Mora como solista en el Réquiem de Mozart. Cortesía OFB.

“La ópera habla de cosas que todos hemos vivido"

La XIX versión del Festival de ópera al parque se celebrará del 15 al 26 de octubre. Hablamos con la mezzosoprano Ana Mora, que protagonizará la obra inaugural, ‘Sueño de una noche de verano’.

2016/10/13

Por Ana Gutiérrez

Del 15 al 26 de octubre, Bogotá será el escenario de la XIX versión del Festival de ópera al parque. El evento incorpora distintas propuestas en toda la ciudad, muchas en universidades como la Nacional, los Andes, la Central y la Salle, pero también en teatros, parques y corredores culturales de más de ocho localidades, abiertas a todos los ciudadanos.

Cabe destacar el evento inaugural, Sueño de una noche de verano, la primera producción propia de la Orquesta Filarmónica de Bogotá (OFB). La ópera de Benjamin Britten, basada en la obra de William Shakespeare, tendrá dos presentaciones, el 15 y 16 de octubre en el Parque 93, a las 7:00 p.m. La primera viene acompañada del picnic literario de IDARTES, de 4:00 p.m. a 6:30 p.m. Es un espacio de promoción de literatura al aire libre y habrá una lectura de una selección de sonetos y pasajes de obras de Shakespeare como Hamlet, Otelo, El Rey Lear, y Romeo y Julieta, como antesala a la presentación.

Sandra Meluk, directora de la OFB, explica que la obra tiene dos propósitos: hacer un homenaje de los 400 años de la muerte de Shakespeare y mostrar el talento de los ganadores del Concurso Nacional de Canto. La pieza la organizan el andorrano Joan Anton Rechi, quien trabajó en Colombia como director artístico de la ópera Salomé de Richard Strauss en 2015, y el director escénico caleño José Alejandro Roca, quien comentó que “es emocionante por un montón de cosas. Es la primera producción propia de la orquesta, es el estreno nacional de esta ópera y hay una apuesta grande por los cantantes jóvenes colombianos. Además, es una obra que no solo se puede hacer en el parque y al aire libre, sino que va a usarlo como escenografía natural. La orquesta está asumiendo nuevos retos y quiere brindarle a la gente un experiencia completa. El nivel de los cantantes líricos jóvenes colombianos ha subido exponencialmente en los últimos años y también se trata de darles una experiencia completa a ellos también”.

Hablamos con uno de esos cantantes, la mezzosoprano veinteañera Ana Mora, que a pesar de ser venezolana se ha formado en Colombia, donde vive desde 2009, y será Hermia en Sueño de una noche de verano. Estaba vestida como cualquier mujer de su edad, en jeans y una camisa azul, y sonreía con facilidad. Durante nuestra conversación, se nota su amor y entusiasmo por el arte y lo emocionada que está por el evento.

¿Cómo acabó cantando ópera?

En realidad yo empecé a estudiar composición en la Javeriana. Toda la vida estudié música pero cuando me puse a estudiar esa carrera fui dándome cuenta que definitivamente no era lo mío. Fue a través de un coro en el que estaba, su director me dijo que podía funcionar, que mi voz tenía posibilidad. Cuando uno estudia canto lírico hay mucha vertientes por las que uno puede irse pero digamos que las más populares serían o la ópera o el recital.

La fascinación por la ópera yo creo que la tiene todo el mundo porque tiene ese tema de unir todas las disciplinas del arte en una y las oportunidades que hemos tenido en la ciudad siempre se prestan para que uno empiece poco a poco.

Yo llevo cantando cinco años, y en 2014 hice una audición para el Teatro Mayor para cantar un papel muy pequeño en la ópera Rigoletto y fui aceptada y después hice lo mismo en la ópera Salomé, entonces he trabajado mucho con Sandra Meluk, Anton Rechi y José Alejandro Roca. Entonces me llamaron, quería que yo fuese Hermia (se sonrise).

Uno de los problemas que tiene la ópera, que este evento intenta corregir, es que existe la percepción de que es para un grupo limitado de personas. ¿Qué se puede hacer para cambiar esa idea?

Yo creo que lo que se piensa de la ópera no es en vano. Producir opera es muy costoso y se ha vuelto así por temas de la ambición de los artistas, de los directores de escena de los músicos. Por ende es muy costoso asistir a ella y se ha vuelto algo de la élite. En realidad para la ópera, a mi parecer, nunca ha sido ni debe ser ese su fin, porque habla de temas humanos y cosas que todos vivimos. El asunto de ópera al parque es muy importante porque la gente puede ver un mundo que nunca ve: ¿cómo puede una persona pagar 200.000 pesos de boleta ganando un sueldo mínimo? Es imposible. Pero a través de estas produccion, no solo la de la OFB sin los de las universidades, que tienen muy un buen nivel, la gente se va a poder acercar y entender que nunca ha sido planeado para la élite ni para la gente con dinero.

En realidad en el pasado, cuando se empezó a hacer ópera, se producía solo con los elementos que se tenía, lo importante era que el cantante sonara bien y pudiera actuar. Luego empieza a volverse exagerado, en la escenificación y los disfraces, pero creo que ahora debido a esos mismos costos de la producción se está devolviendo a algo más puro, a la razón original por la que se hace. Lo importante en la ópera no es tanto los disfraces y la escenografía, sino la música y la historia.  

Sin embargo, hay pocas óperas en español. ¿Cómo superar la barrera del idioma?

Yo pienso que si se pueden ir superando esas barreras, tenemos subtítulos y entregamos programas muy completos. Igual, yo pienso que es como asistir a un concierto de música clásica: uno necesita educarse antes. No estoy hablando de tener una maestría ni nada, no, es simplemente leer un poco sobre la historia, sobre el momento en que se escribió, que estaba pasando en el mundo de los personajes, en qué obra está basada y eso porque al final del día los compositores quieren comprimir obras de 600 páginas en 3 horas música que al final del día no es tanto. Pero de todos modos yo pienso que la barrera del idioma se puede superar a través de los subtítulos y de artistas formados que sepan expresar lo que está viviendo el personaje.

Por mera curiosidad, ¿cómo se aprende a cantar y a actuar en un idioma que no se habla?

Todos estudiamos dicción para la pronunciación, y de todas maneras nos preparamos mucho. Tenemos muchos tipos de traducciones, unas que desglosan cada palabra y que podría significar o en qué conjugación podrían estar, y otras que cubren el ángulo poético. También buscamos siempre la referencia de la obra de dónde viene, si fue una obra de teatro, un libro o una historia mitológica. Y por supuesto. después de trabajar tanto con el texto. no hablamos el idioma pero terminamos hablando ese idioma. Con el tiempo se vuelve más fácil. Cuando empecé a cantar para mí era como cantar en chino (se ríe), pero con el tiempo uno empieza a ser como esa conexión de las palabras con la música y entonces se vuelve todo más fácil.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción por favor ingrese la siguiente información:

No tiene suscripción. ¡Adquierala ya!

Si usted tiene algún inconveniente por favor comuniquese con nosotros en Bogotá al 7421340 o a la línea nacional gratuita 018000-911100 (Lunes a Viernes de 7:00 am a 8:00 pm, Sábados de 09:00 am a 12:00 m).

Su código de suscripción no se encuentra activo para esta publicación