RevistaArcadia.com

Películas de horror - Muerte en Pereira

Andrés Gualdrón invita a sus lectores, de una manera muy particular, al lanzamiento del disco de la agrupación Muerte en Pereira que se hará el próximo viernes 17 de septiembre en Matik-Matik.

2010/09/15

Por Andrés Gualdrón




(Melodías de saxofón angulares, como hablando en un idioma foráneo. Un mismo loop interminable de batería que es como la columna vertebral de los sonidos estáticos que lo rodean. Capas y capas de guitarras en delay y notas lejanas, reverberadas).


Spirit Rise. Robots. Vasos de Martini y Aceitunas. Luces de neón dañadas, titilando. El sonido éstereo que te envuelve, la instalación llena de espejos en la que no sabías si seguir atrás o hacia adelante, en la que tu propia imagen llega a diluirse. Un carro va levantando polvo por la carretera y resuenan los cristales que van colgados del retrovisor. Recuerdas la cortinilla de un viejo programa de los 80, recuerdas las armas negras brillantes, los muslos de la protagonista y los zapatos blancos del detective. Te das cuenta que la escena de la vieja banda de jazz en el escenario se ha renovado. Ahora el ruido y la estridencia se apoderan del espacio y sientes como choques eléctricos conmocionan tu carne. Una barrera de guitarras distorsionadas te saca de ti mismo. Te hace cerrar los ojos y escuchar con toda la atención, sumido en un letargo indescriptible.

Un grupo de niños deambula por un edificio abandonado. Recuerdas Tokio, el bar donde tocaba aquella antigua banda de No Wave llamada Friction que sonaba tan duro como el motor de un avión. Recuerdas la letra de aquella extraña canción de Los Speakers: “el sol se oscureció, mi mente toda se rompió. Estoy dentro de un sueño, en un lugar sin nombre”.

(La música se hizo tan estridente que por momentos tuviste que taparte los oídos. A veces respiras y te das cuenta que llevas muchísimos minutos escuchando algo que no ha variado fundamentalmente, o que ha variado casi sin que te des cuenta. El entorno empieza a llenarse de notas disonantes, la tensión crece como la presión del vapor en un recipiente cerrado... tu garganta se anuda, te sientes observando algo nuevo. Algo deforme y maravilloso).

Nunca estuviste en Nueva York y la canción para ti no tiene nada que ver con ese lugar. De hecho, la sensación que te produce es totalmente distinta porque en tu mente se trata de un nuevo territorio, un pueblo que aún no tiene nombre. Un lugar subterráneo, un complejo de cavernas, un set en blanco y negro de una película de zombies serie B. O quizás un desierto, un lugar árido, imposible de llenar de surcos, donde las plantas no crecerían nunca y donde la composición química de la tierra es imposible de determinar. Un espacio incómodo, lleno de vientos radioactivos, como las ruinas que quedan tras una catástrofe nuclear. Un lugar que te resulta seductor puesto que nunca te va a hacer sentir en casa.

Al final, cuando estalla lo único parecido a un riff, la sensación de aceleración y desenfreno se apodera de ti. No encuentras escenas reconocibles para asociar a esta música y eso te gusta. Es tan abstracta que no serviría para musicalizar ninguna escena en la película de tu vida (O sí, quizás la de un viaje de huida, a toda velocidad).

Muerte en Pereira – Nuevo álbum – Estreno este 17 de Noviembre en Matik-Matik -Cra. 11 # 67-20, Bogotá, Colombia.

Support your local Underground!


Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com