RevistaArcadia.com

El Guincho y su playa artificial

2011/02/17

Por Andrés Gualdrón

elguincho.jpg

 

(imagen vía thisislondon.co.uk)

 

Pop Negro es el nombre del último disco de Pablo Diaz-Reixa, músico original de las Islas Canarias a quien por estos días se le conoce como El Guincho.

 

Me acerqué a su música a través del video de Bombay, primer single del álbum. Algo enigmático en las imágenes y los sonidos me obligó a indagar en quién era el artista, de donde surgían sus combinaciones inusuales de ritmos e instrumentos y por qué diablos en su video mezclaba un homenaje a Carl Sagan con el erotismo de los años 70 y algo del surrealismo Jodorowskiano. Bajé elPop Negro con muchísima expectativa y debo decir que no he parado de escucharlo desde entonces.

 

Click para ver "Bombay", de El Guincho

 

Me gusta pensar que el nombre del álbum hace referencia a las influencias africanas que se encuentran en su música, como una fuente de la que nace la materia misteriosa y prohibida de susbeats. Me gusta pensar que lo negro en su música está relacionado con la zona oscura, confusa y transgresora por la que se desplazan libremente sus ritmos.

 

Sus ritmos, que son geométricos e irregulares; que aunque aluden a un pasado folclórico y tradicional son también inorgánicos y artificiales. Sus ritmos, que recorren la espina dorsal como una descarga eléctrica y te hablan de noches profundas, ensoñaciones imprecisas, bailes confusos y excesos. Sus ritmos, que son como experimentos, y que en canciones como Danza Invinto o FM Tan Sexy te obligan a bailar como si estuvieras estrenando un cuerpo nuevo.

 

Click para ver FM Tan Sexy en Vivo

 

Inspirado en el sonido de bandas como Animal Collective, Diaz-Reixa introduce un elemento que en lo personal pocas veces he escuchado en la música popular en español: el de dejar la voz principal como un eco lejano, como una sucesión de palabras distantes que en ocasiones se hacen difíciles de reconocer. Su voz a lo largo del álbum está enmascarada, suena tan débil como el sonido de lo que hablas cuando a tu cuerpo lo rodea el ruido de la pista de baile.

 

Diaz-Reixa construye un paraíso confuso. Un holograma de una isla tropical, un entorno de playas electrónicas, un arrecife en el que el ruido del mar ha sido programado digitalmente. Por su música desfila el sudor de un día de sol, las turbulencias de una noche de fiesta, una voz Punk, sintetizadores psicodélicos, Steelpans, letras confusas y un sonido que aglutina lo exótico, lo folclórico y lo digital hasta hacer que cada una de las influencias que allí se integran resulten irreconocibles.

 

Al escuchar a El Guincho tengo la impresión de que se ha dado el lujo de crear un sonido propio. Su fuerte personalidad como artista se pone de manifiesto en el sonido heterogéneo, multireferencial y arriesgado que logra plasmar en Pop Negro

 

Mi favorita personal del álbum es: (Chica-oh) Drims¿Cuál es la de ustedes? ¿Por qué les gusta?

 

Como siempre escríbanme a andresgualdron@gmail.com

 

------------------------------------------

 

Desde Bogotá, respondiendo a la pregunta de nuestro post pasado sobre los sonidos de la vida diaria que más disfrutamos, nos escribe Julián Camilo García, estudiante de Artes:

 

Quizás como parte de mi "aversión" por el lenguaje, debo decir que me fascinan la sonoridad de las palabras y los sonidos que produce una boca: aquellos que consciente, inconsciente, inteligible e ininteligiblemente recibo. Es un sonido lleno de capas y capas de evocaciones y sentidos distintos. Me fascina.

 

Para él y para todos los interesados en la sonoridad desnuda de las palabras y los sonidos de la voz y la garganta, va la canción The Lemon of PInk de la banda norteamericana The Books. En ella se explora en distintos puntos el sonido de la voz humana, cuando emite palabras y sonidos despojados de sentido e incluso en ningún idioma particular. Su sonido acústico, cercano al Bluegrass, es también encantador.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.