BUSCAR:

Uno de los más reconocidos directores de Israel dirige la Orquesta Sinfónica de Colombia

Yeruham Scharovsky

Entrevista

Yeruham Scharovsky, uno de los más importantes directores de Israel, está en Colombia para dirigir a la Orquesta Sinfónica de Colombia. Arcadia habló con él, antes de su segundo concierto en Bogotá.

Por: RevistaArcadia.com

Publicado el: 2013-02-13

Yeruham Scharovsky es uno de los más reconocidos directores de orquesta de Israel. Ha dirigido más de 50 destacadas orquestas en más de 20 países y fue, durante ocho años Director Artístico y Maestro Principal de la Orquestra Sinfónica Brasileira en Río de Janeiro.

Scharovsky dirigió a la Sinfónica de Colombia el viernes pasado y volverá a hacerlo este viernes (15 de febrero) en una presentación en el auditorio de la Universidad Jorge Tadeo Lozano de Bogotá. Arcadia habló con él días antes de su presentación. 

¿Qué sensación le quedó del público de Bogotá después del concierto del viernes?

-    Me encantó la reacción del público y de la orquesta. Los músicas estaban felices a nivel artístico y profesional por el resultado. Y yo también porque es un círculo que se auto alimenta: cuando la orquesta está contenta, el director está contento, el público está contento. Fue una fiesta musical.

¿Cómo ha sido su relación con la orquesta?

-    Vine por pedido de la orquesta y estamos viviendo un poco una love story. Hay un entendimiento muy bueno a nivel artístico que no se basa en beneficios, se basa en resultados artísticos a partir de trabajo profesional. Yo exijo mucho en los ensayos y a los músicos les gusta porque ven el resultado: ven a donde conduce esa exigencia. Entonces colaboran.

¿Cómo director, que significa que sean los músicos quienes piden volver a trabajar con usted?

-    Lógicamente es mucho más fácil. Vienes con una actitud positiva porque sabes que les gusta lo que haces. Hoy, después de treinta años de carrera, puedo permitirme elegir donde quiero trabajar y acá me siento muy cómodo.

Antes trabajó con la Orquesta sinfónica del Brasil, ¿Encuentra similitudes entre los músicos de Brasil y Colombia?

-    Sí, absolutamente. Son músicos absolutamente pasionales y apasionados. Es un poco diferente de las orquestas que yo conozco en Europa donde son un poco más fríos. Allí he trabajado con orquestas excelentes, de un nivel técnico fantástico. Pero a veces falta esa pasión que tienen los músicos aquí. Y a mi me gusta esa emoción y esa entrega.

Como director, ¿en qué se nota esa energía?

-    En el resultado de la música y en la reacción del público. La gente lo nota y siente la emoción. El viernes una persona vino y me dijo “maestro, estaba en lágrimas todo el concierto de la emoción. Sentía que la orquesta me tocaba las entrañas”. Y ese es el objetivo: causar una vivencia sentimental, no solamente técnica o profesional.

¿La música es la más universal de las artes?

-    Yo solo puedo hablar de la música que es lo que conozco, y puedo decir que sí. Es absolutamente cosmopolita. He dirigido a músicos con los que no comparto ni el idioma, y después de algunas notas ya somos todos ciudadanos de un mismo sitio, del país de los sonidos.

¿Qué se podrá oír el viernes (15 de febrero) en Bogotá?

-    Un programa diferente, con cuatro puntos de vista diferentes de la música francesa: la parte monumental de (Hector) Berlioz, la parte impresionista de (Maurice) Ravel, la parte programática de (Paul) Dukas, El aprendiz del hechicero, y la parte romántica de César Franck. Todas son músicas francesas, pero desde puntos de vista absolutamente distintos.

A juzgar por los ensayos, ¿Qué expectativas tiene?

-    Va a ser un conciertazo. Estoy emocionado desde ya. En César Franck hay momentos que me tengo que contener porque emociona hasta las lágrimas. Los músicos de acá la tocan de una forma muy profunda, muy sentimental. Esa sinfonía la he hecho durante años y ellos la verdad están haciendo una versión muy hermosa.

Ha tenido un buen entendimiento con los músicos de la sinfónica...

-    Mira, creo que esta es la quinta vez que los dirijo y nunca  tuve ningún problema por su nivel. Ni en las cinco veces que he trabajado con ellos aquí, ni en la gira maravillosa que hicimos en 2008 en Israel, cuando hicimos conciertos al aire libre ante 40 mil personas y tuvimos unas críticas excelentes. En Israel la crítica no es fácil porque los parámetros de comparación son muy altos, y la sinfónica Nacional de Colombia tuvo críticas excelentes.

Hace poco nombraron a un Director colombiano, Andrés Orozco,  como director de la Sinfónica de Houston, ¿conoce su trabajo?

-    Sí, lo conozco. En todos los parámetros y en toda medida es un excelente director.