| 2016/05/10

Oficios de la memoria: el luthier de los sintetizadores

por Laura Martínez y Jose Malagón

2016/05/10

Por Laura Martínez y Jose Malagón

Un sintetizador de sonidos es un instrumento musical electrónico que genera señales eléctricas convertidas a sonidos a través de bocinas o auriculares. Los sintetizadores pueden imitar otros instrumentos o generar nuevos timbres. Su particular sonoridad revolucionó todos los géneros musicales y del cine. Acá una selección caprichosa: 

1920 - Theremin

El instrumento que inventó el ingeniero ruso Leo Theremin se ejecuta moviendo las manos a través de dos antenas. Su sonido es sinónimo de suspenso, sci-fi y aliens. Aparece en películas como for The Day The Earth Stood Still, The Bride of Frankenstein, Forbidden Planet, Ed Wood Mars Attacks!.

1965 - Piano Rhodes o Fender Rhodes

En los pianos acústicos convencionales el sonido se genera con el golpe de macillos de fieltro (uno por tecla) que a su vez golpean grupos de tres cuerdas de alambre de acero. En el piano Rhodes, cada macillo golpea sobre una varita de metal rígido haciéndola vibrar. Ambos elementos forman una especie de diapasón asimétrico. Las vibraciones de la varita y la resonancia de la barra son recogidas por un micrófono magnético parecido a las pastillas de una guitarra eléctrica (hay uno por cada varita) y amplificadas.

1969 - Minimoog

El diseñador del Minimoog, así como del Moog modular, fue Bob Moog, a quien se debe el nombre. Como todos los sintetizadores de su era, los Minimoog eran monofónicos (sólo sonaba una nota a la vez) y no disponían de memoria para guardar sonidos o patches, debiendo ser creados o recreados en el momento. Con el paso de los años, el sonido del Minimoog se ha convertido en un clásico comparable al órgano Hammond, al Mellotron o a guitarras míticas como la Fender Stratocaster y Gibson "Les Paul". Wendy Carlos es sin duda su mayor exponente.