La Fundación Gilberto Alzate Avendaño promete cambios significativos para 2015.

La FUGA se reinventa

La Fundación Gilberto Alzate Avendaño (FUGA), una de las seis instituciones culturales del Distrito Capital, pasa por un momento de transición. Su nueva prioridad: darle voz y protagonismo a la diversidad cultural de Bogotá.

2014/10/28

Por Christopher Tibble

Por iniciativa del alcalde Gustavo Petro, el centro cultural ubicado en el barrio de la Candelaria tomará un nuevo rumbo. La idea, cuenta Clarisa Ruiz, Secretaria de Cultura, Recreación y Deporte, surgió porque “la fundación estaba duplicando o llevando a cabo algunas de las funciones propias del IDARTES”.

Seis instituciones componen el mapa cultural del distrito: el Instituto Distrital de las Artes –creado hace tres años–, el Instituto Distrital de Patrimonio Cultural, la Orquesta Filarmónica de Bogotá, el Instituto Distrital de Recreación y Deportes, el Canal Capital y la Fundación Gilberto Alzate. Gracias a los avances que se han realizado en el sector de las artes plásticas, y al ‘boom’ de arte que atraviesa Bogotá, el alcalde tomó la decisión de encomendarle esa responsabilidad en su totalidad al Instituto Distrital de las Artes para así poder darle un nuevo enfoque a la FUGA.

La Secretaría de Cultura ya está en proceso de definir la nueva dirección, que aun no ha determinado del todo. Hasta ahora solo se sabe que para 2015 la fundación tendrá como eje central la diversidad cultural. “Hay prácticas culturales no atendidas, y lo primordial para nosotros hoy es que poblaciones como la afro y la indígena, además de las seis lenguas que se hablan en Bogotá, los varios cabildos, las migraciones y toda la riqueza que tenemos desde lo poblacional y lo étnico tengan más reconocimiento”, afirma Ruiz, quien será la directora transitoria de la FUGA hasta que el alcalde nombre a alguien. El proyecto también abarca culturas más recientes, como la LGBTI y la de los hoppers.

La idea será resaltar y proteger, desde la cultura, algunos de los aspectos determinantes de estas, como la gastronomía, la cultura festiva y las prácticas corporales (peinados, vestimentas, tatuajes, etc.). De todas formas, varios de los proyectos insignes de la fundación, como las curadurías históricas, seguirán existiendo, solo que bajo el nuevo enfoque. “Si bien es cierto que la Secretaría de Integración Social y la Secretaría de Gobierno atiende esas diferencias, pensamos que es primordial que la cultura tenga un papel importante. Es clave entregarle piso político a la diversidad”, dice Ruiz.

La FUGA, que existe desde hace más de cuatro décadas, había sido dirigida durante los últimos trece años por Ana María Alzate. Su reemplazo será nombrado durante los próximos meses y el nuevo rumbo se consolidará el próximo año, cuando la Secretaría de Cultura presente el proyecto al Consejo de Bogotá.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com