RevistaArcadia.com

Clase de Megaminería en el subdesarrollo #9

Aprenda a explotar un país subdesarrollado

2014/09/03

Por Camilo Velásquez

Caty, oí lo del tropiloco. Yo también soy un convencido de que todos necesitamos un hobby. Mira, ¿saben lo que es un verso alejandrino? Pues bien, un Alejandrino es el verso de catorce sílabas métricas compuesto de dos hemistiquios de siete sílabas, con acento en la sexta y decimotercera sílaba. Miren digamos estos que compuse mientras perforábamos al sur del continente:

Sepan. A manderecha del poste rutinario
(viniendo, claro está, desde el Nornoroeste)
se aburre una osamenta --¿Color? Blanquiceleste--
que da al corral de ovejas catadura de osario

No sé si te estés tomando muy a pecho lo de la música, Caty, porque supongo que no te estoy descubriendo nada cuando te digo que si bien no tienes talento tampoco estás mal dotada. Eres lo que podría decirse una joven considerable. Quizás después de unos años llegues a ser algo así como la primera chairman compositora con marca de ropa; y de perfume también, supongo… es muy trendy eso entre los artistas contemporáneos.

Pero de eso podemos hablar…  

¿Qué le pasa, profe?

<>>>> 

-Muchachos, creo que tengo algo que decirles…

¿Profe, no se estará haciendo el loco para luego justificar su retirada de las clases?

¡¿Perdón?!, disculpa, Juanelo, pero me parece que mejor haré si ignoro lo que acabas de decir. Pásame el termo y presta atención.

En la clase pasada desmentimos esa fijación que tiene la clase media de ver complots donde no los hay. Explicamos que del consenso de Washington se derivan una serie de orientaciones que demarcan las exigencias del F.M.I. o del Banco Mundial cada vez que estos le van hacer un préstamo a un país emergente. Vimos también que los discrepantes ven a un presidente regalando su país donde solo hay un atenerse a lo pactado; que ven un complot donde hay poco más que un modelo de desarrollo. Y eso quedó claro de la misma manera que no hay que culpar a Varo de todas las cosas malas que le siguen pasando al país. Toda vez que al igual que otros, él es un servidor de confianza: ni mucho más deshonesto, ni mucho menos transparente que sus pares.

Y hasta ahí de recapitulaciones porque ésta lo que es, es una clase motivacional. Al menos eso me pidieron que les diera. Así que hoy vengo a decirles que no pueden arredrarse por nada. En realidad no hay nada que no se pueda hacer. Volvamos a nuestro departamento piloto.

Les voy a mencionar tres elementos:

El departamento del Quindío en horas pico alcanza a consumir 80MV(megavatios), mientras el sistema de transmisión nacional está en capacidad de suministrarle 180MV, es decir más del doble de su demanda.

El departamento del Quindío ha sido incluido por La UNESCO dentro del paisaje cultural cafetero, patrimonio de la humanidad.

El departamento del Quindío cuenta con zonas de reserva natural en las que el país ha invertido recientemente.

 A la luz de eso sonaría un poco raro decir que vamos a llegar a instalar otro sistema de transmisión eléctrica. Pero sonaría más raro si les explicamos que se trata de un sistema de alto voltaje que requiere de torres de treinta metros de altura y tantos otros de diámetro, con 18 cables de buen espesor, y que ese sistema de torres no solo atravesará su paisaje cultural sino que además irá por una de esas reservas. Claro, sonaría raro. Así que no les decimos, no estamos obligados a hacerlo… bueno, tal vez en teoría sí; pero a estas alturas a nadie se le ocurriría apelar a algo como el recurso de “Un estado de cosas institucional”, a la luz de que ese detrimento del patrimonio que conllevaría la instalación de las torres no sería en favor de ellos sino con el fin de suministrarle energía al proyecto que tenemos en la cordillera, que con lo que han aprendido ya se imaginaran si traga electricidad es de sacar orito.

No, no les decimos. Y cuando pregunten y se molesten se les dirá que el proyecto lo que busca es la repotenciación del departamento. Así, sin más.

No hay que dar más explicaciones ni ofrecimientos del tipo ”generamos empleo” o “llamamos inversionistas”. Nadie nos ha preguntado si va a haber consideraciones en la nueva tarifa, no saben de dónde tendrá que financiarse el proyecto. Con la riqueza de fuentes hídricas del departamento, no habrá lugar para discutir que en cambio sería más provechoso construir microélectricas, nueva tendencia energética que además puede impulsar la industria piscícola.

Propónganse una meta y no la abandonen aunque para algunos no parezca tener sentido… nunca se arredren, mis muchachos, que están de este lado; además los grandes negocios nunca se toman en cuenta en el paquete de las elecciones. Y estos proyectos son sin porqués, van porque van y…

¿Qué le pasa, profe? Está un poco raro.

¿Qué le pasa profe?

No me siento bien… Creo… podría… podría… podría… tengo algo que decirles…

Y es que por supuesto es importante aceptar y exigir la amenidad al recibir una clase… un oficio este que digamos ocurre al margen de los movimientos que transforman la historia y la historia particular. Amenidad. ¡Pero ay!, si lo sé yo… que la carne es triste después de que todo se ha acometido…si tuviera fuerzas me pondría a llorar.

Cita de reflexión:

—¿Podemos cruzar?—pregunta Dixon.

—¿Podemos no cruzar? —Pregunta Mason (Mason & Dixon/Thomas Pynchon)

Canción: Llorona (Chavela Vargas) 

Textos de apoyo: El emperador de occidente (Pierre Michon), El Aleph (Borges), Nostromo (Conrad), Constitución política de Colombia.

“Tenemos que iniciar un programa nuevo y audaz para lograr que los beneficios de nuestros avances científicos y nuestro progreso industrial sirvan para la mejoría y el crecimiento de las regiones subdesarrolladas”

Harry Truman

Primer Clase de Megaminería el subdesarrollo (haga click)

Segunda Clase

Tercera Clase

Cuarta Clase

Quinta Clase

Sexta Clase

Séptima Clase

Las andanzas nocturnas de Caty:

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.