Ley antipiratería.

Colombia: una ley antipiratería para estar en sintonía con EE.UU.

Un proyecto de ley que busca combatir la piratería digital pasará esta tarde por el Congreso de Colombia y muchos creen que tiene asegurada su aprobación a pesar de la fuerte oposición y al debate que ha generado.

2012/04/10

Por BBC Mundo.

;
BBC

Se trata del segundo intento del gobierno de Juan Manuel Santos para atacar este delito, después de que el año pasado el ministro del Interior, Germán Vargas Lleras, archivó una iniciativa de ley similar –aunque no idéntica– que fue rechazada por varios analistas e inspiró ataques cibernéticos a páginas del Estado por parte de Anonymous, un grupo rebelde de hackers.

La nueva ley fue denominada Ley TLC, puesto que es uno de los requisitos que exige el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos que el gobierno colombiano está en vísperas de firmar.

El próximo fin de semana Colombia será la sede de la Cumbre de las Américas, un evento que reúne jefes de Estados del continente y en el que el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, se reunirá con su homólogo estadounidense, Barack Obama. Y, aunque probablemente la ley no será discutida por los mandatarios, se cree que una ágil aprobación de la ley en el Congreso mostrará que para el gobierno de Santos –que tiene mayoría parlamentaria– es una prioridad tener una buena relación con Washington.

¿Qué explica esta exigencia de EE.UU.? ¿Cuáles son los detalles de la ley?

El contexto en Estados Unidos y América Latina

Varios analistas dicen que la ley chilena, donde se firmó un TLC con EE.UU., puede ser el ejemplo a seguir.

Según un artículo del Centro Internacional para el Comercio y el Desarrollo Sostenible, en 2010 se aumentaron las sanciones civiles y penales en casos de infracción, se mejoraron los procedimientos judiciales y se estableció un régimen simplificado de indemnizaciones económicas.

Después de la ley hay casos en los que no se requiere autorización ni pago al titular de los derechos para utilizar legalmente una obra, entre los cuales está citar fragmentos cortos, reproducir obras en beneficio de discapacitados, compartir con fines educacionales y se protege la sátira y la parodia de contenidos encontrados en otros medios.

El debate sobre la piratería y los derechos de autor llegó a los congresos del mundo el año pasado y cuando pasó por Estados Unidos tuvo su punto más álgido, entre otras porque la enciclopedia electrónica Wikipedia realizó un apagón en forma de protesta.

Las diferentes leyes que por ahora parecen estar congeladas en el Congreso de EE.UU. generaron una discusión entre quienes creen que el contenido en internet debe ser regulado y los partidarios del acceso libre en la red. Los primeros defienden los derechos de los productores, quienes buscan lucrarse con sus obras. Por otro lado, hay quienes defienden que la propiedad intelectual no está por encima de la libertad de expresión.

Cuando se dio el debate en Estados Unidos por las leyes SOPA y PIPA, muchos analistas sugirieron que las presiones de los propietarios del contenido en el Capitolio tenían la ley a punto de aprobarse, sobre todo después de una investigación de MapLight, una organización enfocada en el flujo de dineros en el Congreso estadounidense, que comprobó contribuciones de Hollywood a senadores.

Ahora, la Casa Blanca planteó un nuevo proyecto de ley, CISPA, y el FIB e Interpol están realizando una investigación internacional que, entre otras, dio con el arresto del creador de sitio para compartir archivos Megaupload. En Estados Unidos, pues, la defensa de los derechos de autor se ha vuelto una prioridad.

Los Tratados de Libre Comercio establecen una serie de principios básicos sobre la propiedad intelectual que buscan concertar los sistemas entre los países firmantes: se llaman Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio (ADPIC o, en inglés, TRIPS).

En el 2010, el gobierno de Michelle Bachelet logró aprobar una ley de derechos de autor que según analistas consultados por BBC Mundo logró un balance entre los argumentos enfrentados en este debate.

Esta es una discusión conocida en América Latina, sobre todo porque Cuevana y Taringa –páginas de intercambio de archivos que se han visto afectadas por leyes de derechos de autor– son de amplio reconocimiento en el continente.

La ley TLC en Colombia

Después de cinco años de negociaciones, Colombia y EE.UU. firmaron un TLC en octubre pasado. El problema de violencia sindical y la injusta competitividad entre países desiguales económicamente generaron críticas, pero también hubo quienes resaltaron la generación de empleo y los beneficios para el consumidor. La firma del tratado exigió una ley como la que pasará este martes por el Congreso.

El medio digital colombiano La silla vacía hizo un análisis según el cual la ley será aprobada rápidamente, porque el gobierno presentó el proyecto con mensaje de urgencia. El portal, especializado en política, dice: "mientras que la 'Ley Lleras' le entregaba a los proveedores de internet la responsabilidad de actuar en caso de una infracción al derecho de autor, o la propiedad intelectual en internet, este nuevo proyecto se ocupa, en cambio, de comenzar a delimitar un marco legal sobre cómo se manejarán estos aspectos jurídicos en línea. Y, aunque es verdad que el proyecto no tiene el mismo alcance que planteaba la 'Ley Lleras', sí intenta regular algunos aspectos de los contenidos de internet".

Entre otras cosas, la ley prohíbe la retransmisión a través de internet de señales de televisión sin la autorización del titular y establece la posibilidad de multas para infractores en internet al derecho de autor.

Tanto el periodista de La silla vacía, Pablo Medina, como el consultor de comunicaciones y exdirector ejecutivo en la Comisión de Regulación de Comunicaciones colombiana, Lorenzo Villegas, manifiestan preocupación porque el proyecto no ha sido discutido abiertamente: "El trámite de urgencia implica que no haya discusión en el congreso", dijo Villegas.

EE.UU., invitado a la Cumbre de la Américas en Cartagena este sábado, exigió esta ley como condición para firmar el TLC con Colombia.

Villegas también señaló: "El marco de derechos de autor del TLC es más amplio y deja abierto a la legislación nacional varios temas que deberían tratarse y discutirse. Sin embargo, en un afán poco justificable y poco entendible quieren que se apruebe de manera expedita”.

Según Villegas, esta norma es más exigente que la misma normatividad estadounidense en la materia. "Habría sido interesante hacer un análisis de cómo otros países que tienen TLC con EE.UU. han implementado esta normatividad con el fin de garantizar un sistema más equilibrado de derechos de autor en Colombia.

"Creo que es necesario proteger los derechos de autor pero considero sumamente negativo que no se haga discusión, que las universidades no participen y que no se estudien abiertamente los temas que, como demostró la Ley lleras, son de interés nacional", concluyó Villegas.

Por su parte, un profesor de derechos de autor de la Universidad de los Andes que prefirió omitir su nombre, dijo: "Esta ley en particular no tiene un efecto general sobre la protección que ya existe desde hace varios años al derecho de autor, aunque hace varias aclaraciones y extiende algunos plazos de protección según lo exige el gobierno de Estados Unidos".

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.