RevistaArcadia.com

Clase #1 Farmaguedon: Solíamos llamarle Medicina

En este primera clase aprenderá acerca de patentes y de cómo la casa farmacéutica Abbott fabricó, en una genial maniobra de posicionamiento de marca, el trastorno afectivo bipolar.

2014/11/11

Por Camilo Velásquez

 

Bueno, supongo que algunos de los que están aquí vieron el curso en banner y se dijeron que aprender de este tema les podría ayudar a parecer interesantes; otros tendrán su diagnóstico -o algún familiar que lo tenga- y después de una mala experiencia con medicamentos vienen averiguar qué es esto del farmaguedon. Espero que los de esta última categoría sean pocos en comparación con todos aquellos que inscribieron este curso convencidos de que no hay un marketing más elegante que el de los más fármacos (por favor en esta clase no les llamen drogas, es un anglicismo desafortunado)

Señores, no me canso nunca de motivarlos; una voluntad de hierro, de la mano de una formación adecuada, los puede llevar más allá del puesto de sus sueños. No duden de sus miras, crean en ustedes; gracias por inscribirse, gracias por elegir La Universidad a la Derecha.

Pensarán que no los conozco y que no debo asegurar de buenas a primeras que muchos de ustedes tienen cara de venir preparados. Pero llevo años en esto y sé lo que lo digo, casi puedo verlos alzar la mano y preguntar: “<¿cuál es="" la="" rentabilidad="" del="" negocio?="">> <¿es cierto="" que="" la="" enfermedad="" bipolar="" fue="" el="" resultado="" de="" uno="" de="" los="" posicionamientos="" de="" marca="" (branding)="" más="" exitosos="" de="" los="" que="" se="" tenga="" noticia?="">> <¿cómo nos="" relacionamos="" nosotros="" los="" del="" departamento="" de="" ventas="" con="" los="" ensayos="" clínicos="" aleatorizados?="">> <¿cómo incidir="" desde="" una="" farmacéutica="" en="" una="" guía="" de="" manejo,="" en="" una="" política="" de="" salud?="">> <¿cómo es="" eso="" de="" que="" el="" verdadero="" consumidor="" del="" negocio="" no="" son="" los="" pacientes="" sino="" los="" médicos="">> 

Les diré que todas esas preguntas y quizás muchas otras están muy bien, me encanta que pregunten, habla bien de la clase, de su interés; pero no van a entender mayor cosa mientras no hayan aprendido algunos aspectos claves de la estructura; y cuando hablo de la estructura hablo especialmente de ciertas condiciones legales que hacen del negocio lo que es. Y cuando digo esto me refiero a muchas cosas, por supuesto; pero para empezar debo referirme a una: la legislación de propiedad intelectual, y con propiedad intelectual no hablo de nada distinto a esta cuestión de las patentes, señores, las patentes.

-¿Siempre es así de esquemático y deductivo?

-Casi siempre, Caty. Se aprende de las tragedias y los triunfos, siempre es así; por eso creo que toda clase marketing debe ser también una clase de historia; donde algunos ven el dato curioso el más avezado ve la oportunidad. Y siendo así les cuento que esto de las patentes es viejo, demasiado viejo, son hasta anteriores a las marcas… con decirles que la primera patente data de 1470 y fue hecha en Venecia.

Poco después se hicieron populares en Inglaterra, tan populares que funcionaron con holgura por mucho tiempo hasta que las autoridades del siglo XIX se vieron en la necesidad de regularlas, pues algunos patentaron procesos y productos que no eran novedosos; la ley lo admitía, y, en más de alguna manera (eso lo veremos en este curso), lo sigue admitiendo. Perdón, creo que no les he definido la palabra en cuestión. Una patente es el derecho exclusivo a producir un bien o un servicio. Es un privilegio comercial que se le otorga a todo aquel que genera algo novedoso y, muy probablemente, benéfico para la humanidad.

Como en esto de las patentes la ley varía de acuerdo al tipo de bien o servicio, valga decir que en el caso de los medicamentos estamos hablando de veinte años de exclusividad, estamos hablando de que una farmacéutica consigue llevar a buen término las investigaciones y las pruebas de un nuevo fármaco y obtiene su patente: el monopolio de su producto por veinte años. Y bueno, de las regulaciones que los gobiernos hacen a los precios no se puede decir que no sean generosas: una medicina puede alcanzar una rentabilidad del 2000 o el 2500%. Una pastilla fabricada en 10 centavos se puede llegar a vender en 2 o 3 dolares; averigüen acerca del Nexium, del Lipitor o del Prozac y aprendan de rentabilidad. Estos medicamentos que les mencioné tienen en común el ser “blockbusters”, es decir haber logrado ventas superiores a mil millones de dólares en el plazo de un año. Por eso insisto tanto en que aprendan la dinámica de las patentes; de no ser por ellas, de no ser por esa área libre de competencia que confieren las patentes en el mismísimo núcleo del libre mercado, no habría blockbusters, no habría tanto dinero, no se podrían comprar estudios clínicos ni organismos de control ni el resto de cosas que les mencionaré paso por paso en estas clases.

