RevistaArcadia.com

Clase de Megaminería en el subdesarrollo#7

Aprenda a explotar un país subdesarrollado

2014/08/29

Por Camilo Velásquez

Buenas noches. Es viernes. Es viernes y se dice de Colombia que es un país megadiverso. Y se dice que es megadiverso por una serie de circunstancias geoclimáticas entre las que se cuenta:

-La existencia de tres cordille­ras.

-Dos valles interandinos.

-La sierra litoral más alta del mundo.

-La amazonia subandina y también de tepuyes (elevaciones considerables dentro de la selva).

-Dos zonas litorales y una vasta zona de planicies con un gran diferencial en humedad.

Esta diversidad en condiciones físicas permite adaptaciones locales de los diversos ecosistemas que configuran una gran cantidad de endemismos, amén de una compleja trama de interacciones bio- y geoquímicas que también conducen a una alta vulne­rabilidad.

Esto último es verdad, y no quiero dejar de decirlo, para que nos pongamos en contexto, pues esta es una clase objetiva y nadie tiene que irse engañado a hacer lo que no quiere hacer. Ya dije la clase pasada que se trabaja con convicción o no se trabaja.

Si lo mencionado arriba es real, igualmente real es que estamos llegando a los umbrales de nuestra capacidad energética. Toda vez que son más dados a parir los países en vías de desarrollo. Es responsabilidad de las generaciones venideras reanimar la desfalleciente entelequia de la energía nuclear; que sigue siendo viable. Lo de Chernóbil fue en el 86, imagínense cuánto ha cambiado la tecnología desde entonces. Muchos de ustedes tomaron este diplomado siendo egresados de ingeniería ambiental, y lo saben bien… Si no cómo quieren que haya un desarrollo sostenible. Se quejan de todo. Se quejan de la cultura del consumo, se quejan de la comida rápida, del detrimento espiritual que conlleva la labor del publicista, de la obsolesencia programada, de los animales que acaban de romper el jarrón… ¿Cómo quieren dinamizar la economía, señores? ¿Qué proponen? Lo cierto es que ya pasamos de 7000 millones de habitantes y... Y no digo que eso esté mal, tengo dos hijos, un nieto que se llama Justiniano, los niños francamente me encantan. Pero creo que ya va siendo hora de empezar a dar soluciones. De Colombia no sabría darles cifras, pues el último censo del DANE fue del 2005, pero lo que sí sé que es cierto es que no se para de parir. Bonita aliteración.

aliteración.

(De a-1 y el lat. littera 'letra').

1. f. Ret. Repetición notoria del mismo o de los mismos fonemas, sobre todo consonánticos, en una frase.

2. f. Ret. Figura que, mediante la repetición de fonemas, sobre todo consonánticos, contribuye a la estructura o expresividad del verso.

 

La aliteración es una linda palabra con un significado igualmente lindo. ¿No les parece? Pronúnciela en voz alta. Digan: A-li-te-ra-ción. O díganle a su pareja que lo haga. Caty, dila. Anda, dila... ¿Ven lo divertido?

¿Qué les estaba diciendo?

Ahh, sí… es una palabra que además de esas acepciones tiene interesantes connotaciones en publicidad. ¿Recuerdan que aprendimos a connotar? Bueno…

A propósito de aliteraciones veamos el caso de Perú. Y es preciso citar de antemano los concluyentes resultados de Mcalister et.al donde se identifica una palmaria correlación entre el subdesarrollo y la frecuencia de aparición del fonema palatal /ch/. No olvidemos que el fonema palatal es aquel en cuya producción del sonido median principalmente la lengua y el paladar. Un país donde es de factura cotidiana la ocurrencia de una frase como “la charuza de chacota no la chirrias en chimbote”, es a la luz de estos estudios, un país con muchas limitantes para romper su historia de subdesarrollo. Toda vez que este fonema, bien se sabe, es un lastre ancestral que persiste y se resiste (aliteré, ja, dejé…).

