “Potro de rabia y miel”, Camarón de la Isla, Potro de rabia y Miel

Se trata del último disco que grabó Camarón; Paco de Lucía se encargó de la postproducción mientras Camarón yacía en cama convaleciente. Imaginar al de San Fernando como ese potro de rabia y miel ayuda a imaginar sus últimos años de vida.

Llevo dentro mi sangre 

un potro de rabia y miel, 

se desboca como un loco, 

no puedo hacerme con él. 

Tu querer y mi querer 

es como el agua de un rio 

donde no puedo beber. 

7. “Llanura aquí está tu hijo”, Aries Vigoth, Llanura… aquí está tu hijo! (2004)

El colombiano Aries Vigoth, con el golpe del arpa, le dedica esta canción a la llanura. Joropo para el trabajo.

¡Ay!

Con mi garganta sonora, brava como la candela,

ancha como los caminos de tierras casanareñas,

donde se mira el ganado y también bestias guerreras

y los toros bravos de noche, compadre, pintan en la talanquera;

donde el caballo que brinca se ensilla con gurupera 

y, por muy jodí‘o que sea, en el botalón de apera;

llevo el sabor de mi llano por caminos y praderas

yo soy el que ando de noche toda la llanura entera,

recorro los menitarios en una sola carrera

y despierto a las muchachas con mis coplas sabaneras,

canto más que una guacaba en tiempo de primavera

soy el gavilán primito de tierras casanareñas

y defiendo mi folclor hasta el día en que yo me muera,

mi nombre es Aries Vigoth, palo de buena madera,

donde le raspó el verraco y dejó la peludera. 

8. “Rosa María”, Camarón de la Isla y Paco de Lucía, Rosa María (1975)

Palma, canto y guitarra en cualquier patio flamenco. No todo son gritos.

Tengo celos de las flores, 

del espejo en que te miras, 

del peine con que te peinas, 

y del aire que respiras, 

y del aire que respiras. 

Rosa María, Rosa María, 

si tú me quisieras que feliz sería. 

9. “Como no voy a decirlo”, Luis Silva, Instrumentales (1996)

Entre el arpa y la voz de Luis Silva cualquiera queda prendado del pasaje llanero.

10. “La leyenda del tiempo”, Camarón de la Isla, La leyenda del tiempo (1978

Seguramente uno de los más grandes discos de Camarón, en este la música flamenca da el salto desde sus tradiciones originales hacia el latin jazz y demás influencias. Producido por el chileno Ricardo Pachón, y de nuevo en homenaje a la obra de García Lorca (el título es tomado de Así que pasen cinco años del de Fuente Vaqueros). Con este álbum Camarón saltó las barreras tradicionales y propuso el flamenco al resto del mundo.

El sueño va sobre el tiempo 

Flotando como un velero

Nadie puede abrir semillas 

En el corazón del sueño. 

11. “Predestinación”, Aries Vigoth, El romántico del Llano (2015)

Ahhhhhhhhhhhhhhh..y 
Cuando estoy pensando en tí 

se despide la alegría se aproxima la tristeza, 

penas y melancolías 

el corazón se dilata 

me dice que es culpa mía 

que todo lo que ha pasado 

fue una mala travesía 

que mi barca naufrago en el mar de tus mentiras 

y debo nadar muy fuerte 

si quiero alcanzar la orilla 

12. “Al Padre Santo de Roma”, Camarón de la Isla y Paco de Lucía, Son tus ojos dos estrellas (1971)

El viaje de peregrinaje que implica la salvación del alma pecaminosa. Espíritu flamenco que equipara a Camarón con ese otro que busca la redención como lo es el Tanhaüsser de Wagner, quien viaja hasta donde el Papa para ser perdonado por haber sido amante de Venus. Este cante refleja la tristeza del cante jondo.

Soy cómo el pájaro triste, 

ay que de rama en rama va, 

cantando su sufrimiento, 

cantando su sufrimiento, 

porque no sabe llorar. 

13. “Hoy por fin”, Reynaldo Armas, Me emborraché pa’olvidarla (2012)

El gran maestro y referencia Reynaldo Armas no puede faltar.

Ayer la mire pasar sentí mi cuerpo vibrar 

Ella es como una orquídea de todas la más hermosa 

Más fragante que una rosa es como la resedad 

Nunca pude compre4nder como pudo suceder 

Si mis antorchas que aun mantienen su luz 

Tropiezan como una cruz oculta en la oscuridad

14. “Tus ojillos negros”, Camarón de la Isla y Tomatito, París 1987 (1987)

Uno de los más grandes conciertos de Camarón. La voluntad y fortaleza con la que abre este concierto se extrañará en muchos otros que llegarán después.

…que con la luz del cigarro, yo vi el molino 

se me apago el cigarro, perdí el camino 

perdí el camino mare, perdí el camino 

ay que con la luz del cigarro, yo vi el molino. 

 15. “Salud es lo que yo quiero”, Camarón de la Isla y Tomatito, San Juan Evangelista (1992)

Recomiendo leer esto mientras se escucha este tema. Se trata de la primera canción del último concierto que dio Camarón de la Isla.

16. “Camina Pedro”, Cholo Valderrama y Fonseca, Joropo (2011)

Esta participación de Fonseca con Cholo marca todo lo que el del Pauto quiere para la música llanera: apertura y tradición.

Fuera de programa:

“Llanero sí soy llanero”, Cholo Valderrama:

En el Teatro Colón

Llanero, sí soy llanero primo

Y el que quiera comprobarlo

Que vaya p’al Casanare

Y pregunte en la costa el Pauto

Como aprendí desde niño

A dominar un potranco

A ponerle un rejo a un toro

Coge’un novillo po’el tallo

A patronea’una curiara

En las crecientes de mayo

A conocer el aguaje

Del pesca’o grande en el charco

Y la astucia del caimán

Velando altivo en el paso

Al chigüiro late’perro

Zumbarse al río del barranco

Al grito madrugador

Del caporal en el hato.

Me acuesto al caerse el sol

Y con el sol me levanto

Con trinos de guacharacas

Y quejíos de un araguato

Algarabía de chenchenas

En los rebalses del caño

Y dentro del monte oscuro

El ronquío de un tigre macho.

“Te amo, me gustas y te quiero”, Jorge Guerrero:

Un clásico amoroso de la música llanera. A pesar de que la versión de Jorge Guerrero tiene todo lo que uno quiere, escuché esta versión cantada por el arpista del Cholo Valderrama, Juan Pablo Rodríguez. Él sabe la mejor versión de esta canción.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com