Incendio del Edificio Avianca en Bogotá y Fotografía de la tragedia de Chiquinchira en la que murieron 230 personas envenenadas. Foto del Museo de Arte de Bogotá y de la Revista Semana

Muere Carlos Caicedo: el reportero que hablaba con imágenes

El reconocido fotógrafo colombiano murió a los 85 años la noche del 13 de julio.

2015/07/14

Por RevistaArcadia.com

Daniel Samper Pizano recuerda, en un texto para el Museo de Arte Moderno de Bogotá  (1976), que Carlos Caicedo no fue un simple fotógrafo sino más bien “un ave de presa periodística: no se lanza espectacularmente a fotografiar al personaje signado, no se abre paso a empujones para lograr la instantánea más cercana, no llama la atención. Se pasea, muy callado, muy avizor, por los contornos de la noticia. Y de repente, zas, dispara la fotografía inesperada desde el ángulo insólito, y atrapa la presa que al día siguiente aparecerá publicada en primera página”.

Caicedo nació en Cáqueza, Cundinamarca el 20 de septiembre de 1929. Las peleas entre liberales y conservadores en su pueblo natal, llevaron a sus padres a mudarse a Bogotá cuando él tenía solo seis meses. El primer acercamiento de Caicedo con la fotografía se dio cuando su tía le consiguió un puesto de mensajero en Foto Schimmer, un estudio de fotografía de Bogotá en los años cuarenta. Allí alguien le regaló una Kodak rota, que reparó con cinta y con la que tomó sus primeras fotografías.

 
La foto retrata la tragedia de Chiquinquirá, el día en que 230 personas se envenenaron con los productos de una panadería del municipio.


Después de retirase de Foto Schimmer, inició su trabajo como asistente de laboratorio de Sady González, un afamado fotógrafo colombiano. A partir de ese momento Caicedo o Caicedito, como lo llamaban muchos de cariño, se interesó por el fotoperiodismo y con una foto de Gilberto Alzate y Jorge Eliecer Gaitán, empezó a figurar en la primera plana de la prensa colombiana. En 1949 inició su trabajo en el periódico bogotano El Siglo en donde no duró mucho tiempo: “Pasados unos pocos meses, Álvaro Gómez Hurtado, a la sazón director, lo llamó a su oficina y le aconsejó que dejara el oficio. Que no servía para eso. Que más bien se dedicara a sembrar papa. Que él le ayudaba a conseguir un puesto de Mayordomo en Boyacá”, recuenta Samper Pizano en su texto.

El fotógrafo pasó a trabajar en los grandes periódicos y revistas colombianas como Semana, Cromos, El Espectador y El Tiempo, en donde trabajó durante 35 años. Sus fotografías, como la de Alfonso Romero el niño de 11 años que murió envenenado en Chiquinquira junto a 230 personas más, no solo marcaron la historia de la fotografía en Colombia sino que le dieron la vuelta al mundo.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción por favor ingrese la siguiente información:

No tiene suscripción. ¡Adquierala ya!

Si usted tiene algún inconveniente por favor comuniquese con nosotros en Bogotá al 7421340 o a la línea nacional gratuita 018000-911100 (Lunes a Viernes de 7:00 am a 8:00 pm, Sábados de 09:00 am a 12:00 m).

Su código de suscripción no se encuentra activo para esta publicación