| 2016/01/25

La feria de las ilusiones, el mercado de miniaturas en Bolivia

por AIZAR RALDES, CARLOS REYES / AFP

2016/01/25

Por AIZAR RALDES, CARLOS REYES / AFP

Los bolivianos comenzaron a comprar en miniatura todo lo que desean obtener durante el año como parte de la celebración de la feria de Alasita, una festividad que rinde tributo a la deidad andina, Ekeko, capaz de convertir en realidad los deseos.

Los bolivianos inauguraron este fin de semana en La Paz la tradicional feria de Alasita, palabra que en lenguaje aymara significa "cómprame".

Y es que según la tradición, los creyentes deben adquirir en miniatura todo aquello que aspiran obtener durante el año.

Para eso, deben rendir tributo al Ekeko, ídolo andino enano y regordete con el poder de convertir en realidad esos deseos.

Tras comprar las miniaturas al mediodía, tienen que bendecirlas ante chamanes e iglesias.

Algunos hacen regalos a desconocidos pero otros prefieren conservar todas sus piezas.

Unos 5.000 artesanos confeccionaron para la venta objetos a escala como billetes, casas, automóviles, electrodomésticos, además de títulos profesionales.

El deseo del presidente Evo Morales fue que Bolivia siga creciendo económicamente.

También conocida como feria de ilusiones, la festividad se realiza desde el siglo XVIII y dura un mes.