Barbero en su estudio, el 30 de marzo de 2016, en Bogotá. Crédito: Carlos Julio Martínez.

¿Mentiras verdaderas?

La polarización en torno al ‘Acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera’ ha producido una propaganda fantasiosa que debe analizarse con mesura. ¿Qué tan peligroso es que se luche por una causa promoviendo información falsa? 'Arcadia' habló con el semiólogo Jesús Martín Barbero al respecto.

2016/08/31

Por Redacción Arcadia

La campaña de la oposición al Acuerdo final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera, firmada entre el Gobierno colombiano y las FARC, ha logrado colar en la opinión pública una serie de mentiras o imposibles históricos como argumentos para defender el voto por el No. Cada vez se oye más en la calle que la sociedad estará expuesta, de ganar el Sí, a la amenaza comunista castro-chavista; que las fuerzas armadas de Colombia terminarán humilladas; que nadie será juzgado y no habrá penas; que votar No es “reorientar el acuerdo” -un acuerdo que está firmado y costó cuatro años-; que no existe un conflicto armado en Colombia y que se premiará a los criminales cuando la historia misma -de todas las vertientes serias de la historia- concluye que ha habido uno permanente desde hace al menos 52 años; que habrá una colectivivización del campo -un término estalinista que no corresponde con la realidad colombiana- y un largo etcétera al que se sumó ayer la idea de que la pregunta del plebiscito -¿Apoya usted el acuerdo final para la terminación del conflicto la construcción de una paz estable y duradera?- era publicidad engañosa por incluir la palabra Paz, desconociendo que el enunciado apela al nombre propio del acuerdo.

Jesús Martín Barbero, doctor en filosofía y semiólogo, habló con Arcadia sobre los efectos que puede producir la mentira en un escenario como el que vivimos. Aunque es indudable que se puede o no estar de acuerdo, las mentiras que se difunden en las redes sociales y en los debates, recuerdan el programa de propaganda de Joseph Goebbels, quien apelaba a principios sencillos como "adoptar una única idea, un único símbolo; individualizar al adversario en un único enemigo; reunir diversos adversarios en una sola categoría o individuo; cargar sobre el adversario los propios errores o defectos, si no puedes negar las malas noticias, inventa otras que las distraigan" y, finalmente "Toda propaganda debe ser popular, adaptando su nivel al menos inteligente de los individuos a los que va dirigida. Cuanto más grande sea la masa a convencer, más pequeño ha de ser el esfuerzo mental a realizar. La capacidad receptiva de las masas es limitada y su comprensión escasa; además, tienen gran facilidad para olvidar".

Hay quien dice que las mentiras en la política son estratégicas porque se propagan más rápido que las verdades. ¿Qué opina de esto?

Afirmar eso sabe a cinismo puro y duro. Claro que en este país últimamente la política vuela tan a ras de bajezas que ya no extraña que las campañas confundan "la verdad con el tocino". Lo cierto es que la mentira corre más deprisa que la verdad porque ésta implica grados mínimos de complejidad mientras que la mentira puede simplificar todo y así aligerar el esfuerzo que la gente debería hacer para entender y por tanto la mentira vuela donde la verdad solo puede caminar.

¿Cómo se han utilizado las mentiras en la estrategia política pensando en, por ejemplo, Goebbels y su práctica continua de propaganda falsa durante el nazismo?

Tener a Goebbels como mentor aclara aún más que lo que se pone en juego es algo mucho peor que el cinismo: es la justificación pura y dura del savajismo. Y la verdad es que no creía en que por estas tierras hubiéramos llegado ya a eso, pero como la política mundial hoy da ejemplo de eso pues ¿de qué nos extrañamos?. Al fin y al cabo, en este país hubo un partido facho-franquista y sólo algunos pocos liberales parecieron enterarse entonces.

¿Es más efectiva la omisión, la exageración o la invención de la información?

Si la pregunta es así de directa sólo me queda preguntar a mí: ¿afirmar la efectividad de lo que engaña y embrutece no es tratar a los colombianos como ignorantes y tarados?. Y ello sin distinción puesto que frente a ciertas estratagemas actuales de la publicidad son pocos los que hoy se sienten estafados.

¿Es posible hacer ‘verdad‘ una mentira por medio de la repetición?

Una cosa es tornar verosímil una mentira y otra muy otra es convertirla en verdad, pero claro que eso concierne al plano ético. En el plano político o propagandístico la repetición trabaja a un nivel tan hondo del inconsciente que puede llegar a convertir en verdad la mentira. Y ello tanto más fácil y rápido en una sociedad en la que la cantidad de mentira consumida por habitante diariamente está barriendo todos los récords históricos.

¿Qué efectos a largo plazo tienen las mentiras en los ciudadanos?

La muerte de la política. Que es a lo que estamos asistiendo a grandes velocidades, y ello es especialmente rápido en los países de nuestro sur, aunque últimamente también está sucediendo en Estados Unidos y las Europas. Parece que el fin de la modernidad implica muchos finales: el del trabajo-de-tiempo-completo y para-toda-la-vida, las fidelidades-de-pareja, las éticas-profesionales,etc.etc. La des-composición de la política hace que el olfato de la gente se haya tambien des-compuesto, y tanto que, al no poder distinguir, la inmensa mayoría opte por la politquería que más le convenga a sus intereses individuales o patronales.Y el problema que resulta de esa situación es irresoluble desde dentro de la politiquería.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción por favor ingrese la siguiente información:

No tiene suscripción. ¡Adquierala ya!

Si usted tiene algún inconveniente por favor comuniquese con nosotros en Bogotá al 7421340 o a la línea nacional gratuita 018000-911100 (Lunes a Viernes de 7:00 am a 8:00 pm, Sábados de 09:00 am a 12:00 m).

Su código de suscripción no se encuentra activo para esta publicación