RevistaArcadia.com

Habladurías

Notas de la Feria del Libro de Bogotá, Botero es premiado en el Congreso, tres películas colombianas van a Cannes, se celebra el Día Internacional del Jazz y llega Chaplin a Puerto Colombia...

2012/05/29

NOTAS DE LA FERIA

Hay que felicitar a la Feria del Libro de Bogotá que acaba de terminar su versión número veinticinco. El gran acierto fue, sin duda, la agenda cultural coordinada por el escritor y columnista Juan David Correa. La clave fue acortar la inagotable programación de años anteriores a una mucho más clara, entretenida y pertinente, con invitados de la talla de Nicole Krauss, Jonathan Safran Foer, Fernando Vallejo, Gay Talese, Guadalupe Nettel, Marcos Giralt Torrente y, por supuesto, los brasileros João Paulo Cuenca, Nélida Piñón y Ronaldo Correia de Brito. Las conversaciones, realizadas en escenarios que recordaban a los del Hay Festival, tuvieron un aire fresco y nada solemne. Qué bien que la incómoda mesa larga con mantel blanco haya por fin dado paso a dos sillones que se ajustan mejor a una charla. Todo esto, sumado a una buena publicidad, se vio reflejado en las impresionantes filas para entrar a las conferencias. En la de Vallejo hubo incluso protestas de los que se quedaron por fuera. Vallejo, como era de esperarse, estuvo divertido y provocador y, aunque algunos sugieren que empieza a repetirse, la verdad es que recibió tratamiento de estrella de rock: la gente estallaba en aplausos cada vez que intervenía. Otro tanto ocurrió con Gay Talese, elegante como siempre, que llenó el auditorio José Asunción Silva. En una charla emotiva y honesta, Krauss mencionó que de no ser escritora habría trabajado en Médicos sin Fronteras y Foer dijo que, a pesar de no llevar diarios durante su juventud, siempre había sabido que era escritor. Brasil fue un buen invitado y probó que tiene con qué descrestar en la Feria de Frankfurt, a la que irá el próximo año. Su pabellón, con las exposiciones de Clarice Lispector y Cora Coralina, fue uno de los más visitados y su programación alterna de música, cine y danza, todo un éxito. Lástima que la zona de grafiti brasilero no hubiera sido tan visible. Y es que muchos se quejaron de la falta de señalización en Corferias, pues, al parecer, la ubicación del Pabellón Infantil era un misterio. Novedosa, en cambio, fue La Ruta de la Independencia, como se llamó al grupo de editoriales independientes que, junto a la librería La madriguera del conejo, se ubicó en dos stands. Uno de los lanzamientos de La Ruta fue el libro de cuentos Bogotá sin mar, de Manuel Kalmanovitz, que incluyó un concierto de su excéntrico grupo Las Malas Amistades. Y hablando de libros, Tinta indeleble de Guillermo Cano, La civilización del espectáculo de Vargas Llosa, Nosotros, los ahogados de Carsten Jensen y Amor líquido de Zygmunt Bauman, estuvieron entre los más vendidos. En resumen, la Feria tuvo más de un acierto, lo que la consolida en el panorama editorial latinoamericano. Prueba de ello es que la Feria del Libro de Buenos Aires —que se realiza paralela a la de Bogotá— decidió atrasar su inicio una semana para no competir con la de acá. Eso, desde luego, es una buena señal.

BOTERO EN EL CONGRESO

El pasado 18 de abril, un día antes del cumpleaños número ochenta de Fernando Botero, la Cámara de Representantes le entregó la Orden de la Democracia Simón Bolívar al artista antioqueño. Botero estaba elegantísimo con saco y corbata azul y sus bonitas gafas de marco grueso, acompañado por su esposa Sophia Vari y sus hijos, Lina, Juan Carlos y Fernando Botero Zea. Durante la condecoración, la banda del batallón Guardia Presidencial interpretó simpáticas melodías. También hablaron el presidente de la Cámara, Simón Gaviria, y el representante Telésforo Pedraza, quien propuso el homenaje. Ambos se extendieron en honores a Botero y a su contribución al arte colombiano. El representante Pedraza lamentó “¡no tener la oportunidad de cantarle el Happy Birthday, maestro!” y luego hizo un completo recorrido por su obra, influencias y estilo. Otro tanto dijo el maestro de ceremonias que quizás se excedió al gritar “decreta” cuando leía el acta, lo que consiguió que todos voltearan medio sorprendidos. En un discurso corto, Botero agradeció y dijo que era un honor recibir la Orden en su cumpleaños. Al terminar, varios empleados del Congreso aprovecharon para tomarse fotos con él.