Para patentar un medicamento se necesita que su componente activo sea una molécula novedosa que haya demostrado ser significativamente útil en el tratamiento de alguna enfermedad. Aunque, claro está, también se puede dar el caso de una molécula ya conocida a la que se le descubre una nueva aplicación patentable.

Paradigmas de esta subcategoría los hay, claro que sí; ahí tienen nomás al DEPAKOTE (ácido valproico) con la subsiguiente aparición de una enfermedad con la que miles de miles de personas resultaron repentinamente rotuladas: el Trastorno Afectivo Bibolar (TAB). Y no se miren así, que esto no es una clase de conspiraciones ni de teorías del complot. Es más, iba a seguir con lo de las patentes… les iba a explicar cómo es que se ensamblan con los ensayos clínicos y la figura de “venta bajo prescripción” para configurar un negocio que es como una obra de arte; pero no, no crean que no sé tomar el pulso de la clase lo suficiente como para dejar pasar este momento sin explicarles cómo se sembró el trastorno bipolar.

Dice así: por allá en los sesentas había un medicamento conocido como valproato de sodio que se usaba para tratar pacientes con trastornos convulsivos. Se sabía-era apenas predecible para una medicina con efectos sedantes, inhibitorios- de su utilidad en el control de estados maniacos; no obstante, esta utilidad nunca había sido documentada según las exigencias de los organismos de control. Había pues, una franja para patentar.

Para la década de los noventas ninguna patente regía sobre el valproato de sodio, cualquier laboratorio podía venderlo. Entonces la casa Abbott, la distinguida casa farmacéutica Abbott, inmejorablemente asesorada, gestionó un estudio clínico aleatorizado para documentar la ya conocida utilidad del valproato de sodio en los estados maniacos. Pero, eso sí, previamente adecuó la molécula: le sustrajo un poco de sodio (irrelevante en el mecanismo de acción) y la rebautizó con el nombre de Divalproato de sodio. Así pues, comprobó lo ya sabido; obtuvo su patente no sin antes hacerle un cambio aparente, pero suficiente para presentarla como un compuesto nuevo, no susceptible de ser comparado, al menos en esos primeros días, con su hermano económico y disponible "el Valproato de Sodio".

La Food And Drug Administration (FDA)-lo que en Colombia llamaríamos el INVIMA- de la que ya hablaremos en las clases venideras, les dio entonces la patente para el tratamiento de manía. Había en el mercado otros medicamentos hasta más eficaces para esa enfermedad… pero no crean, el departamento de marketing de la Abbot había tenido todo eso en cuenta.

Era una cuestión, como tantas otras veces, de decir sin decir. De lograr inadvertidamente que algo pase de la insinuación a la indicación. Los de marketing lanzaron el Divalproato de sodio con un anuncio que no se había oído hasta entonces: “estabilizador del afecto”. La magia de esta especie de nombre es que no tiene un significado concreto.

De haber afirmado la Abbot que su molécula podía ser usada para prevenir estados maniacos habría violado la ley. Así que no lo hicieron, se limitaron a llamarla: “estabilizador del afecto”. No habían hecho estudios para probar su eficacia en prevención; y sin embargo… ¿qué podía ser un medicamento anunciado como “estabilizador del afecto” sino preventivo?

Faltaba entonces abrir y demarcar un espacio patológico, más amplio que el de la manía, donde el Divalproato de sodio entraría a funcionar como un profiláctico. Se necesitaba patologizar otra franja de algo que hasta entonces había pasado por normalidad. 

Ya saben, hoy por hoy a este mercado no lo mueve tanto la enfermedad como el miedo a la enfermedad, el marketing se enfoca sobre el riesgo o la potencialidad de sufrir alguna clase de evento indeseado. En clases más adelante aprenderemos a manipular ese riesgo, que no son pocas las veces que se puede.

-Pro, ya deje de publicitar la clase, nos distrae.

-¿Me podrías decir en qué carrera estamos, Caty?

-En la primera con… marketing, negocios… lo sé, pero es su estilo, no sé, tiene un algo de...

