Las fotos de tres niños que murieron en un ataque de misil. Las rodean fragmentos del mismo. Foto Anne Paq / Obliterated Families

Gaza, entre la vida y la muerte

Una reconocida y premiada periodista francesa y un grupo de reporteros palestinos decidieron retratar la cruda realidad de esa región de manera creativa: con un documental multimedia que permite al público interactuar con las víctimas y su diario vivir.

2016/08/02

Por David González

El documental empieza con Asharaf, un joven palestino, caminando sobre los escombros de un territorio bombardeado en Gaza.  La cámara lo mira desde arriba, el hombre salta sobre un sillón roto y luego se detiene en la mitad del encuadre. La imagen se detiene: Obliterated Families.

El documental interactivo de un colectivo de periodistas palestinos y de la premiada fotorreportera francesa Anne Paq es el resultado de más de tres años de trabajo en la región. Expone con textos, fotos y vídeos la tragedia de algunas de las 142 familias que perdieron más de tres miembros en la ofensiva israelí sobre el territorio palestino en el verano de 2014.

“¿Neutral? Desde luego que no. Nadie puede ser neutral ante semejante realidad. Hice mis fotos para intentar efectuar un cambio”, repite Anne desde su oficina en Paris.  Ella quedó atada de la lucha palestina en 2003, cuando hizo su primer viaje a Israel.  Lo primero que le sorprendió fue la capacidad de resistencia de la mayoría de palestinos: “No quiero generalizar, pero es un pueblo fuerte. Supe que debía usar mis habilidades para hablar desde su lado.”

Ahí empezó la idea de documentar el día a día de un pueblo que corre el riesgo de ser borrado del mapa. Las historias en Obliterated Families no siguen un orden lineal.  En un fragmento del documental Ashraf se reúne con sus amigos y “sueñan una vida normal”.  En otro punto, Nahim cuenta que perdió cuatro hijos, a su esposa y a 8 miembros de la familia en ese verano que dejó 2.200 civiles muertos en una ofensiva de 51 días.  

Los sobrevivientes recuerdan la hora exacta en que explotó la bomba que mató a su familia. También las fechas, el tiempo que tardó en llegar la ambulancia, el número de misiles que retumbaron en el cielo. Durante ese verano, Israel disparó 35.000 cohetes de artillería pesada sobre la franja de Gaza. La historia se repite cada dos o tres años, con resultados parecidos.

“Este trabajo intenta olvidar ese periodismo de datos y números. Pensamos en construir retratos íntimos de estas familias porque así el espectador sentirá empatía por lo que pasa en Gaza -insiste Anne, y recuerda que el mundo se ha olvidado de Palestina-: En todos estos años, ya no puedo decir cuántos cuerpos muertos he fotografiado”.

Una mujer sostiene la foto de la familia de su hermano, todos los cuales murieron en un ataque. Foto Anne Paq / Obliterated Families

En una de las historias, Naim, el sobreviviente de una familia, habla desde los muros todavía quemados de su casa. Todavía permanece intacto lo que queda de los cuartos de sus hijos muertos esa noche. “Unos días antes avisaron que debíamos evacuar el barrio, pero a dónde íbamos a ir. No tenemos nada”, dice.

En Gaza la gente vive sin futuro. La mayor parte del día no tienen electricidad, pocas veces hay agua potable, sufren detenciones ilegales, bombardeos y disparos de francotiradores del ejército israelí cuando los pescadores se aventuran demasiado lejos en el mar.  Nakba es una palabra árabe que sirve tanto para significar catástrofe como para referirse al éxodo palestino que empezó hace más de 60 años y hoy deja miles de desplazados. “Retratar está realidad fue difícil-, dice Anne, antes de agregar que los periodistas del proyecto fueron víctimas de presiones-: Muchas veces les avisaron de falsos bombardeos en sus casas y debieron huir en medio de la noche”.

El equipo de trabajo logró tal cantidad de testimonios y de archivos visuales que un documental web fue el formato más innovador para exhibir todo lo investigado. Las historias de las diez familias escogidas se entrelazan interactivamente y se aúnan con recursos del reportaje a profundidad para contextualizar el conflicto en Gaza. “Era muy importante que contáramos estas historias más allá del momento del ataque, el esfuerzo fue reconstruir sus viajes, sus sueños”, dice Anne.

Para Anne, con el paso de los años la situación ha venido empeorando: “El nivel de odio es cada día mayor en Israel. Gaza se ha vuelto el campo de pruebas de nuevas armas del ejército israelí como se denuncia en el documental The Lab”.

La traducción más sencilla de Obliterated families es ‘familias destruidas’. Pero una traducción más literal sería familias arrasadas, borradas sin dejar rastro. En una parte del trabajo, en el vídeo corto Gaza, una herida abierta, un niño de unos 11 años afirma que no puede dormir. El recuerdo de sus hermanos muertos en los bombardeos permanece demasiado vivido.

“Quien ve el documental, debe ponerse en el lugar del otro e imaginar, ¿cómo actuaría si perdiera a toda su familia?”, concluye Anne. Para ella, el mundo debe sacudirse de la complicidad silenciosa con lo que pasa a diario en Gaza, pero a la vez afirma que “donde quiera que haya opresión, habrá resistencia. Este documental es una prueba de eso”.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción por favor ingrese la siguiente información:

No tiene suscripción. ¡Adquierala ya!

Si usted tiene algún inconveniente por favor comuniquese con nosotros en Bogotá al 7421340 o a la línea nacional gratuita 018000-911100 (Lunes a Viernes de 7:00 am a 8:00 pm, Sábados de 09:00 am a 12:00 m).

Su código de suscripción no se encuentra activo para esta publicación