TRES VIAJES A CANNES

Muy contentos estaban los directores, productores y actores de las películas La playa D.C. y La sirga y del mediometraje Rodri, cuando el pasado 24 de abril la Embajada de Francia anunció que las tres cintas colombianas participarán en la próxima versión del Festival de Cannes, que irá hasta el 27 de mayo. La playa D.C., dirigida por Juan Andrés Arango, hace parte de la selección oficial del festival en la categoría Una cierta mirada, mientras que La sirga, de William Vega, y Rodri, de Franco Lolli, estarán en la Quincena de realizadores. Las dos primeras son visiones particulares sobre el desplazamiento, ambas con personajes jóvenes. Rodri, por su parte, cuenta la historia de un hombre deprimido. En la Embajada hubo todo tipo de reacciones frente a la nominación, pero sin duda la más emotiva fue la de Joghis Arias, la protagonista de La sirga, quien entre lágrimas dijo lo mucho que significaba para ella haber hecho parte de la producción.

DÍAS DE JAZZ

A Tornamesa, la tienda de libros, música y películas en el centro comercial Avenida Chile de Bogotá, se le ocurrió una buena idea para celebrar el Día Internacional del Jazz. Fue el pasado 30 de abril, hubo música de Duke Ellington, Miles Davis y John Coltrane, los visitantes compraron vinilos y libros especializados en el tema y además realizaron un sentido homenaje a Roberto Rodríguez Silva, locutor y conductor del programa de jazz de la HJCK que estuvo al aire por más de cuarenta años. Rodríguez Silva murió a comienzos de este año, por eso sus amigos y seguidores hablaron hasta pasadas las ocho de la noche sobre su legado. Allí estuvieron realizadores de radio como Rafael Serrano de la UN Radio, Juan Daza de Javeriana Estéreo y Miguel Camacho de la HJCK y el saxofonista Antonio Arnedo. Todos acordaron que el día nacional del jazz debía ser el día de Roberto Rodríguez Silva.

UN AUDITORIO EN MEDELLÍN

El 28 de abril se inauguró el Centro Cultural Auditorium Maximum, un nuevo espacio para las artes y las ciencias ubicado en el Colegio Alemán de Medellín. Realizado por el arquitecto Juan Fernando Forero, tiene un diseño impecable: ochocientos metros cuadrados con un salón para exposiciones, una escuela de música y una sala de conciertos con seiscientas sillas. El futuro del auditorio es prometedor. Sin embargo, faltó organización en el evento inaugural, un homenaje al legendario compositor estadounidense John Cage. Los visitantes tuvieron que esperar más de media hora para ingresar y, una vez adentro, no había lugar. Muy bien estuvo, en cambio, la presentación del video enviado por la pianista china Margaret Leng Tan —quien irá a Medellín en la segunda mitad del año—. Lucrecia Piedrahita, curadora del homenaje y de la muestra alterna de artes plásticas Esta sala es un John Cage, dio la primera conferencia. También participaron la compositora Natalia Valencia, la Orquesta Sinfónica Eafit y el chelista Juan Pablo Valencia. El Homenaje a John Cage, el maestro del azar planeado, que incluye varios talleres para el público general, se extenderá hasta septiembre.

CHAPLIN EN PUERTO COLOMBIA

Puerto Colombia, el municipio del Atlántico que a principios del siglo XX prometió ser el muelle más importante de Colombia, fue el escenario para el inicio del proyecto Presencia Caribe, organizado por la Cinemateca del Caribe para llevar películas a distintos lugares del departamento. Poco antes de las ocho de la noche del pasado 20 de abril, los porteños comenzaron a llegar a la plaza principal para ver la proyección de The Kid, la película muda de 1921 con la que Chaplin inmortalizó a su personaje del vagabundo. Unas trescientas personas se acomodaron en las sillas de plástico dispuestas en la plaza y disfrutaron de la función en medio de la fresca brisa de la noche. Allí estuvo, además, Jane Chaplin, la hija del director. En Puerto Colombia, el cine continuará todos los viernes a las siete de la noche en la Estación del Ferrocarril. La Cinemateca, por su parte, viajará con una nueva cinta a Sabanalarga este 26 de mayo. Y una vez más, Jane Chaplin hará parte del público.

ARTE CHIC

En una casa restaurada en el barrio Teusaquillo, de Bogotá, se llevó a cabo uno de los eventos culturales más glamurosos del año: la inauguración del centro de arte Soler StudioHub, un espacio creado para acoger el arte en sus múltiples formas, desde la fotografía hasta la música. La invitación indicaba que los asistentes debían llegar con traje formal, el 10 de mayo a las siete de la noche, y podían pedir que un Volvo los llevara hasta el lugar. Artistas, coleccionistas, empresarios y figuras de la farándula se encontraron en una espaciosa casa de dos pisos en la que se exponían las obras de los artistas Marcio Botner, Pedro Agilson y Guga Ferraz, de Brasil; Alejandra Tavolini, de Argentina; Dana Wyse, de Canadá, y Jaime Ávila, Carlos Blanco y Soler, de Colombia. Se presentaron fotografías, videoarte, instalaciones, dibujos y objetos, que costaban entre setenta mil pesos y setenta millones. Al final de la noche, el dúo de rock femenino Darkness Falls, que venía de Dinamarca, tocó cuatro canciones. Durante el evento se vio a Soler, artista y creador del espacio, posar de espaldas en todas las fotos: “Me interesa que el arte sea el protagonista, no yo”, explicó.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.