RevistaArcadia.com

Una Marilyn virtuosa

Hace parte de una familia con una larga tradición en la música clásica. Sus antepasados acompañaron a Tchaikovski y Rachmaninoff. Después de Yo-Yo Ma, otro gran concierto de música culta en Bogotá.

2010/03/15

Por Andrea Baquero

“Yo toco fuerte, como un hombre, pero me siento como una mujer. Si puedo sentir estas dos cosas es muy bueno para mí”, asegura la pianista rusa Olga Kern cuando la crítica dice que su manera de tocar el piano es masculina. Sin embargo, Kern considera que estas afirmaciones son un complemento para su carrera como pianista.

El crítico norteamericano Richard Scheinin describe a Kern como una mujer con “el look de Marilyn Monroe y la fuerza de una virtuosa del piano”. Más allá de las apariencias, esta artista moscovita, nacida en 1975 en una familia de músicos (hija de pianistas), tiene una larga trayectoria. A los 17 años, con un repertorio que incluía quince conciertos para piano, ganó el primer premio del concurso internacional de piano Rachmaninoff y a lo largo de su carrera ha obtenido premios en once competencias.

Esto hizo que la crítica mundial y el sello disquero Harmonia Mundi pusieran su atención sobre Kern. Y ella respondió con una impecable interpretación en 2001 en la XI Competencia Internacional de Piano Van Cliburn, un concurso que tuvo su primera versión en 1962 y que se lleva a cabo cada cuatro años en Estados Unidos. Esta competencia es una de las más prestigiosas del mundo junto con la competencia internacional Tchaikovski. Hace seis años, Kern recibió la medalla de oro junto con el pianista Stanislav Loudenitch: fue la única vez que el primer puesto se entregó a dos personas, y así Kern se convirtió en la primera mujer en recibir el premio después de treinta y ocho años cuando la brasileña Cristina Ortiz obtuvo la medalla de oro.

La atención mediática que ha recibido Kern después de la competencia ha sido intensa, tanto así que los periódicos locales describían sus conciertos como un fenómeno llamado “Olgamanía” refiriéndose a la pianista como una intérprete que cuenta “con poderes sobrehumanos”.

Después de ganar la competencia y aparecer en el documental The Cliburn: Playing on the edge, Kern dijo: “De repente soy una especie de heroína y hasta siento algunas veces que tengo algo de estrella, pero por dentro soy exactamente la misma que antes de la competencia”.

Kern se había presentado en 1997 a la décima versión del concurso sin haber logrado pasar la primera ronda. En 1998 nació su hijo. “Me di cuenta de que el nacimiento de mi hijo fue el momento más importante de mi vida y su presencia de alguna manera me facilitó entrar en la música y entenderla”, dijo la pianista.

Kern creció en una familia de músicos en la que su tatarabuela era amiga cercana de Pyotr Ilyich Tchaikovski y su bisabuela cantaba para Sergei Rachmaninoff. Su ex esposo es pianista profesional y su hijo de nueve años le sigue los pasos. Además, su hermano Vladimir Kern es director de orquesta, y en 2005 se presentaron en Sur África, interpretando los cuatro conciertos para piano de Rachmaninoff y la rapsodia sobre un tema de Paganini.

“Su Dios musical parecería ser el tardío Vladimir Horowitz: en este punto de su carrera sus interpretaciones son brillantes, transparentes, supremamente agresivas y virtuosas a la manera de Horowitz”, escribió Tim Page para el Washington Post al referirse a Kern, quien actualmente graba exclusivamente para el sello Harmonia Mundi U.S.A, casa con la que lanzó, en septiembre de este año, las variaciones del compositor alemán Johannes Brahms, una producción en la que se puede escuchar su técnica impecable y un virtuosismo que lleva al extremo las dinámicas musicales logrando unos pianissimos intensos, unos ritenutos que le dan fuerza a la expresividad de las variaciones y una articulación perfecta.

El nueve de octubre de 2001 se lanzó al mercado el primer disco que Kern grabó para Harmonia Mundi, producción en la que están incluidas las piezas interpretadas durante la competencia Van Cliburn, teniendo en cuenta que el primer premio incluye un contrato con esta disquera.

Kern tiene un catálogo de seis producciones con este sello en el que se incluyen obras de Rachmaninov, Balakirev, Tchaikovski y Chopin.

Olga Kern se ha presentado en los cinco continentes en los auditorios más reconocidos internacionalmente, incluyendo el Great Hall del conservatorio de Moscú, el Symphony Hall en Osaka, La Scala de Milán, el Châtelet de París y el Carnegie Hall de Nueva York, participando como solista con las Orquestas Filarmónicas de Moscú, China, Belgrado, Torino y Cape Town.

El próximo sábado 27 de octubre, Olga Kern presentará a las ocho de la noche en el Teatro Colón de Bogotá la cuarta sinfonía de Brahms y el segundo concierto para piano y orquesta de Rachmaninoff. Estará acompañada por la Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia bajo la dirección del argentino Luis Gorelik. m

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.