Pero con todo y sus Ayacuchos, su Choremas, sus Sacacochas y demás… Perú es un país que empieza a empuñar el asta de su bandera. Ahí está Ayacocha, la mina aurífera más grande de América. Si bien es cierto que en el 2000 hubo un derrame de mercurio, porque nada es perfecto, hoy podemos decir que El Perú  es una de las economías con mayor crecimiento en América Latina (7.6% en el 2006, 9% en el 2007, 9,84% en el 2008, 1% en 2009, 8.8% en 2010 y 6.8% en 2011, 6.3% en 2012,  5.02% en 2013), lo cual es complementado con solidez macroeconómica: bajas tasas de inflación, superávit fiscal y comercial, y fuertes reservas internacionales netas. 

Este año presentamos una baja al 5.5%; pero ya se han hecho los correctivos y se espera ganar puntos para el año siguiente.

                                                                                                      Fotico de Ayacocha

Pásame el termo, Juanelo.

Aunque muchos autores ha sido detractores de la iniciativa, ya está en trámite la construcción de un Megacomplejo Heterodeportivo (construido en buena parte con los antes materiales de desecho) que en su corolario incluiría 12 canchas de fútbol, distrito del primer mundial de la FIFA jugado en una Ciudadela Deportiva: YANACOCHA 2022. 

Por supuesto que este no es más que un ejemplo entre la miríada de eventos que captarían grandes capitales para el país y la región Cajamarqueña (Otra Cajamarca, vea usted) una vez acabado el recurso. Proyección, Caty, pro-ye-cción.

Toda intervención lleva su costo, y lejos de este curso el que ustedes lo desconozcan. De la  actividad extractiva de cielos abiertos se espera:

-Huella Material

-Huella Hídrica

-Amenaza sobre la calidad de las aguas

-Contaminación química por voladuras

 Huella Material

Por cultura general, sepan que el carbón se exporta a granel (bulk materials), mientras que el oro no, porque el oro es un me­tal precioso, que se exporta como lingotes de alto valor (preciosities). No obstante, la huella de materiales es muy alta en los dos casos. Pero no hablemos de la bruma y el carbón, no hablemos de Drummond (esto para ejemplificar que a veces es más sonoro simplemente evitar ciertas aliteraciones). 

En el caso de los proyectos de nuestra Colosa, el tipo principal de yacimiento se denomina Pórfido, caracterizado por bajas concentraciones (que sí, digamos que sí implican grandes volúmenes de desechos rocosos) y por alto contenido de sulfuros como la pirita, que se acidifican en contacto con el aire. 

Las proyecciones de residuos generados por tres proyectos de Megaminería a cielo abierto (Marmato, con datos de la empresa Gran Colombia Gold; Angosturas, con datos de Greystar y La Colosa, y proyecciones hechas por la Contraloría General de la República con base en datos de AngloGold Ashanti) sumarían cerca de 4.300 millones de toneladas de escombros rocosos y colas o relaves en un periodo de menos de 30 años. Con la consecuente liberación de especies químicas tóxicas como lo son el arsénico y otros metales pesados que no necesito mencionar.

Algunos son dados a confrontar estos datos con los 2 millones de toneladas de basura al año que produce Bogotá,  y con esto creen poner en contexto la inmensa cantidad de residuos que se relacionan con el modelo extractivista.

Dice un informe de la Contraloría del 2013 que la ciudad colombiana que mayor volumen de residuos domésticos genera es Bogotá, con cerca de 2 millones de toneladas al año (2 MTon/año), cifra muy similar a la de ciudades como Buenos Aires o Río de Janeiro. Y que esto significaría que estos proyectos mineros generarían anualmente de 25 a 70 veces más residuos que las megalópolis latinoa­mericanas.

