Bebo Valdes murió en Suecia a los 94 años.

Tres canciones para recordar al gran Bebo Valdés

El músico cubano, una de las figuras más prominentes del jazz latino a nivel mundial, murió en Suecia a los 94 años. Breve obituario y tres canciones para recordar su figura.

2013/03/22

Por RevistaArcadia.com

Dionisio Ramón Emilio Valdés Amaro, mejor conocido como Bebo Valdés, -pianista, compositor, arreglista y director de orquesta de música cubana y jazz afrocubano-, murió en Suecia a los 94 años. Valdés nació en Quivacán, Cuba un pequeño pueblo de guajiros en 1918. Su carrera musical inició en La Habana en la década de los cuarenta, cuando hizo parte de varias de las orquestas más populares de su época: entre ellas se destaca la de Julio Cueva, para la que compuso el icónico mambo La rareza del siglo.

Además fue integrante de la Orquesta Tropicana, Ulacia y la García Curbelo. En 1952, por recomendación del productor Norman Granz, impulsor del jazz en Nueva York, Valdés grabó el primer álbum de jazz en Cuba junto al famoso vocalista Beny Moré. En los 50's formó su propia orquesta, “Sabor” e incluso creó un nuevo ritmo, la batanga, con éxitos como Ritmando el cha-cha-cha, con la Oquesta Riverside.

Durante los sesenta en México fue director musical del bolerista chileno Lucho Gatica. Hizo giras con los Havana Cuban Boys por Europa y Estados Unidos. Luego decidió exiliarse voluntariamente en Estocolmo, Suecia, donde formó su familia y dejó la música por casi treinta años.

Valdés volvió a la música en 1994 cuando el saxofonista cubano Paquito D´Rivera lo invitó a grabar un disco en Alemania: Bebo Rides Again, una colección de clásicos cubanos y temas originales de Bebo.

Con este paso Valdés comenzó una nueva etapa en su carrera musical a los setenta y seis años. Su álbum El arte del sabor (banda sonora del documental musical de Fernando Trueba Calle 54) -que grabó junto a Cachao y Patato Valdés-, obtuvo el premio Grammy a Mejor Álbum Tropical Tradicional en 2001. 

Grabó junto al cantaor flamenco Diego el Cigala, el disco Lagrimas negras (2003), por el que también se ganó un Grammy.  Su último disco fue Bebo y Chucho Valdés, juntos para siempre, en el que junto a su hijo Chucho, un también reconocido pianista, hacen un repaso por el repertorio y los ritmos de las música cubana.

Bebo Valdés pasó sus últimos años en Málaga.

 

 

 



 

 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.