Rudolf Hommes se autodenomina como un "devorador de libros"

“No hay político bueno que no haya leído novelas”

Arcadia entrevistó al economista y exministro de hacienda, Rudolf Hommes, a propósito de lanzamiento de su 'Curso breve de novela negra: Hammet, Chandler, Ellroy y Black'. El taller se llevará a cabo del 20 de noviembre al 16 de diciembre en el norte de Bogotá.

2014/11/18

Por RevistaArcadia.com



¿De qué trata el taller?

El taller es sobre novela negra norteamericana. Es un género interesante porque está metido en aspectos oscuros de la sociedad y de la personalidad, en un ambiente más de suspenso, de ladrones y policías, o de ricos y gansters, que permiten analizar muy bien las personalidades y los aspectos sociales de una sociedad en evolución, con muchas desigualdades. Y con una cosa muy interesante: la segunda oportunidad, un tema que siempre está presente en las novelas negras.

¿Cómo funciona el curso?

Lo hacemos con la asesoría de Camilo Hoyos, un muchacho que tiene su PHD en literatura y trabaja en el instituto Caro y Cuervo. Con su gran visión queremos meternos en varios cursos de literatura, con énfasis como este o por ejemplo la novela francesa del siglo XIX, para tratar de ir al entorno y tratar de ver por qué la literatura se relaciona con la sociedad.

Es además una buena manera de aprender historia y cultura. El otro día leía a Juan Gabriel Vásquez, quien dice que no hay político que llegue a ser político sin haber leído novelas. Por lo menos eso es verdad con un buen político.

¿Qué hace que una novela negra sea una novela negra?

Que la sociedad a la que se refiere tenga todos estos interrogantes. Con unas ambigüedades alrededor de las clases, el enfrentamiento entre el poderoso y el jodido, las relaciones sexuales, el viejo con la joven, la rica con el pobre, y la resolución: a veces con violencia, a veces con perdón.

¿Cómo y cuando entró en contacto con este género?

Siempre me ha gustado. Cuando estaba en mis veinte era un devorador de novelas y encontré primero la novela A Thin Man (El hombre delgado) de Dashiell Hammett y después en las películas, una fenomenal llamada Big Sleep, con Humphrey Bogart y Lauren Bacall. Ella es una millonaria y él es un señor que busca maridos infieles y hay una parte muy risible que los detiene la policía y sale ella lindísima y dice: “Él me obligó a hacerlo” (risas).

Me volví devorador de esas novelas, sobre todo las de de Hamett y Raymond Chandler. Después vino L.A. Confidential, que es el mismo género pero más moderno y ahora está el señor Benjamin Black que hizo una parodia de Raymond Chandler encargada por sus herederos.

¿Qué tipo de literatura le gusta escribir?

No específicamente de policías, pero sí de género negro. Literatura controversial, medio escandalosa. Colombia tiene tantos aspectos de la parte de la violencia, la de los años cuarenta, por ejemplo. Tiene una riqueza infinita y hay mucho para escribir.

¿Cómo ha sido su carrera como escritor?

Fue chistoso, un día me senté tipo cuatro de la tarde y a las 12 de la noche ya había acabado un cuento. Se lo mostré a alguien que sabe de literatura y me dijo que estaba sorprendido porque estaba bien. Entonces lo mandé a un concurso en Canadá y me lo publicaron en una revista electrónica. Después lo pasé a 'El Malpensante' y le hicieron escándalo no por la calidad sino porque lo escribí yo y tenía un contenido erótico bastante atrevido.

Luego Daniel Samper Ospina me llamó y me pidió otro cuento para 'SoHo' sobre algo que me había pasado en San Francisco. Después hice un tercero para 'Número' sobre alguna gente del M-19 que se había llevado a unos sospechosos de una mesa menos a uno que no vieron y que lo culparon de sapo cuando en realidad fue que no lo vieron (risas). Todavía tengo algunos que no he sacado pero no he vuelto a sentarme a hacer la tarea.

¿Entonces Colombia es tierra fértil para la novela negra?

