| 2017/09/22

"La voz no solo sirve para hacer la melodía": Las Áñez

por Laura Isabel Rivera

2017/09/22

Por Laura Isabel Rivera

Juanita Áñez y Valentina Áñez, además de ser gemelas, comparten un gusto por la música y en especial el canto. En 2013 formaron un dúo que lleva por nombre su apellido: Las Áñez. Se caracterizan por no necesitar de instrumentos convencionales. De hecho, priorizan los sonidos de semillas o incluso aquellos que provienen de sus bocas.

Han producido dos álbumes Silbidos Al Aire, el cual lanzarán el viernes 22 de septiembre en la Universidad Javeriana, a las 7:30 de la noche.

Este nuevo trabajo cuenta con la participación de Andrea Echeverri, Edson Velandia y Marta Gómez. Además, algunos de los videos de las canciones estarán a cargo de Rubén Mendoza, el director del premiado documental Señorita María

Hablamos con ellas antes del estreno del trabajo. 

¿Cuál fue el proceso de conformar Las Áñez?

Desde chiquitas cantamos juntas, siempre fue muy natural para nosotras. En la universidad compusimos una primera canción con un pedal de loop y decidimos seguir así. Lo más lindo de nuestra música es que proviene de muchas influencias. A nosotras nos gusta la música clásica, el jazz, la música popular, el rock latinoamericano y el pop en inglés y eso se ve en nuestros proyectos.

En el álbum tienen muchas colaboraciones. ¿Cómo fue ese proceso?

Nosotras hacemos toda la música en escena y así mismo está grabado el disco. Como las dos somos cantantes, más no instrumentistas, tenemos una manera muy particular de hacer canciones. El timbre de voz de ambas es muy parecido. Al invitar a otros artistas, que también son cantautores, a participar en el disco, tiene un color diferente el sonido de la producción.

Tuvimos la fortuna de contar con Andrea Echeverri, con quien ya habíamos trabajado cuando hicimos los coros de un DVD de Aterciopelados. La canción Dados al aire, en la que ella canta con nosotras, es muy interesante porque vocalmente hacemos sonidos muy diferentes pero tenemos una manera similar de apreciar la música.

Por otro lado, también contamos con Edson Velandia. Quisimos invitarlo porque admiramos su trabajo. Pensar y pensar es una canción en la que nosotras cantamos y él habla. Los comentarios que él incluyó en la canción le dieron un toque muy especial.

¿Por qué utilizar el recurso de las voces encima de la música?

Pensar y pensar es una canción sobre el desamor, es la única con ese tema en el disco. Es una canción sofisticada, muy vocal. Le queríamos dar un toque más callejero, más sucio, más crudo. Por eso invitamos a Edson, tiene un estilo muy particular al momento de poner comentarios, tiene una gran habilidad de dramatización y actuación.

Nosotras solo le enviamos la canción y le dijimos que hiciera lo que quisiera. Él construyó la historia de la llamada encima de la canción y en últimas terminó siendo una burla a ese desamor. Es una mujer quejándose porque pensó y pensó y nunca le pararon bolas y él sería el hombre que estaría diciendo "ay pero qué cansona". Se volvió, entonces, una canción muy elegante, pero con algo de humor detrás.

¿Qué más temáticas abordan en el disco?

Cada canción es un universo diferente. Por ejemplo, hay una que se llama Don Tomate y es sobre esta fruta. No es chistosa, es como un poema de lo bonito que es un tomate. Hay, también, una canción sobre una muñeca. Otra que no tiene ningún tema sino que está hilando palabras que sonoramente se conectan, pero que no tienen ningún sentido específico.

Algo interesante de su propuesta es que ustedes utilizan instrumentos muy poco convencionales.

Nosotras venimos explorando las posibilidades de la voz desde hace varios años. En ese proceso, nos dimos cuenta de que la voz no solo sirve para hacer la melodía, sino que también puede emitir otros sonidos. Es perfecta para los acompañamientos. Y, con el pedal de loop, entendimos que la canción podía sonar igual de llena a un coro o a una banda completa. Es así que hacemos canciones completas y complejas. Ha sido bonito porque a veces ni siquiera tiene que sonar tan lleno sino que esa construcción de elementos muy específicos e indispensables es lo que ha hecho que generemos un sonido como grupo.

Tengo entendido que Rubén Mendoza dirigirá varios videos de Al Aire, ¿cómo lograron eso?

Mínimo tres canciones del disco van a tener un vídeo dirigido por él. El primero, Don Tomate, ya lo grabamos. Fue en Providencia pero no será el típico video de la playa. Será un juego experimental que destacará el hecho de ser gemelas. Lo conocimos cuando cantamos para su documental El valle sin sombras y quedamos con una admiración mutua por el trabajo del otro.