RevistaArcadia.com

Dar miedo está de moda

Desde 2011, 'American Horror Story', creada por Ryan Murphy y Brad Falchuk , fue pionera y se consolidó como LA serie del género de miedo en televisión.

2014/05/09

Por Daniel Rojas

Ryan Murphy es un visionario. Cuando creó Nip/Tuck, fue alabado por revelar los secretos sucios de Beverly HIlls y sus operaciones plásticas a través de la ficción. Más tarde con Glee, impulsó el género de la comedia musical en Primetime con mucho éxito durante sus primeras temporadas. Luego, en 2011 junto a Brad Falchuk , comenzó la difusión de American Horror Story, la serie de miedo por definición, que dejó a los críticos y al público boquiabierto.

 

Esta fue una de las precursoras de la oleada de series de miedo de los últimos años, que han logrado gran popularidad entre los televidentes. Junto a otras, como The Walking Dead, este género que reúne thriller y suspenso, logra atraer millones de espectadores cada semana que se encarretan con la vida de personajes de mundos ficticios y llenos de misterios.

Fue un riesgo bien tomado. Un género popular pero sin mucho eco en la televisión de hace un par de años y en FX, un canal que era el mejor para ganar grandes audiencias. Hoy, la cadena ha ganado su respeto al ser la casa de productos de calidad como la misma American Horror Story e incluso la serie Louie, alabada por los críticos como una de las mejores comedias de la actualidad.

Además, intentaron algo diferente: pasar de serie a miniserie. Cada temporada es una nueva historia. Nuevos personajes, escenarios y fechas que varían. Su primera temporada, ubicada en una casa del terror, donde han sucedido una cantidad innumerable de asesinatos. La segunda, en un manicomio con historias de infierno, y el tercero sobre brujas en la época actual, que guardan sus grandes secretos entre los mortales.

Temas que logran recopilar los diferentes temas de terror y explorar con gran detalle las complejas realidades sicológicas de todos los personajes. Y aunque utiliza algunos actores recurrentes, una de las actrices presentes en las tres temporadas Jessica Lange, una clásica de la televisión de día de Estados Unidos,  es la que se gana el show, pues se apropia de sus personajes con una fuerza de interpretación incomparable. 

Toda esta rotación narrativa, debe ser un desafío creativo que se opone a la linealidad de un show regular, y se presenta como un reto a la hora de contar las historias. Con esto, llegan nuevas perspectivas, les permite mejorar cosas que no funcionaron en la temporada pasada e incluso conseguir nuevos espectadores, según el tema que traten en la temporada.

Por esta astucia, además, en las entregas de premios hacen parte de las categorías de mini series y con una construcción tan fuerte, han logrado todo tipo de galardones sin problemas.

La próxima temporada se estrena en septiembre y ya se sabe que será en un circo. Con mucha expectativa la espero para comprobar si sigue con las buenas historias que la caracterizan, y esperando que no caiga en la racha de Glee, que comenzó tan fuerte en su género y que luego se volvió un fastidio, un cero a la derecha. Y está claro que lo que molesta, no da miedo.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.