En Colombia no hay mucha tradición. Ahora Juan Gabriel Vásquez lo está haciendo y parece que bien. También está el director de 'El Herlado' Marco Schwartz en Barranquilla. Creo que si se presta mucho, por los contrastes de la sociedad, todas sus herencias, pero con otro enfoque. No de ladrones y policías pero si digamos del periodista o del lado social, por ejemplo.

Creo que en Colombia el tema paramilitar, la violencia y la guerrilla dan para una infinidad de posibilidades. La novela negra se presta de ambigüedades éticas, por eso creo que en Colombia el género es especialmente pertinente. Uno nunca está seguro de quiénes son los buenos y quiénes son los malos.

Por ejemplo la historia de McGiver, el paramilitar, hay un economista Robinson que lo admira, como el ejemplo de lo que a él le gustaría que fuera un político colombiano, porque da viviendas gratis. Ese tipo de personas son fascinantes para hacer una novela.

Hay quienes dicen que la novela negra está empezando a resurgir de nuevo después de una crisis, ¿usted está de acuerdo?

Si. Desde el lado posmoderno. En otra versión. Menos sórdida. Con un contexto diferente.

¿Y usted prefiere las novelas negras clásicas o las apuestas contemporáneas?

En mi parte romántica, de mis recuerdos, me quedo con los clásicos. Pero ahora, en el canal 'Europa' sacan la historia de un detective de París, y tiene todo el aspecto sedicioso y oscuro de la sociedad y el Nobel de literatura de 2014 también lo está haciendo, pero desde el contexto de la ocupación alemana y la resistencia.

¿Cuál es el referente histórico del género?

Edgar Allan Poe y Arthur Conan Doyle –el creador de Sherlock Holmes– son los primeros. Sir Walter Scott también incursionó por ahí y Joseph Conrad tiene varios libros de espias. Otro gran referente es John le Carré, quien resume toda esa ambigüedad ética con las historias de buenas familias del servicio secreto británico que se pasan para el lado comunista por creencia.

¿Cuál es su detective preferido?

Sam Spade, el de El halcón maltés. Es genial, está enamorado de una vieja pero sabe que ella es malvada. Y al final tiene la posibilidad: ella lo está tratando de seducir diciéndole que la deje ir porque lo ama. Pero él dice, yo se la entrego a la policía porque está vieja es mala. Eso me gustó mucho, porque es la idea de luchar contra los sentimientos.

¿Y el villano?

También de la misma película: el gordo. No me acuerdo como se llamaba… es un gran personaje. Incluso los profesores de Teoría de juegos usan partes del dialogo de ese personaje como ejemplos de cómo amedrentar o sacar información. Es un malo perfecto.

¿Qué tres novelas negras recomienda?

El halcón maltés por su riqueza, que reúne todos los elementos de la época: el hombre que viene de Palestina, el europeo inmigrante, el gringo snob, la mujer aprovechada y ascendente. De Raymond Chandler recomiendo El sueño eterno (The Big Sleep), sobre una chica que tiene un papa millonario al que están chantajeando.

Y están todas las facetas de la niña rica, las diferencias sociales, el detective se siente muy atreido pero sabe que va a terminar quemado. Es encantadora. Y las de Ross Macdonald, que opera en Miami: el mundo del jugador, los latinos y ahí los malos viven en los Everglades, es un mundo fascinante.

¿Qué opina de la ola reciente de series policiacas como 'True Detective'?

Eso no me llama la atención. Es que no soy muy televidente. Veo las noticias y algunas películas.

¿Y en el caso de películas?

David Lynch tiene varias. Hace películas muy oscuras, como Blue Velvet, que está siempre en el borde. John Houston tiene muchas. Hacía muy buenos westerns y muy buenas policiacas.


Lea también:


La brillante oscuridad americana.

Mi nombre es Mandrake.


Editorial: 'Político mata escritor'.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Revista Arcadia anuncia a sus lectores que nuestra versión impresa comenzará a pedirles que se registren en nuestra página web.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com