Huella Hídrica

De La huella del agua les puedo leer algo del documento generado por Pax Christi en 2009, con base en los datos remitidos por AngloGold Ashanti: “Carl Brechtel, di­rector del estudio sobre el proyecto La Colosa, afirmó que AGA considera que necesitará apro­ximadamente 1.0 metro cúbico de agua por segundo para procesar cada tonelada de mineral. Procesar una tonelada de mineral requerirá, entonces, anualmente 31,5 millones de metros cúbicos de agua”.Si procesar una tonelada de material significa 1 metro cúbico de agua por segundo y el tenor aproximado del yacimiento es 0,86 gramos de oro por cada tonelada de roca mineralizada (AngloGold As­hanti, 2008), cada gramo de oro extraído significaría el uso de 1.160 litros. Si se recirculara el 60% del agua tomada (AngloGold Ashanti, 2012), la huella del agua por gramo de oro sería de 464 litros.

Estamos por demostrar que la huella sería en realidad mucho menor, tenemos unos estudios en proceso que se encargarán de sustentarlo.

Si se pone uno a comparar la huella hídrica del oro con la huella hídrica de productos básicos para la alimentación o el vestuario, se llega directico a algún tipo de sofisma del tipo "no se debería emplear tanto recurso hídrico en artículos cuyos principales usos son suntuarios, justo cuando empiezan a sentirse las arremetidas del cambio climático". Lo que no ven es que mientras la economía se dinamice habrá fondos para investigar soluciones.

Amenaza sobre la calidad de las aguas

 El daño al agua ocurriría de dos maneras principales: la primera se relaciona con el hecho de que las rocas que se constituyen en los desechos mineros poseen altas cantidades de sulfuros que generan acidez cuando son expuestos al aire. La segunda con la adición de elementos químicos altamente contaminantes como el cianuro, que generan residuos muy alcalinos.

Tanto las condi­ciones de acidez como de alcalinidad extrema permiten la disolución de especies químicas tóxi­cas que se esparcen con las corrientes de agua contaminadas, situación que también ha llevado a la contaminación de aguas subterráneas y de suelos. Un ejemplo de lo anterior fue ilustrado por la empresa Greystar en su estudio de Impacto ambiental para el proyecto de minería a cielo abierto en el Páramo de Santurbán, en donde la cianuración de la roca mineralizada con oro causa la liberación de bla bla bla bla…

Tengo una idea, profe

Cuéntame, Caty.

Pues usted sabe que a mí me gusta la música electrónica y eso ¿no?… pensaba que así como en Perú van a hacer ese complejo heterodeportivo, nosotros podríamos gestionar otro proyecto para cuando se termine de extraer el oro de la montaña...

Sí, Caty, te oigo.

Perdón, profe, es que me distraigo de la emoción. Usted ya sabe que en Colombia no tienen un buen lugar para eventos, no más imagínese el problema para que presten un estadio. Y… bueno, el Quindío y Colombia en general ya son importantes destinos turísticos. Se me ocurre que podríamos empezar a pensar un mega-complejo para grandes eventos, en la cordillera (Construido con los materiales de desecho), con aeropuerto, supongo. Como sea, ¡imagínese!, veríamos a tanta gente... Además habría teleférico para la ciudad Milagro y teleférico para la ciudad Musical. Tengo entendido que les gusta esa clase de cosas. Hasta podríamos hablar con Craig Venter... para que resucite a Michael.

Frase de reflexión: Nunca apreciamos lo suficiente la inteligencia de un animal querido, pues no podemos citar una frase que haya dicho o escrito memorablemente (Gloria Valencia, Naturalia)  

Canción: Puedes irte. Póngase los audifonos y aprecie la producción.

Textos de Apoyo: Minería en Colombia, fundamentos para superar el modelo extractivista (Contraloría General de la República), La montaña mágica (Thomas Mann),

Nostromo (Joseph Conrad)

“Tenemos que iniciar un programa nuevo y audaz para lograr que los beneficios de nuestros avances científicos y nuestro progreso industrial sirvan para la mejoría y el crecimiento de las regiones subdesarrolladas”

                                                                                                           Harry Truman


¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.