Bernardo Hoyos.

Falleció Bernardo Hoyos

Uno de los grandes maestros del periodismo cultural en Colombia murió a los 78 años por complicaciones pulmonares.

2012/10/12

Por Revistaarcadia.com.

Desde niño amó la radio. Vivía en Santa Rosa de Osos, Antioquia, y su padre lo regañaba porque se quedaba hasta muy tarde oyendo música, noticias y programas de historia en diferentes emisoras. En ese entonces ya se anunciaba el futuro de Bernardo Hoyos (1934), quien se convertiría en uno de los grandes maestros de la radio cultural en Colombia.

Antes de llegar al periodismo, Hoyos estudió Derecho en la Universidad Pontificia Bolivariana de Medellín y alcanzó a ejercer su carrera como juez municipal. Aunque en ese entonces las leyes se llevaban gran parte de su atención, durante sus días de estudiante tuvo acceso a la emisora de la universidad, donde trabajó primero como locutor y luego como director. Esa experiencia marcaría el comienzo de una vida de entrega a la cultura y a la radio.

Trabajó en la BBC de Londres –ciudad donde conoció a su esposa Constanza–, fue editor de la revista International Managment, fundó la HJCK junto a Álvaro Castaño, fue director cultural de RTI Televisión, asesor cultural de Caracol Radio y periodista cultural de 6 a.m. a 9 a.m. al lado de Darío Arizmendi. En la actualidad dirigía la emisora de la Universidad Jorge Tadeo Lozano. También trabajó en El Tiempo, en las revistas Diners y Credencial, y en el Canal Caracol, presentando el programa Cine Arte. Ganó cinco premios Simón Bolívar: tres por su activismo en la radio cultural, uno por televisión cultural y uno por Vida y Obra.

Todos sus conocidos consideraban que era un caballero y un maravilloso conversador. Tenía una memoria asombrosa, que le permitía hablar de cualquier tema cultural con profundidad. Adoraba la música, en especial el jazz y los clásicos, como Bach, Mozart o Beethoven. También era un gran lector, que citaba a Proust y a James Joyce y que se las arregló para seguir leyendo cuando perdió el 80% de su visión. “Lo importante consiste en que puedo leer usando una lupa, y resulta una maravilla”, decía.

En su camino profesional también se desempeñó como relacionista público. Trabajó en Atlas Publicidad, McCann Erickson y en Bavaria, donde entendió que las relaciones públicas no eran frívolas, como se suele pensar, sino necesarias para mejorar las interacciones con la comunidad, los gobiernos, los clientes y la naturaleza.

Fue un hombre apasionado que muchos consideraban una enciclopedia viviente y que deja un vacío inmenso en la radio y en la cultura del país.


                                                               

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.