-O.K., decía que los de la Abbot, por allá en el 94, tenían bien clara la poca significancia de la manía como nicho de mercado. No existía la bipolaridad; y ustedes no tienen por qué saberlo, pero la enfermedad precursora solía ser algo que sus padres y sus abuelos conocieron como trastorno Maniaco-Depresivo. Un trastorno con una prevalencia de apenas 10 personas en un millón. El mercado para la manía era menos que pequeño. Entonces, dirán ustedes, ¿en qué andarían pensando los de Abbot cuando les dio por repatentar el ácido valproico?

Antes de avanzar los contextualizo en esta clase de maniobras: años atrás, otros laboratorios persuadieron a la psiquiatría de algo que se consolidó como un atajo de preferencia en el recetario, y fue eso de rotular como “depresión” a un buen cúmulo de alteraciones anímicas y ansiosas menores que bien podían serlo como no serlo. Pero las mejores épocas de esos antidepresivos (inhibidores de la recaptación de la serotonina) al estilo del Prozac, dieron paso a una maniobra de marketing digna de ser enmarcada. Deberían poner una opción aquí de risas pregrabadas.

 Les decía, “estabilizador del afecto” sugiere de entrada la posibilidad de tratar y prevenir fluctuaciones anímicas. Desde las grandes y drásticas, como el trastorno maniaco-depresivo; hasta las más pequeñas y no especificadas, esa tierra de nadie disputada hasta el cansancio entre los fabricantes de fármacos para enfermedades vecinas y no tan vecinas.

Imagínense el rubro de esas alteraciones menores si les digo que la prevalencia de la enfermedad bipolar es en algunas partes de 50000 en un millón. Ahí estaba el nicho de mercado anticipado por la Abbot. Y el regalo de la farmacéutica para esa gente nebulosamente indispuesta -que a estas alturas y con semejantes ritmos modernos, sube a 50000 en un millón- fue darles un nombre, algo con que identificarse, una explicación sin explicación para su vaga discapacidad para vivir. Así que bien visto, todos ganaron: las farmacéuticas, los psiquiatras, los pacientes;hasta las familias de los pacientes, pues la bipolaridad podía ser concebida mucha más como la consecuencia de una alteración genética que como la secuela de una cierta crianza.

Y como a nadie le gusta tener una enfermedad biológica, las farmacéuticas se fueron directo al espíritu. Sus librillos publicitarios empezaron a venir con una serie de anuncios que ligaban la enfermedad a la creatividad, a una serie de reconocidos políticos y artistas.

 Las autoridades públicas ya no tenían que hacer demasiadas justificaciones para soportar programas de prevención y tamizaje, yendo por las escuelas y demás cargados de pruebas hechas para diagnosticar a tiempo una enfermedad potencialmente devastadora.

Una vez llegados a este punto, con revistas médicas consagradas exclusivamente a la bipolaridad, con asociaciones de personas bipolares que se reúnen para compartir su rotulada humanidad, la enfermedad se ha vuelto prácticamente incontrovertible y los accionistas…

-Pro, ¿Pero no fue ese Depakote el que le causó a la Abbot el año pasado una multa por 1500 millones de dólares?

No te adelantes, Caty, que de eso hablaremos en su momento.

 Versos de reflexión:

…un insecto que sería avispa si no fuera tan azul
taladra su nido en un alerce. Y también mariposas.
No hay pájaros, tal vez el indicio de una posible tormenta

                                                                      (José Watanabe)

Artista Invitado: Julian Assange (bajo el pseudónimo de Robyn Hitchcock)


Ordinary Millionaire:

 

I just try to do whatever I can

And if I should cry, well you know

I’m only a man

To say you’re only human

To say you’re just a man

What does that mean?

 

‘Cause I checked out, and it’s easy to be a half

A half of nothing

But another man in a scarf

Avoiding confrontations, don’t look me in the eye

When I’m looking at you

Are you doing the Caesar?

 

I always find a reckoning

Always find you beckoning towards me in the air

You embrace me in your memory

You were young and NME and I was in my hair

 

I’m not an ordinary millionaire

 

I, said the skull, I was bound to end up this way

I’ve got no love

‘Cause it’s not in my DNA

You say you’re only human

My, what big eyes you have!

When you’re looking at me

Are you doing the Caesar?

 

I don’t know what you’ve done to me

I don’t know what you want from me

I only know you’re there

I don’t know where you’ve gone from me

I know you don’t belong to me

I only know you’re there

 

I’m not an ordinary million

I’m not an ordinary million

I’m not an ordinary millionaire





¿Quién decide cuando los médicos no están de acuerdo?
                                                                              Alexander Pope

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.