RevistaArcadia.com

Hormonas, vampiros y viejitas en Transmilenio

Leía un libro de vampiros y me gritaron. No entendí. ¿Qué código social o moral estaba violando?, ¿algún vampiro cometió un ataque terrorista recientemente?, ¿es vampiro un sinónimo de izquierdista?

2012/07/17

Por Andrés Laverde Ortiz

Leía un libro de vampiros y me gritaron. No entendí. ¿Qué código social o moral estaba violando?, ¿algún vampiro cometió un ataque terrorista recientemente?, ¿es vampiro un sinónimo de izquierdista?
 
Analicemos el contexto: terminaba de leer El Ladrón de Cuerpos, un libro que esperó muchos años para llegar a mis manos y que quise devorar desde que, hace un par de años y casi de un tirón, terminé los primeros tres libros de la saga Crónicas Vampíricas, que me atrevo a decir es ya un clásico de la literatura contemporánea, escrito por la muy preparada Anne Rice.
 
Me encontraba leyendo las últimas páginas en un Transmilenio cualquiera de Bogotá, cuando una señora muy aseñorada que se sentó a mi lado no pudo evitar “asomarse” a la contraportada de mi libro. Entonces, luego de un gruñido (como de caballo, si se quiere) la señora me suelta de golpe y a voz en cuello:“¿por qué todos leen de vampiros? ¿Ahora todos quieren ser vampiros? ¿Se quiere vestir como vampiro? ¿Usted también quiere dar susto? ¿Salir medio desnudo a la calle escuchando esa música horrible?”. La señora se baja del transporte y sigue hablando sola…
 
Pienso: está bien, me soltó todo eso porque debe estar medio loca, pero ¿no han ido demasiado lejos los últimos escritores sobre vampiros? O mejor ¿Los últimos cineastas y productores televisivos?
 
Si la señora y yo estamos de acuerdo en algo es en esto: los vampiros hoy son un fenómeno juvenil exagerado, que raya los límites de lo sensual para convertirlo en sexy (que no es lo mismo) y que por apropiación masiva se transforma en sexy-moda.  No se imagina ella, la señora muy aseñorada, la cantidad de diálogos existenciales, descripciones fantásticas y trivialidades embellecidas que puede encontrar en los libros de Anne Rice, una experta en historia que además se toma el atrevimiento de crear vampiros “elegantemente sensuales” y no “vulgarmente sexys”.
 
Leer sobre vampiros no es una nueva moda. Los vampiros no nacieron como una explosión de hormonas adolescentes, ni mucho menos del cine (aunque sea este el que nos dio las imágenes más vivas y majestuosas de ellos). Seguramente no muchos estuvieron de acuerdo con el ahora cliché del vampiro refinado y elegante que creó John William Polidori en su célebre relato El Vampiro, que luego pareció afamarse con la publicación de la novela de Bram Stoker, Drácula. Seguramente muchísimas muchísimas más personas no gustaron de Crepusculo en cine, pero juzgar a un lector simplemente porque lee un libro de vampiros es otra cosa.
 
Volviendo al libro, una continuación de la saga que empezó en Entrevista con el vampiro, continúa con Lestat el vampiro y La reina de los condenados hasta llegar al título que nos compete, lo que inicia como una discusión existencial sobre “lo moral” en la vida vampírica, nos pasea luego por interesantes teorías sobre la existencia del bien y del mal, de Dios y el diablo, hasta convertirse en una cacería llena de experiencias sin ningún tabú sexual ni moral.
 
¿Vampiros que brillan y salvan adolescentes como en Crepúsculo? No, nada de eso encontrarán en los libros de Rice, que explota la figura que Polidori y Stoker desde dentro, creando vampiros más introspectivos, reflexivos y, si se quiere, humanos, conscientes del error, la belleza, el caos y la divinidad, como no es imaginada desde Rimbaud.
 
Una obra muy recomendada para las tardes lluviosas de Bogotá, y hasta para los domingos asoleados en el parque. Una obra que se queda y no que pasa por moda. Que debe leerse en presencia de todas las viejitas locas del país.
 
Nota: ¿Ya vieron el trailer de Abraham Lincoln: Cazador de vampiros? Está basada en el libro de Seth Grahame-Smith, autor también de Orgullo, prejuicio y Zombies, ambos Bestsellers según el New York Times. Habrá que leer antes de ver...

¿Le gustó este tema? lea más sobre libros y jóvenes aquí: http://www.revistaarcadia.com/libros/articulo/los-ninos-estan-mal/28660

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.