Bogotá, septiembre 21 de 2003, Jazz al Parque /Foto: Mauricio Moreno/ El Tiempo

Los festivales al parque se quedan como estaban

Hace apenas una semana se anunció que Jazz, Salsa y Colombia al Parque ya no se realizarían en diferentes momentos del año. Hasta el momento los tres harían parte de Bogotá Suena, que tendrá lugar durante una sola semana en diferentes escenarios como el parque Simón Bolívar y el Teatro Jorge Eliécer Gaitán. Sin embargo, ante la reacción del sector, Idartes reconsideró su decisión.

2016/05/02

En un reportaje publicado en Arcadia el pasado mes de febrero, el director de Instituto Distrital de las Artes (Idartes), Juan Ángel, mencionó que “habían identificado debilidades” en los festivales de Jazz, Salsa y Colombia al Parque. La propuesta, desde la Secretaría de Cultura, Recreación y Deporte, era unir esfuerzos entre los tres festivales, pero no mezclarlos.

El lunes 18 de abril se publicaron, a través de la página web de Idartes, los cambios que experimentarían los Festivales al Parque. La decisión, hasta ese momento, pretendía unir los tres festivales, Salsa, Jazz y Colombia al Parque en un solo: Bogotá Suena, previsto para el mes de septiembre. “Un evento multitudinario que reunirá en diversos escenarios de la ciudad lo mejor de la oferta musical de nuestro país”, según se leía en el comunicado.  

Las reacciones de los músicos y asistentes de los festivales no se hicieron esperar y se manifestaron a través de las redes sociales. A los pocos días de hacer pública esta decisión, el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, concedió una entrevista a Semana en Vivo, donde mencionó que había recibido la alcaldía “sin un peso” y que si bien se harían esfuerzos por apoyar la cultura como el reciente patrocinio del distrito a la Feria del Libro dijo que “este año, desafortunadamente por recursos, hip-hop al parque no tiene tres días de festival, sino dos” y en cuanto a Jazz, Salsa y Colombia al parque mencionó que se mantenían, pero unidos: “vamos a hacerlos simultáneamente en una sola semana, en diferentes escenarios del Parque Simón Bolívar”.       

Este año Jazz al Parque cumple 21 años; Salsa al Parque, 19, y Colombia al Parque, 15. El primero convocó cerca de 23.000 asistentes en la versión del 2013, el segundo, el más grande de los tres, para el 2014 convocó 60.000 personas y Colombia al Parque, el más pequeño, reunió para el mismo año 15.000 personas. “Es importante reiterar que Idartes busca el fortalecimiento de los festivales al parque; esta nueva apuesta pretende ampliar las alternativas de visibilización para los músicos bogotanos pertenecientes a los sectores de la salsa, el jazz y las músicas regionales de Colombia y ofrecer al público un evento que permita el acceso y disfrute de una amplia paleta sonora […]”, decía el comunicado.

Oír a los músicos

Ante la reacción de decenas de gestores culturales, músicos y gente del sector, esta mañana, según pudo conocer Arcadia, se tomó la decisión de dejar los festivales separados, atendiendo el llamado de centenas de críticos quienes, como Luisa Piñeros, programadora musical en la Radio Nacional de Colombia, la decisión era una gran desventaja: “llevamos muchísimos años tratando de que los festivales al parque se consoliden, ya muchos tienen trayectoria y son reconocidos por los bogotanos. Entonces, es  quitarle espacio y posibilidades tanto a los músicos como al público”.    

Frente a la iniciativa de realizar los tres festivales en diferentes escenarios dentro del Parque Simón Bolívar, José Plata, investigador musical dice que para que esa iniciativa pudiera tener éxito era necesario que existieran, en efecto, varios escenarios y horarios para cubrir la oferta musical: “es una situación complicada porque se le están quitando espacios a la música, si se cierra un festival hay que abrir diez más”. Plata cree que la circulación de la música en Colombia se ha pensado solo desde las presentaciones en vivo.    

Uno de los principales argumentos del Idartes era “democratizar” los festivales”. Por eso mencionaban, con la medida anterior, que además de los escenarios del parque Simón Bolívar, el público podrá asistir a presentaciones musicales en el Teatro Jorge Eliécer Gaitán y, como novedad, a lugares dispuestos en las “seis localidades”, a través del programa de Cultura Común.     

Sin embargo, quienes más resintieron la decisión que hoy se reversó eran los artistas. Pablo Gallego, manager de la agrupación colombiana Herencia de Timbiquí expresó sus dudas: “¿la unión de los tres festivales implica el mismo presupuesto que se veía manejando? y ¿la inversión a los músicos nacionales sigue siendo la misma?,  “en caso de que no, es malo”, agrega. Pero, resalta la apuesta por buscar espacios musicales donde se encuentren diferentes géneros musicales, porque cree que pueden converger públicos más diversos.

Sebastián Carrizosa, guitarrista de la Bogotá Orquesta Afrobeat, La Boa, dijo en su momento que era una decisión muy “dolorosa” porque los festivales han tenido un proceso que no podía borrarse de un tajo: “hay que formar un público y lograr que las personas conozcan lo que los músicos estamos haciendo y justamente con el paso del tiempo es que eso se va logrando”. Para Carrizosa con la unión que finalmente no se dio, se le estaba dando la espalda a los músicos, una de las profesiones más sensibles por su trabajo como independientes en Bogotá y en Colombia.

Aunque uno de los argumentos para unir las fechas de los festivales era la posibilidad de traer un mejor cartel, de todos modos no era del todo convincente pues en la edición de 2015 de Jazz al Parque contó con la participación del saxofonista Wayne Shorter; Salsa al Parque reunió importantes artistas nacionales e internacionales como el cantante y trombonista Willie Colón, y Colombia al Parque convocó a los chilenos Inti Illimani, por nombrar algunos.   

Piñeros, desde la Radio Nacional de Colombia insiste en que la música colombiana pasa por un gran momento. “Cada género que se hace en nuestro país podría tener su propio festival, pero si en Colombia no empezamos a formar público, ni a contarle a nuestra propia ciudad y a nuestro propio país, lo que estamos haciendo, es un problema. Claro, la salida fácil es recortar, si le apostaran realmente a esos festivales cada uno por su lado, la ganancia sería otra”,  concluye.     

La respuesta, finalmente llegó hoy: los tres festivales se realizarán de manera independiente. Acaso esto demuestra que es posible entablar diálogos entre el sector y quienes rigen el destino cultural de la ciudad y encontrar soluciones colectivas y no por decreto.

Este contenido hace parte de la edición impresa. Para leerlo, debe iniciar sesión:

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en ARCADIA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción por favor ingrese la siguiente información:

No tiene suscripción. ¡Adquierala ya!

Si usted tiene algún inconveniente por favor comuniquese con nosotros en Bogotá al 7421340 o a la línea nacional gratuita 018000-911100 (Lunes a Viernes de 7:00 am a 8:00 pm, Sábados de 09:00 am a 12:00 m).

Su código de suscripción no se encuentra activo para esta publicación