Alberto Aguirre (foto: Gabriel Velez, revista SoHo).

Falleció Alberto Aguirre

El gran abogado, periodista, crítico y librero murió a los 85 años en el Hospital Pablo Tobón Uribe de Medellín. El mundo intelectual está de luto.

2012/09/03

Por Revistaarcadia.com.

Alberto Aguirre nació en Girardota el 19 de diciembre de 1926. Apasionado y vivaz, a los 20 años se graduó como abogado de la Universidad de Antioquia y rápidamente llegó a ser Juez del Trabajo, Magistrado del Tribunal Superior de Medellín y profesor de Derecho. Luego empezó a trabajar como periodista y denunció sin mesura al Estado, sus instituciones y a la clase dirigente.

Al incursionar en el periodismo no solo se involucró como analista político, también fue crítico de cine y comentarista deportivo, e hizo parte del Consejo Editorial de la revista Arcadia. Su trabajo siempre se caracterizó por su tono crítico e irónico, lo cual hizo que su columna “Cuadro” fuera, durante cuarenta años, una de las más leídas de Cromos, El Colombiano y El Mundo. Por su talento y perspicacia llegó a dirigir la Agence France-Presse en Medellín.

Después de pasar por el periodismo, Aguirre decidió abandonar las salas de redacción –aunque nunca se distanció del todo– para fundar la Librería Aguirre, un espacio que se convirtió en un lugar de encuentro propicio para el debate entre intelectuales.

En la edición 79 de la revista Soho, Aguirre escribió su propio obituario y, refiriéndose a sí mismo en tercera persona, comentó: “De haber seguido en el Derecho habría sido un sabio. Pero se puso a hacer libros. Era como si lo cansaran las glorias: una vez conquistado un laurel, lo hacía a un lado para que se secara. Rechazó siempre los homenajes. Decía que el homenaje es un pedestal que prefigura el rígor mortis”.  

También aseguró que no le temía a la muerte y que próximo a sucumbir repetiría el verso de Teresa de Jesús:

Ven muerte, tan escondida,
que no te sienta venir,
porque el placer de morir
no me vuelva a dar la vida.

Según su propio obituario, y como si lo anterior fuera poco, asistió al Mundial del 70 y escribió varias crónicas sobre el tema. También fue el primer editor de García Márquez (El coronel no tiene quien le escriba) y editó el que para él es uno de los libros más bellos, tipográficamente, que se han hecho en el país: las Obras Completas de León de Greiff. Además publicó “el libro más hondo de Fernando González: El libro de los viajes o de las presencias”, fundó la Federación Colombiana de Tenis de Mesa, y fue director técnico del equipo colombiano que asistió al campeonato suramericano de Lima, en 1964.

Fundó el Cine Club de Medellín y les enseñó a ver cine a los antioqueños, era un aficionado a la fotografía, adoraba la poesía, y decía que escribía para defender a los menesterosos y a los débiles de corazón.                                                              

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.