RevistaArcadia.com

Reynols: El Avant Garde del Avant Garde o de por qué después de México solo hay mar.

Andrés Gualdrón examina la obra del grupo argentino Reynols, música de vanguardia creada a partir de la concepción de un hombre con Síndrome de Down. ¿Genialidad o marketing?

2010/07/08

Por Andrés Gualdrón

Sigo en Twitter a Ubu.com, uno de los portales sobre música y arte experimental más completos e interesantes que hay en Internet. Todos los días mandan a sus followers links con distintos trabajos de arte y música Avant-Garde. Hace poco pusieron uno llamado “Reynols, Blank Tapes”. Abrí el enlace y encontré, como el nombre lo indica, un experimento bastante interesante alrededor del sonido de una cinta de cassette vacía:

http://ubu.artmob.ca/sound/reynols/Reynols_Blanktapes.mp3


El trabajo me pareció enigmático y me llamó la atención. Quise averiguar quién era “Reynols” y en qué contexto había aparecido esta obra, pero lo que encontré debajo de la piedra que levanté excedió todas mis expectativas.

La historia de la Reynols es unas de las más bizarras que he escuchado sobre un músico o banda en toda mi vida. Para empezar, Reynols no es el apellido de un músico, es un grupo, e inicialmente se llamo el Burt Reynolds Ensemble porque decidieron titular la banda al azar: pusieron a un perro a pisar un control remoto frente a un televisor y curiosamente la pantalla mostró al actor de los 70 en algún programa cualquiera. El asunto es que, contrario a la primera impresión que me generó la obra que escuché, no se trata de artistas sonoros franceses o alemanes, son una banda de rock argentina que ha sido calificada por la crítica internacional como el Avant Garde del Avant Garde: Desde Thurston Moore, guitarrista de Sonic Youth y gurú del rock experimental en el mundo hasta Pauline Oliveros, una de las compositoras vivas más importantes y pionera de la música electrónica, se han maravillado frente a la obra de la banda (el primero, Moore, fue encontrado merodeando por Buenos Aires en busca de algún disco del grupo - que al parecer jamás pudo encontrar – y la segunda los invitó a una gira por Estados Unidos e incluso tocó con ellos-). El interés se debe, entre otras muchas razones, a asuntos como el siguiente: su primer álbum, Gordura Vegetal Hidrogenada, siguiendo la idea de que los formatos de sonido son cada vez más pequeños (del L.P al Cd, del Cd al MiniDisc, etc) presentó, pues, el más leve de todos: la nada. El álbum consistió de una caja, un diseño de arte y ningún disco en su interior. El gesto fue descrito por algunos como una obra maestra cercana a la paradoja zen y el dadaísmo y otros como una simple broma de mal gusto; la caja se convirtió en un objeto de coleccionistas reverenciado por artistas como Gustavo Cerati o Luis Alberto Spinetta, entre otros miles (sobre el alcance del culto a la banda basta decir que no es solo entre el medio experimental: fueron teloneros de Pearl Jam e Illya Kuriaki and the Valderramas, por ejemplo).

Reynols lanzó más de 38 trabajos en Europa y Asia entre 1993 y 2002, y giró por varios continentes sin repetir jamás una nota: todo se hacía una vez y nunca más, constituyendo su creación musical como un eterno presente. De estos trabajos sobresalieron dos: Sinfonía para 1000 pollitos, en el que hicieron una grabación de campo en una granja llena de pollos y otra del sonido de las piedras y los diferentes objetos que se encuentran en las tumbas de grandes artistas, entre ellos Jorge Luis Borges.

Entiendo que los lectores más entendidos pueden estar levantando la ceja: Nada de esto, ni desde lo sonoro ni desde lo performático, suena como algo que no hayan hecho los compositores experimentales de los años 60. Pero aquello que sí es diferente, por razones que caminan una delgada e incómoda linea entre lo artístico y lo no artístico es que Miguel Tomasín, el baterista, cantante y, según ellos, lider de Reynols, tiene el popular trastorno genético conocido como Síndrome de Down. Y es él, de acuerdo a los demás integrantes de la banda, quien toma en general las decisiones artisticas y musicales del grupo, a partir de como ellos interpretan sus intuiciones, sus frases, su batería y su voz.

Y digo una delgada linea, porque inmediatamente se levanta la sospecha de que el rol de Tomasín en la banda no es el de un líder artístico sino el de una persona manipulada para generar Marketing. Porque puede ser perfectamente tanto lo que sus amantes como sus detractores piensan: Que o bien es un ejemplo hermoso de integración (posición que les abrió las puertas a los medios a través de varios programas y talkshows argentinos) o bien es una enorme y cruel burla. Porque de tratarse de un grupo que busca la integración y la solidaridad entre personas con y sin discapacidades, no habrían buscado una estética tan extrema para expresarse, sino una más políticamente correcta. Porque este hecho, finalmente, hace plausible la versión del grupo y sus seguidores: que es Miguel Tomasín, ayudado por las personas que lo acompañan, quien aporta gracias a su condición el viraje de pensamiento y musicalidad que hace de la banda lo que es. No son pocos ni precisamente unos ineptos quienes juzgan el trabajo de la banda como algo en verdad interesante, donde las texturas musicales son sugestivas y complejas, donde las ideas abordadas sí generan un razonamiento poético al rededor de lo sonoro y permiten una reflexión global de la obra de arte mismo. Porque el proyecto deja una huella tan profunda de intranquilidad que pone a todos aquellos que lo conocen a pensar y hablar. Porque resulta confrontacional, salido de contexto y enigmático a demasiados niveles.

Recién empiezo a conocer a Reynols y no podría decir de qué lado de la balanza en cuanto al juicio que se hace sobre el grupo estoy. Solo puedo decir que me encantó una anécdota del grupo, según la cual Miguel Tomasín no quiso irse de gira a Norteamerica puesto que niega la existencia de Estados Unidos. Según él, después de México solo hay mar.

Link a la carta de despedida de Reynols: http://www.leedor.com/notas/ver_nota.php?Idnota=6

Primera parte del documental sobre Reynols. Las cuatro entregas están en Youtube.







¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.